Por la aplicación del cepo, bajó el dólar y el BCRA sumó reservas

0
121

El precio al público pasó de $65 a $63,46, pero casi nadie pudo comprar; la entidad aprovechó para recomprar unos US$60 millones, que mejoran su tenencia neta, pero la bruta sigue cayendo

Por: Javier Blanco

El bloqueo casi total impuesto a la demanda minorista de dólares -la más activa en las últimas ruedas-que entró en vigor ayer provocó un repliegue del 0,7 al 2,6% en la cotización oficial del billete y le permitió al Banco Central (BCRA) recomprar unos US$60 millones en reservas, que no alcanzaron para maquillar su tenencia contable bruta, pero oxigenaron su posición neta o propia, la más apretada.

La cotización casi simbólica de la divisa para la venta al público cayó de $65 a $63,46, mientras que solo se reacomodó de $60 a $59,50 a nivel mayorista, en una jornada en la que, no casualmente, en plaza se operaron de contado apenas US$255,5 millones, un volumen 76,5% inferior al promedio operado en las tres ruedas previas a las elecciones presidenciales.

El carácter simbólico surge de la magnitud que alcanzó la restricción impuesta a la demanda privada, no solo porque el cupo máximo se redujo hasta 99% (de US$10.000 a solo US$200 o US$100, según el caso), sino porque, en los hechos, el acceso quedó vedado para el común de los demandantes, ya que el nuevo límite resultó retroactivo, se hubiera usado o no el total del tope vigente hasta el viernes (US$10.000).

“En los hechos, eso dejó fuera del mercado a casi todo el mundo. Durante el día solo vi que pudieron cursarse tres operaciones: todas las demás quedaron bloqueadas hasta el cambio de mes”, explicó a LA NACION un operador de un banco líder.

“Fue una rueda previsiblemente muy trabada, que se inició pasado el mediodía porque bancos y agencias estuvieron analizando los alcances de las nuevas normas y readaptando sus sistemas. Algunos optaron por mantener obstaculizada la operatoria a personas para evitar problemas”, describió Fernando Izzo, de ABC Cambios.

Sin y con sorpresa

Si bien estaba descontada ya por el mercado, la profundización del cepo dispuesto hace apenas dos meses terminó sorprendiendo por su dureza.

“Se esperaba un ajuste al cepo, pero esto terminó siendo un maxiajuste. Sabíamos que se necesitaba un límite muy bajo a las compras para atesoramiento si se buscaba frenar la salida de reservas, pero no tan bajo”, comentó en un informe la consultora Portfolio Personal Inversiones (PPI), que a partir de estas determinaciones estima ahora que el BCRA “ya no deberá seguir usando reservas para controlar el valor del dólar oficial”, aunque deberá “resignarse a convivir con los precios libres del dólar más presionados a la suba, aunque sin llegar a dispararse”.

Por lo pronto, en la rueda de ayer el dólar “fuga” o contado con liquidación, usado por empresas e inversores para girar divisas al exterior, cerró otra vez en alza al avanzar de $81,01 a $81,53 (+0,6%); pero el dólar bolsa o MEP, que permite arbitrar monedas localmente mediante la compraventa de bonos en pesos y en dólares entre privados, bajó de $77,14 a $76,80 (-0,42%) por la oferta de inversores y empresas que se habían dolarizado in extremis antes de las elecciones, “y ahora necesitan hacerse de pesos para hacer frente a gastos corrientes”, explicaron en el mercado.

Algo similar pasó con el precio del dólar para operaciones en negro, cuyo precio promedio de venta cayó de $75,50 a $74 en la jornada (tras haber llegado a marcar un máximo de $77 tras el mediodía), por la venta de dólares en esa plaza por parte de personas que los habían adquirido en las últimas semanas por la ventanilla oficial y buscaron capturar esa ganancia.

La jornada cerró además con una baja de US$101 millones en las reservas brutas del BCRA, que cerraron en US$40.402 millones y pasan a caer en US$5300 millones solo en lo que va del mes (o en US$22.907 millones tras las PASO o en US$34.281 millones desde el máximo de US$77.481 millones que tocaron el 9 de abril pasado).

Sin embargo, la merma del día se explica por una baja de los encajes que respaldan los depósitos bancarios en dólares vinculada al stock de billetes que los bancos tenían pedidos en muchos casos desde el viernes para atender posibles retiros.

El panorama del “día después” se completó con una leve baja en el precio de los bonos de la deuda en el exterior, dado que los inversores, mientras esperan señales del equipo económico del presidente electo, a su vez comienzan a descontar una propuesta de renegociación menos amigable que aquella con que se habían ilusionado semanas atrás, tras dichos del propio Alberto Fernández. A eso se sumaron los derrapes de hasta 14% (caso Grupo Galicia) de las acciones argentinas que cotizan en Wall Street, lo que hace que algunas ya acumulen pérdidas en el año de hasta 79% en su valor bursátil.

Radiografía de la penúltima rueda

Los ahorristas retiraron de los bancos depósitos por US$367 millones el último jueves, la mayor cifra desde el 6 de septiembre. Así, el stock total de esas colocaciones privadas, que había tocado un récord de US$32.500 millones el viernes previo a las PASO, quedó en US$20.119 millones y habría perforado ya los US$20.000 millones, considerando la aceleración que tuvieron los retiros el caótico viernes. En los bancos aseguran que ayer la situación fue “mucho más calma”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí