¿Nuevos gobiernos?. Nada que festejar de un cambio con olor a gatopardismo puro

6
733
¿Nuevos gobiernos?. Nada que festejar de un cambio com olor a gatopardismo puro

11:00 – (Por Rubén Lasagno) – Entre hoy y el miércoles viene una avalancha de “cambios de gobiernos” municipales, provinciales y el nacional, en el país. En realidad todo cambio implica nuevas esperanzas, expectativas y suele venir cargado de un humor distinto en la sociedad, pero no es este caso.

En general donde las autoridades fueron reelegidas, como en Chubut y Santa Cruz, es gatopardismo de la más alta calidad. Cambian las caras que se reciclan de otros lugares de la función pública y hacen enroque de cargos, se quitan piezas de una función y se ponen “nuevas” pero esos que tal vez fueron inútiles al último proceso de los 4 años, no son descartados, al contrario, siempre hay un lugar donde le permitan transcurrir la espera para volver, mientras sigue abonado a los dineros públicos a través de alguna asesoría en la legislatura, en el Congreso, disimulado entre tantos ñoquis o en los Concejos Deliberantes de cada ciudad, atestados de gente que no tiene ninguna función más que la de ir al cajero todos los meses.

Asume el nuevo gobierno”, anuncian las provincias, los municipios y la nación, pero nada cambiará el día miércoles ni el jueves y posiblemente por mucho tiempo o nunca, porque en su gran mayoría son personas que han tenido su oportunidad de gobernar y lo han hecho mal o no hicieron nada. No vamos a insistir con el gobierno nacional entrante, quien como FPV no solo no hizo nada en 12 años, sino que se robaron todo un país dejando un verdadero desastre en el 2015 y hoy, por el beneficio que le extendió Mauricio Macri en 4 años que no supo que la Economía se entiende desde los números de las finanzas pero también desde lo social, tenemos un nuevo período kirchnerista en ciernes, con todo lo que ello implica y que no vale la pena repetir.

- Publicidad -

Lo cierto es que en todos los órdenes no hay “nuevos gobiernos”, ni siquiera “nuevas caras”. Son los mismos conocidos de siempre (reciclados). Solo basta “rascar”  un poco la corteza curricular de cada uno, para ver qué hicieron antes de hoy y seguramente vamos a descubrir que no nos gustará lo que encontremos y como paradoja, lo hallaremos colocado en un puesto absolutamente inconsistente con sus discursos previos o su acción social y política, antes de transformarse en “funcionario” de esta nueva etapa.

En las redes sociales corre un curioso recordatorio, editado y resumido, con algunas características de ciertos funcionarios nacionales que empezarán su derrotero en el gobierno de los Fernández y tienen sus lunares en la historia reciente. Por ejemplo, sin dar nombres, dice: “El que fundió a San Lorenzo: ministro de Deportes” “El que perdió un misil: Ministro de Defensa” “La que avala a Hezbollah: Ministra de Seguridad” “El que vio peces de colores en el Riachuelo: Ministro de Ambiente” “El que adulteraba medicamentos oncológicos: Ministro de Salud” “La abogada de Milagro Sala que dijo que está presa por ser mujer: Ministra de Igualdad y Género” “El autor del pseudo documental “Tierra Arrasada”: Ministro de Cultura” “La que dijo que sus padres “mataron con orgullo” y convive con un pedófilo que se ratonea con su propia hija: al INADI” “El Ministro de Obras Públicas: uno que tardó dos años en hacer un túnel en el que después no doblaban los camiones” “El Ministro de Transporte: un en funcionario con causas de corrupción en la obra pública como ex intendente de Junín” “La Ministra de Vivienda: quien en una oportunidad dijo “me duele tener que explicar por qué robamos” “El Ministro de Trabajo: un amigo de Alberto Fernández con prontuario por estafas en la Superintendencia de Seguros de la Nación” y “El Secretario de Medios de Comunicación: ex CEO del Grupo Octubre de Victor Santa Maria (Página 12, Caras y Caretas..) y “El Procurador del Tesoro: estuvo preso acusado por encubrir el atentado a la AMIA”, entre otras actividades previas que se recuerdan de “los nuevos” que llegan a nivel nacional, por ejemplo y de lo cual nadie habla, excepto en la anarquía anónima de las redes. Parece duro “y macrista”, pero es absolutamente real y concreto, si repasamos los antecedentes de cada uno.

El ingenio popular no descansa ante la realidad y en todo caso marca mucho más la cancha de algunos irreverentes quienes se animan a dar la cara escondiendo su prontuario, que los propios medios de comunicación los cuales “por decoro” o la pauta, esconden el pedigree y el linaje político de estas “nuevas caras” que no son tan nuevas y en algunos casos son bastante duras.

Concluyendo, no hay nada que festejar. Excepto la militancia de un lado y otro que llenan plazas para su propio regodeo, el hombre común sigue sin ser beneficiario de ningún cambio. Los cambios no son cambios, son extrapolaciones, como sucede en Santa Cruz, en Chubut y otro lugares del país. A nivel nacional, los que vienen de la mano de Alberto y Cristina no son diferentes a los que estuvieron y en muchísimos casos, son los mismos

El presidente trae “ideas renovadas” a partir del miércoles, como son, por ejemplo, el aumento de los impuestos para sostener el gigantesco déficit que sume a la Argentina en el retraso, la improductividad, la pobreza, el hambre y la desesperación. Las “nuevas ideas” de Los Fernández es darle a la maquinita de hacer billetes, ponerle un peso en el bolsillo de la gente y que quienes trabajen y produzcan en el país (cada vez menos y en retirada) se hagan cargo de la fiesta que dejaron ellos hasta el 2015, Macri al 2019 y nuevamente la de ellos hasta el 2023.

“No esperes resultados diferentes si siempre haces lo mismo” fue la gran frase de Albert Einstein, alguien que sabía bastante de la evolución de las cosas. Los argentinos estamos inmersos en el sindrome “del combate repetido”, aquel fenómeno que supone que cuando más repites un comportamiento, menos te afecta porque te acostumbras a los resultados y los sigues repitiendo.

Como en tantas otras fechas de la historia del país, hoy no hay nada que festejar porque no hay nada nuevo que nos muestre que podemos transitar un camino distinto a los andados hasta este momento. (Agencia OPI Santa Cruz) 

6 Comentarios

  1. Soy lectora de años de OPI y está claro que no son anti K son lo que debe ser un medio independiente:: critican lo que hay que criticar y desnudan las corruptelas que hay que descubrir. un lujo de prensa libre casi en extincion

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí