Amigos no, socios sí: los 28 vínculos comerciales que unen a los Kirchner con Lázaro Báez

1
966
Lázaro Báez socio de la familia Kirchner abre la puerta del Mausoleo a Cristina Kirchner – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Aunque la ex presidenta negó un vínculo personal, en distintos expedientes judiciales se registran acuerdos y transacciones entre ellos.

Por: Lucía Salinas

“No fui ni soy amiga de Lázaro Báez, pero no voy a convalidar que se condene a una persona por ser amiga de, eso ocurría durante la dictadura”, dijo de forma enfática Cristina Kirchner en su indagatoria del lunes de la semana pasada, y por primera vez fue explícita al desmarcarse del dueño de Austral Construcciones, con quien comparte un juicio por corrupción vinculada a la obra pública y dos causas por lavado de dinero, más una investigación por el incremento patrimonial que obtuvo Báez a la luz del Estado: la Justicia quiere saber si era testaferro de la familia Kirchner.

No son amigos. Es cierto. Pero eso no se investiga en la justicia: sí los negocios que mantuvieron mientras Báez era contratista del Estado. En los expedientes que comparten como imputados, se registran al menos 28 operaciones comerciales.

En 2005, Lázaro Báez ya era dueño de Austral Construcciones. No venía del rubro de la obra pública y nunca había estado al frente de una compañía. El 10 de junio de ese año, la empresa firmó un contrato de fideicomiso con Néstor Kirchner representado por su hijo Máximo.

Era para la construcción de un edificio ubicado en Río Gallegos, que quedó inscripto a nombre de Los Sauces SA, la inmobiliaria de los Kirchner que terminó investigada por lavado de dinero. Fue el puntapié inicial de una serie de negocios que celebraron a lo largo de los años.

Dos años después se firmó un contrato de compraventa entre la constructora que durante ese período -sólo en un año- había recibido 20 licitaciones del Estado Nacional a través de la Dirección Nacional de Vialidad y el la delegación Santa Cruz de ese organismo. Báez le vendió a los Kirchner un complejo de cinco unidades. Una operación de permuta se realizó el 28 de febrero de 2007, pero fue entre Cristina Kirchner y la constructora que tenía como principal cliente al gobierno nacional. Esta permuta fue para que la ex presidenta amplíe uno de sus hoteles, el lindante a su residencia en El Calafate, sobre un terreno que le pertenecía Austral. Un día antes de esta operación, se inscribió un contrato de cesión de derechos por parte de Cristina a favor de Báez, esto posibilitó la ampliación del hotel boutique Los Sauces Casa Patagónica.

Hacia 2008, Néstor Kirchner con la representación de su hijo, Máximo Kirchner, realizó una cesión de boleto de compraventa con Austral Construcciones: cedió, vendió y transfirió a la constructora por 381.600 pesos los derechos emergentes del boleto de compraventa de un inmueble ubicado en Río Gallegos. Ese año hubo más: se firmó un contrato de compraventa por la suma de 317.000 pesos por una propiedad en la capital santacruceña.

Esta operación inmobiliaria se repitió pero con la participación de Cristina Kirchner el 19 de junio de 2008. Así, hubo seis boletos más de compraventa a través de los cuales Lázaro Báez pagó a los Kirchner 2.620.700 pesos, con pocos meses de diferencia durante 2008 y siempre con la intervención del mismo escribano: Leandro Albornóz. Hubo una operación de mayor relevancia: los Kirchner venden a una empresa Epelco SA -vinculada al empresario K-, una casa por 3.170.000 pesos. Es el chalet donde vivieron en Río Gallegos durante la presidencia de Néstor Kirchner.

Entre los negocios celebrados entre los Kirchner y Báez, no por ser amigos, sino por contar con un historial para entonces de diversos negocios, hubo un “contrato de mutuo” (diciembre de 2007) a través del cual Austral Construcciones realizó un préstamo de 8.329.596,60 pesos que debía devolverse en dos años. La Justicia determinó que esta operación posibilitó que Néstor y Cristina Kirchner compren ese año Hotesur SA, la firma dueña del hotel Alto Calafate que después administró el empresario K. Además, con 7 de sus firmas Báez alquiló habitaciones durante años que nunca utilizó, pero garantizó ingresos por esto a los ex presidentes por 14 millones de pesos.

En la causa “Hotesur” consta que en garantía de dicho préstamo “Néstor Kirchner entregó un certificado de depósito a plazo fijo nominativo transferible por la suma de 3.155.642 dólares, que más tarde el presidente de ‘Austral Construcciones S.A’, Julio Enrique Mendoza, aceptó como instrumento de cancelación de la deuda”.

La justicia determinó que Cristina, Máximo y Florencia Kirchner junto con Lázaro Báez lavaron 80 millones de pesos a través de la firma hotelera.

Un contrato de concesión privada se sumó a la lista de operaciones comerciales entre los Kirchner y Báez. Fue en julio de 2008, cuando Kank & Costilla (de Báez) y Valle Mitre, que manejaba los hoteles de los Kirchner, para manejar la hostería Las Dunas, ubicada en El Calafate. Este pequeño complejo turístico fue vendido después a los ex presidentes, y lo convirtieron en un hotel cuatro estrellas, triplicando su superficie. La obra la hizo Austral Construcciones.

Por eso, hacia 2011 Valle Mitre (de Báez), que gerenciaba el hotel Las Dunas, firmó la operación con la Sucesión Néstor Kirchner. Así, de ser dueño pasó a ser el gerenciador del hotel. Valle Mitre ya había firmado años atrás un contrato de locación con Hotesur para su administración y explotación comercial, a cambio de un canon locativo mensual de 80.000 dólares.

Durante esos años hubo contratos de locación entre los Kirchner y Báez por tres inmuebles ubicados en Río Gallegos, por los que el contratista K pagó más de 4.000 dólares mensuales por años.

A través de Los Sauces, la inmobiliaria que tuvo como principales inquilinos a Lázaro Báez y Cristóbal López (fueron el 86% de la facturación), se celebraron otros negocios que fueron objeto de la investigación por lavado de dinero. El dueño de Austral garantizó ingresos por 21 millones de pesos como inquilino.

En esta instancia, también se investigaron en la Justicia los contratos de obra entre Los Sauces y la firma Loscalzo y Del Curto, del Grupo Austral, que construyó cuatro departamentos por 1.466.012,31 pesos. Austral Construcciones después fue la inquilina.

Un segundo contrato de obra se celebró entre el Grupo Austral y Los Sauces, para construir otros cuatro departamentos por 1.478.158,62 pesos. “Además, en concepto de intereses por cancelación fuera de término de las facturas nros. 471 y 472 antes aludidas, la empresa “Loscalzo y Del Curto Construcciones S.R.L” le abonó a la firma “Los Sauces S.A” el día 28 de diciembre de 2010 la suma de 1.241.512,72 pesos, lo cual arrojó un desembolso total de 4.185.683,65 pesos”, consta en la causa.

Luego se firmaron los contratos de locación sobre estos departamentos construidos por Báez, que después cumplió el rol de inquilino. Fueron seis contratos los firmados y renovados de forma constante, según determinó la justicia. (Clarín)

1 Comentario

  1. Qué mecanismo certero nos queda a los ciudadanos para que prosperen los enjuiciamientos de este latrocinio histórico? Existe la posibilidad juntando millones de firmas llegar a un organismo penal internacional ? Dado q no se expide nuestra “Justicia” q cada vez estará mas coptada con ahora Zaninni en el control . Es claramente un delito al nivel de lesa humanidad x las muertes reales provocadas y las muertes en vida q dejaron, q x lo visto van a dejar nuevamente con este golpe institucional x Ley q están logrando. Son depredadores y resentidos sociales q no saben construir, hay q pensar en algo mega efectivo.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí