Macri mejoró su desempeño electoral y abrió el camino para una “transición ordenada”

0
129
Macri mejoró su desempeño electoral y abrió el camino para una "transición ordenada"

La prédica del “Sí se puede” que Mauricio Macri difundió por el país no le alcanzó para conseguir el milagro electoral que necesitaba frente a un peronismo unido y su reelección quedó sin chances anoche en primera vuelta. Pero el Presidente mejoró notablemente su performance en todo el país, a tal punto que anoche superaba la barrera del 40%, con más del 90,2% de las mesas escrutadas. Una derrota más digna que la que se preveía.

Por: Maia Jastreblansky

El Presidente reconoció la derrota pasadas las 22 y dio señales para iniciar una transición prolija. Dijo que se había comunicado con el presidente electo, Alberto Fernández, y anunció que lo invitó a desayunar hoy en la Casa Rosada, una foto que pretende funcionar como señal a los mercados. “Tiene que empezar un período de transición ordenada que lleve tranquilidad, porque acá lo único importante es el futuro y el bienestar de los argentinos”, dijo Macri, en un discurso de diez minutos en el que también se posicionó como líder de la oposición, a pesar de que después de diciembre lo espera el llano. Se lo vio mucho más sereno que tras la derrota en las PASO.

“Nos comprometemos a seguir trabajando por el futuro de los argentinos ejerciendo una oposición sana, constructiva y responsable, que pueda reafirmar las conquistas que logramos y alcanzar la estabilidad, el crecimiento y el alivio que todos necesitamos”, dijo Macri.

Juntos por el Cambio sorprendió y festejó su triunfo en terruños estratégicos, como Mar del Plata, La Plata y Bahía Blanca. El clímax de la noche se vivió pasadas las 21, cuando Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli festejaron haber constituido la primera fórmula en ganar la elección en primera vuelta en la ciudad. “Hicimos historia”, dijo el jefe de gobierno porteño, que a partir de ahora será el socio fundador de Pro con el territorio más relevante.

Ayer, informaron fuentes oficiales, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, mantuvo contacto con Fernández y con Eduardo “Wado” de Pedro. El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, también se mostró predispuesto a sentarse con el equipo económico del Frente de Todos. Anoche, en tanto, no se descartaban medidas del Banco Central para una eventual contención del dólar. Macri redondeó el 40% de los votos, ocho puntos más que en las PASO, el día que lo sorprendió una durísima derrota ante el kirchnerismo. Fernández anoche se alzaba con 47,88%.

A diferencia de las primarias, en las que el resultado tomó desprevenidos a los estrategas de campaña, ayer en el oficialismo ya habían asimilado el golpe cuando se abrieron las urnas. Por eso, en el pabellón 5 de Costa Salguero no hubo caras largas.

Todo lo contrario, con música a todo volumen, los referentes de Juntos por el Cambio festejaron haber recortado sustancialmente la diferencia, incluso dando vuelta la elección en varias provincias. Macri logró cambiar la tendencia en Mendoza, Santa Fe, San Luis y Entre Ríos y amplió la diferencia en Córdoba, su bastión estratégico.

A medida que avanzaba la noche, en el búnker fue aumentando el optimismo. Pero nunca llegaron confiar en un ballottage. En el campamento macrista lamentaban no haber fortalecido la elección en la provincia de Buenos Aires. “Faltó campaña ahí”, dijo un estratega nacional. También hubieran deseado incrementar aún más la participación, que de todos modos superó el 80% del electorado.

A las 22.05, María Eugenia Vidal salió a reconocer la derrota ante Axel Kicillof. “Voy a seguir comprometida con ustedes. No se termina nada, empieza otra etapa”, dijo. En la provincia, la mayoría de los intendentes de Cambiemos logró retener sus bastiones. Macri llegó al búnker cerca de las 22 y habló unos veinte minutos después. “A los que no nos votaron quiero decir que en mí siempre van a encontrar una persona que cree en el diálogo, siempre voy a poner el bien común por encima de cualquier cosa”, dijo. El Presidente subió al escenario con todo su gabinete. Saludó a uno por uno con un abrazo y les hizo una reverencia. Incluso amagó bailar.

El líder de Pro reconoció el trabajo de Rodríguez Larreta. Esta vez no mencionó especialmente al jefe de Gabinete, Marcos Peña. Le agradeció a todo su equipo, y a su familia. Al búnker de Cambiemos no asistieron los principales socios del radicalismo y la Coalición Cívica. Elisa Carrió, que desde el martes se recluyó en su casa de Exaltación de la Cruz y anoche pidió aguardar hasta el final del conteo.

“Tenemos que cuidar lo que hicimos. No hablo solo de infraestructura ni del combate del narcotráfico. Hablo de algo mucho más difícil de cuantificar, de otra forma de relacionarnos, otra cultura del poder, otra forma de gobernar. Consolidamos la libertad y la democracia, y lo tenemos que cuidar”, dijo Macri en su discurso final. Mañana, la foto con Fernández será el puntapié inicial de una transición. El desayuno será temprano, antes de que abra la City. Será un encuentro mirado muy de cerca por los mercados. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí