A tres años de la intervención judicial, qué pasó con los hoteles e inmuebles de los Kirchner

0
124
Hotel Los Sauces - Foto:

Los Sauces fue la primera firma familiar cuyo manejo perdieron Cristina y sus hijos. Luego, también Hotesur y el Condominio que administra la sucesión de Néstor.

Por: Lucía Salinas

En pocos días se cumplirán tres años desde que la familia Kirchner perdió el manejo de Los Sauces, una de sus principales empresas. Y luego de esa medida la intervención judicial alcanzó a Hotesur, la compañía hotelera e incluso al Condominio que administra la herencia del ex presidente. Cristina, Máximo y Florencia Kirchner no pueden tomar decisiones sobre los negocios familiares, no pueden administrar el dinero que esos negocios generan, y aquel imperio de departamentos y hoteles que representaron un importante ingreso año tras año se encuentra en un marcado deterioro.

La electa vicepresidenta y sus hijos afrontan embargos por encima de los 15.000 millones de pesos. Las medidas cautelares se aplicaron en las causas en las que se los investiga como grupo familiar, por lavado de dinero, y a Cristina Kirchner se le acumularon otros en causas por corrupción. Además, la justicia decidió inmovilizar sus cuentas bancarias y no pueden desprenderse de sus bienes ni adquirir nuevos.

Los Sauces, la inmobiliaria que supo tener como principales inquilinos a Lázaro Báez y a Cristóbal López, no logra alquilar sus principales inmuebles. Hotesur, dueña del hotel Alto Calafate, acumula deudas y problemas en su administración. El Condominio que administra 25 propiedades producto de la sucesión de Néstor Kirchner, cuenta con hoteles con problemas edilicios y obras inconclusas.

Según la justicia, la inmobiliaria Los Sauces fue utilizada para “simular alquileres para lavar dinero” con la participación de los empresarios Lázaro Báez y Cristóbal López, atraviesa su peor momento desde que fue intervenida judicialmente: no logra alquilar sus principales inmuebles y crecen las deudas. Está intervenida desde diciembre de 2016.

Inmobiliaria Sanfelice Sancho y Asociados – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Las principales propiedades hoy no logran ser alquiladas. La intervención informó a la Justicia que el departamento de Puerto Madero, que alquilaba el dueño del Grupo Indalo, no logra tener inquilinos. Su valor de mercado es de 14.000 dólares mensuales. Cuando Cristóbal López era el inquilino, se mostraba más generoso: le pagaba a la senadora 32.500 dólares.

El inmueble se encuentra vacío hace más de dos años, cuando el juez Claudio Bonadio desalojó a López. Hasta fines del año pasado el dúplex tuvo unas diez visitas. Pero ningún interesado se convenció para firmar contrato.

En su momento, la falta de inquilinos trajo complicaciones. Como nadie habita esos espacios, las expensas (unos 60.000 pesos mensuales) y los impuestos (otros 20.000 pesos al mes) se acumulan. Y esos valores se incrementaron los últimos meses. La cobertura de estas cifras, son afrontadas con parte de los pocos ingresos que está generando la inmobiliaria y que maneja la intervención judicial.

A 3.000 kilómetros de distancia, en Río Gallegos, la inmobiliaria Los Sauces también suma inconvenientes con su propiedades. Allí los Kirchner construyeron complejos de departamentos, cuyos alquileres iban de 8.500 a 10.000 pesos en su momento. Los edificios fueron hechos por Austral Construcciones, la empresa insignia de Báez, y luego los alquiló él mismo.

Después de la ruptura de la relación comercial, hubo un cambio de inquilinos. Son en total ocho los departamentos en alquiler, pero sólo cinco están ocupados. Y los inquilinos no están pagando en término. Los tres restantes no pueden alquilarse desde noviembre de 2018.

Hotesur, los hoteles

Los hoteles de la familia Kirchner también están bajo investigación por supuestas maniobras de lavado de dinero. El complejo Alto Calafate -propiedad de Hotesur-, es investigado por los alquileres que Lázaro Báez pagó a través de siete empresas y por la administración del mismo.

Otro de los hoteles de Hotesur es La Aldea, en la localidad de El Chaltén. Cerrado desde 2016, su obra de ampliación quedó inconclusa y no cuenta con una empresa que lo alquile y explote. La Justicia analiza con una pericia, si los cánones locativos “pueden ser calificados como excesivos, según las variables del mercado”, ya que lo manejó en su momento Báez.

El hotel favorito de Cristina, Los Sauces Casa Patagónica, se encuentra en “estado de total abandono”, con el cercado perimetral destruido a raíz de un temporal, con riesgo de ser usurpado y deudas con sus empleados.

Fue el primer hotel de la familia Kirchner. El que la ex Presidenta decoró personalmente, y fue parte de otro negocio inmobiliario con Lázaro Báez: se amplió sobre un terreno que pertenecía a su firma Austral Construcciones. Según el contador Víctor Manzanares, custodio de los números del patrimonio de Néstor y Cristina Kirchner por décadas, las maniobras con los hoteles fueron la herramienta del “principal apalancamiento financiero en el incremento de bienes” de los Kirchner.

Con una cadena con candado en su acceso principal. El hotel boutique Los Sauces está cerrado desde 2016, cuando la familia Relats -dueña de la cadena Panamericano- rescindió el contrato a través del cual lo gerenciaba. El abogado de la senadora ya había informado a la Justicia que el complejo turístico tiene goteras, empapelados levantados, humedad, pisos humedecidos y levantados, entre otros problemas.

Hace poco, a raíz de un temporal -según explicitó la defensa en el escrito-, se produjeron “daños más graves”. “Por acción del viento quedó derribado todo el cerco perimetral que protege el predio, lo cual dejó al hotel en una situación de grave riesgo frente a posibles intrusos”, sostiene el escrito.

Esto se suma a otros problemas ya detallados en el expediente: un radiador partido, piso flotante levantado, pérdida de agua, durlock levantado del cielo raso en varios ambientes. En otra de las casas, se detalló que hay durlock roto cerca de una chimenea, cielo raso de machimbre húmedo, pared de material levantada por la humedad, pisos de madera humedecidos y levantados, pisos flotantes levantados por la humedad.

Hotesur también posee el hotel Alto Calafate. Fue adquirido por la ex familia presidencial en 2008. Meses después, Báez constituyó la empresa Valle Mitre, con la que gerenció el lugar hasta julio de 2013. Fue el último en quedar intervenido por orden del juez Julián Ercolini.

Es el único que mantiene sus puertas abiertas, pero también con un marcado deterioro. Sin obras de mantenimiento y sin haber conocido la ocupación plena desde su inauguración, según los informes judiciales, es uno de los pocos que genera ingresos.

El directorio de Hotesur no tiene autoridades. Máximo y Florencia Kirchner señalaron que no pueden nombrar nuevas directivos por la “persecución judicial que sufren”.

El Condominio Máximo y Florencia Kirchner​

El último hotel que posee la familia es Las Dunas. Se encuentra en la cabeza de la Sucesión Néstor Kirchner, que derivó en el Condominio Máximo y Florencia Kirchner. Este inmueble de más de 40 habitaciones y ubicado frente al lago Argentino perteneció a Lázaro Báez y estuvo cerrado por más de un año. Hace pocos meses una empresa lo alquiló para explotarlo.

El establecimiento registraba deudas por los servicios de luz y agua por 229.478 pesos, y por las tasas municipales por 264.772 pesos.

El Condominio Condominio Máximo y Florencia Kirchner administra 26 inmuebles, resultado de la Sucesión de Néstor. Era manejado por el líder de La Cámpora, y​ está intervenido desde diciembre de 2016.

Desde entonces, la cuenta bancaria del Condominio se encuentra congelada. En ese caso se nombró un “interventor judicial” también por seis meses, pero la medida se fue extendiendo hasta la actualidad. Se analizaron las transferencias de dinero de la sucesión con Los Sauces SA, sus socios y una vez más, con los empresarios K.

Esta decisión se tomó a raíz de un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF) que muestra transferencias de dinero entre la Sucesión y Los Sauces. Se trata de dos giros de 3.250.000 pesos y 450.000 pesos, que fueron movidos desde dos cuentas que la inmobiliaria tiene en el Banco Santa Cruz y en el Banco Nación en Río Gallegos, y que “previo paso por otras cuentas han finalizado su derrotero en las cuentas de Florencia Kirchner”, que tiene en el Banco Galicia, donde le encontraron cinco millones de dólares. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí