El BCRA salió de compras para sostener el dólar cerca de $60 y recuperar reservas propias

0
94

Con el hipercepo como aliado esencial, el Banco Central (BCRA) empezó a poner freno al derrumbe continuado que muestran sus reservas internacionales desde hace 65 ruedas, al entonar su posición neta por segunda jornada consecutiva.

Por: Javier Blanco

Adquirió otros casi US$100 millones, el 41% de los US$243,7 millones operados de contado en la plaza, lo que supone la mayor compra desde el 17 de mayo de 2017, es decir, en más de 29 meses. Esto posibilitó una recuperación aproximada del 1,6% en su tenencia propia de reservas (que ronda los US$10.000 millones) en dos días, aunque el total bruto contable de ese activo siga aún en retroceso. Y le permite a la entidad cumplir con el objetivo de “cuidar las reservas”, reclamado por la oposición tras su triunfo en las elecciones.

Las compras le sirven además para ponerle un piso al valor oficial del dólar, que se mantiene cerca de los $60 a nivel mayorista (ayer cerró a $59,48) más allá de los vaivenes de su precio al público, que quedó en $63,42, aunque pasó a ser casi simbólico por la magnitud de la restricción impuestas a la demanda.

La porción más importante de la tenencia estratégica (la neta) de reservas se afirmó luego de que el BCRA pudo concretar la segunda compra de dólares consecutiva en la plaza local, lo que le permitió sumar casi US$160 millones en dos días.

Claro que, para lograrlo, tuvo que dejar fuera del mercado la demanda minorista de billetes (la más activa en las últimas semanas), mediante la poda de hasta 99% aplicada al cupo mensual de compras permitido hasta la rueda previa a las elecciones.

“Con un cepo de estas características, y la demanda importadora además planchada por la recesión, el Central pasó a ser casi el único comprador aprovechando la balanza comercial superavitaria”, explicó el analista Santiago López Alfaro.

“Ver al BCRA comprando la oferta de dólares exportadora debería ser de ahora en más lo más normal, tomando en cuenta los estrictos límites impuestos a la demanda privada. Hay ahí una fuente de fondeo en la medida en que la brecha cambiaria no se desboque demasiado, incentivando el regreso de mecanismos de evasión del mercado formal que ya conocemos de otros tiempos”, sostiene el economista Eric Ritondale, de la consultora EconViews, para quien además la recompra de reservas “ayudará a fortalecer un clima de transición constructivo”.

La actividad que despliega ahora el BCRA en el mercado cambiario, al ubicarse del otro lado del mostrador que lo tuvo largos meses como principal oferente, también conlleva una señal de precio: si algo deja en claro es que toma los actuales valores a los que se negocia el billete en la plaza oficial como un piso, ya que, de otro modo, no estaría comprando.

“Desde ya, con estas compras a la vez le pone un piso en este rango de precios. Es lógico, para no atrasar el tipo de cambio y generar las condiciones para que se agrande la brecha”, juzga López Alfaro.

“No tendría sentido que lo deje bajar ni obtendría por esa vía ningún beneficio”, coincide Ritondale.

Reservas totales aún en baja

En tanto, la tenencia bruta de reservas cayó ayer en otros US$94 millones, básicamente por adelantamiento de billetes a los bancos, que los demandan para atender una ola de retiros de depósitos en dólares que volvió a menguar ayer, según afirman en las entidades.

Con todo, con el nuevo retroceso las reservas ya acumulan una merma del 37% desde el 26 de julio, día en que cerraron en US$68.071 millones y comenzaron una caída libre que aún no se detuvo y las dejó ayer en US$43.308 millones.

La jornada cambiaria se distinguió además por los marcados retrocesos que mostraron los precios libres del dólar que surgen de operaciones cursadas mediante la compra/venta de acciones o bonos, los que coincidieron con un desplome del dólar paralelo o ” blue”, es decir, el que se opera en negro.

El dólar “fuga” o “contado con liquidación”, que permite sacar divisas al exterior, cayó de $81,50 a $77,40 en promedio, mientras el dólar Bolsa o MEP, que posibilita el cambio de dólares entre privados locales, bajó de $76,80 a $73,40.

Mayor fue el descenso del “blue”, que se derrumbó 9,5% (de $74 a $67) por la presión que ejerció la oferta de los que se habían sobrestockeado de dólares comprados por la ventanilla oficial en los últimos días, descontando que esas ventas sufrirían alguna poda, y buscaron descargarlos en el mercado negro para capturar la diferencia.

De allí que en los últimos días el microcentro porteño se volvió a poblar de “coleros” y “arbolitos”, que vuelven a formar parte de la escenografía de la City porteña ante la dimensión que tomaron las restricciones. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí