Evo y Mesa se acusan por las primeras víctimas de la violencia en Bolivia

0
119
No cede la tensión y se polariza la protesta en Bolivia

Los disturbios y bloqueos dejaron dos muertos en Santa Cruz de la Sierra; comenzó la auditoría de especialistas de la OEA

La agitación que tiene en vilo a Bolivia desde las controvertidas elecciones presidenciales se cobró sus primeras víctimas, dos manifestantes de Santa Cruz de la Sierra, y si bien el presidente Evo Morales y su rival Carlos Mesa llamaron ayer a la calma, un alto funcionario advirtió que el país “puede convertirse en un Vietnam”.

Por otro lado, la Organización de los Estados Americanos (OEA) comenzó la auditoría acordada con el gobierno de la votación del 20 de octubre, cuyos resultados según el expreso pedido del organismo deben ser vinculantes.

Las muertes ocurridas anteayer en un municipio de Santa Cruz, en el este de Bolivia, fueron las primeras confirmadas en medio del estallido de manifestaciones tras el resultado de las elecciones que dieron una ventaja superior a los diez puntos que necesitaba el oficialismo para ganar en primera vuelta.

El presidente pidió ayer a los opositores suspender sus bloqueos y manifestaciones hasta que termine la auditoría de la votación de la OEA. Sectores de la oposición demandan un ballottage o nuevas elecciones para calmar la agitación.

“¿Cómo yo puedo estar usando alguna institución para fraude, para engañar, para mentir al pueblo boliviano? No conozco eso”, dijo Evo en declaraciones a la prensa en la Casa de Gobierno. “Querer montar, usar, para engañar (…) no es parte de mi cultura”.

El Ministerio de Gobierno dijo que Mario Salvatierra, de 55 años y Marcelo Terrazas, de 41, murieron en el municipio de Montero, en Santa Cruz, y que otros seis hombres resultaron heridos en un incidente del que los dos bandos se acusan mutuamente. “Usted es el responsable de todos estos ataques y agresiones. Usted señor Mesa es el responsable”, dijo el ministro de Gobierno, Carlos Romero. “Le pedimos públicamente que deje de promover el odio, la violencia”, agregó.

Mesa, que fue presidente de Bolivia de 2003 a 2005, dijo por su parte en Twitter que las muertes eran responsabilidad de los partidarios del gobierno. “Son víctimas de acciones con intención de matar protagonizadas por militantes del MAS que llegaron con violencia el día de ayer”, dijo. “Quiero pedirle a Evo Morales que ordene a los militantes del MAS que están en estas acciones inaceptables de violencia desmedida que se replieguen y que cesen en sus actos”, agregó.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) suspendió abruptamente la publicación de un recuento parcial de votos de la jornada electoral, que mostraba que Morales debería medirse a el expresidente Mesa en una segunda vuelta el 15 de diciembre.

Al reanudarse el conteo de votos, un día después, se produjo un cambio de tendencia en favor del mandatario. El recuento final, divulgado el 25 de octubre, mostró que Evo obtuvo el 47,08% frente al 36,51% de Mesa, suficiente para evitar un ballottage.

La OEA deberá descifrar si los números finales son consistentes con ese oscuro viraje en la tendencia electoral o si se confirman las denuncias de fraude de la oposición.

Una declaración en el portal de la OEA señala que la verificación de los votos será realizada por “cerca de 30 especialistas y certificadores internacionales, incluidos abogados electorales, expertos en estadísticas, especialistas en documentos y caligrafía, en cadenas de seguridad y organización electoral”.

Según el comunicado, “el análisis de la totalidad electoral y la auditoría del cálculo oficial se pueden completar en 12 días”.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dijo al portal ruso Sputnik: “Lo que estamos viendo es la ruta del golpe que se está desencadenando de manera intensa y a distintas velocidades en todo el territorio nacional”. Y agregó que de continuar este clima de agitación “Bolivia puede ser un Vietnam”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí