El Gobierno enviará una “reforma integral” de la justicia federal al Congreso y la oposición espera que no implique impunidad

1
718
Asunción de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner – Foto:

El presidente Alberto Fernández anunció que pondrá a consideración del parlamento “un conjunto de leyes” sobre el funcionamiento de la Justicia. Diputados de Cambiemos pusieron reparos.

Por: Daniel Santoro

El nuevo presidente Alberto Fernández anunció hoy que en los próximos días enviará al Congreso “un conjunto de leyes que consagren una integral reforma del sistema federal de justicia”, creando incógnitas en el mundo judicial porque no dio más detalles y preguntas de diputados de la oposición sobre si esconderá algún tipo de impunidad para ex funcionarios K acusados de corrupción.

“Estaremos reorganizando y concentrando los esfuerzos de la justicia de modo que se pueda enfatizar con eficacia y transparencia la investigación del crimen organizado, el crimen complejo y el narcotráfico y la droga, que son flagelos que debemos abordar con un carácter sistémico”, añadió el jefe de Estado dando algunas pistas.

Se trata “de aprovechar valiosos y mayoritarios recursos que hoy existen en nuestro sistema de Justicia, de modo de terminar con la mancha ominosa que un sector minoritario le provoca a la credibilidad de las instituciones”, agregó en alusión a los doce jueces federales de Comodoro Py que, en su mayoría investigaron las más de 60 causas por corrupción en que están procesados más de 100 ex funcionarios K.

Durante la campaña, Fernández había recordado que el ex ministro de Justicia y flamante secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, intentó sin éxito en el 2003 sumar a los más de 60 jueces del fuero penal ordinario a los 12 federales para diluir el poder de éstos últimos. Pero se peleó con el entonces director de la SIDE, Antonio Stiuso, se fue del gobierno y se autoexilió en Washington.

Esta parte de su discurso en la asunción presidencial ante la Asamblea Legislativa, fue un guiño político a Cristina Kirchner, quien tiene uno de sus ejes discursivos en criticar el rol del Poder Judicial y los medios. La ex presidenta asumió como vicepresidenta con 9 procesamientos en causas por corrupción y el encubrimiento de 5 iraníes en el atentado contra la AMIA. El lunes pasado, había afirmado en el juicio oral por la causa Vialidad que sufre una “persecución política, un lawfare (guerra judicial)”.

Cerca de Fernández, se encontraban sentados el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz y sus colegas Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda, entre otros, quienes escucharon con atención esa parte del discurso sobre la Justicia.

Antes terminó el acto de asunción, el presidente del bloque de diputados de la Coalición Cívica ARI, Maximiliano Ferraro dijo a Clarín que estarán “muy atentos” con ese proyecto para “así cuidar una justicia independiente sin ningún tipo de impunidad”. Ferraro comentó que, hasta ayer, ningún legislador del oficialismo le adelantó a qué se refería ese proyecto, ni cuando lo tratarán. Alberto Fernández, durante la campaña, había criticado a los jueces federales Claudio Bonadio y Julián Ercolini -quienes investigaron las causas de los cuadernos de las coimas y de direccionamiento de la obra pública a favor de Lázaro Báez y a camaristas como Martín Irurzun. Estos y otros jueces, por el contrario, son defendidos por Cambiemos.

Por su parte, el jefe de los diputados de Cambiemos, Mario Negri, declaró a este diario que el gobierno de Mauricio Macri “no persiguió a nadie ni judicial ni políticamente” y dijo que espera ver el texto del proyecto de reforma de la Justicia antes de opinar. Ferraro y Negri acordaron con el oficialismo una sesión de Diputados para el 12 de diciembre pero aún no saben qué temas va a proponer para tratar el gobierno Alberto Fernández. El legislador cordobés dijo que “hay que parar “las antenas” no vaya a ser cosa que escondan alguna medida de impunidad o amnistía”.

Durante su último mandato, Cristina hizo que el Congreso aprobara una ley de “democratización de la Justicia” con la que intentó controlar el Consejo de la Magistratura a través del voto popular de los miembros académicos de ese organismo que propone y destituye jueces. Pero la Corte, finalmente, lo declaró inconstitucional. Junto con esa ley, la ex presidenta nombró a Alejandra Gils Carbó al frente de la Procuración General de la Nación y designó varios jueces suplentes en cargos clave. Otro alternativa es que el proyecto de Alberto F. tenga ideas del proyecto “Justicia 2020” del ex ministro de Justicia, Germán Garavano.

En uno de los tramos más aplaudidos de su discurso, el nuevo presidente dijo que “sin una justicia independiente del poder político, no hay república ni democracia. Solo existe una corporación de jueces atentos a satisfacer el deseo del poderoso y a castigar sin razón a quienes lo enfrenten”.

“Hemos visto el deterioro judicial en los últimos años. Hemos visto persecuciones indebidas y detenciones arbitrarias inducidas por los gobernantes y silenciadas por cierta complacencia mediática”, agregó en alusión a ex funcionarios K detenidos en causas por corrupción sin condena, la mayoría de los cuales fueron excarcelados después de las victoria del Frente de Todos en las PASO de octubre.

Fernández destacó que “Nunca Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, “operadores judiciales”, procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos. Nunca más a una justicia que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno”. La frase “Nunca Más” fue usada por el ex fiscal del histórico juicio a los ex comandantes de 1994 por la represión ilegal, Julio Strassera.

“Nunca más a una justicia que es utilizada para saldar discusiones políticas, ni a una política que judicializa los disensos para eliminar al adversario de turno. Lo digo con la firmeza de una decisión profunda: Nunca más es nunca más”, añadió con énfasis.

Subrayó que “una justicia demorada y manipulada significa una democracia acosada y denegada. Queremos una Argentina donde se respeten a rajatabla la Constitución y las leyes. Queremos que no haya impunidad, ni para un funcionario corrupto, ni para quien lo corrompe, ni para cualquiera que viola las leyes”.

“Ningún ciudadano por más poderoso que sea está exento de la igualdad ante la ley. Y ningún ciudadano, por más poderoso que sea, puede establecer que otro es culpable si no existe debido proceso y condena judicial firme”, explicó con todo académico.

Más adelante dijo que “cuando se presupone la culpabilidad de una persona sin condena judicial se está violentando no sólo la Constitución, sino los principios más elementales del Estado de Derecho”.

“Supo decir un penalista clásico que cuando la política ingresa a los tribunales, la justicia escapa por la ventana. Sin una justicia independiente del poder político no hay república ni democracia, sólo existe una corporación de jueces atentos a satisfacer el deseo del poderoso y a castigar sin razón a quienes lo enfrentan”, expresó el Presidente.

Al concluir el mensaje, Alberto Fernández se emocionó al agradecer a sus padres, al ex Procurador General de la Nación, Esteban Righi, quien fue echado del gobierno de Cristina Kirchner por permitir que el fiscal Carlos Rívolo allanara en el 2012 el departamento en Puerto Madero del entonces vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, Righi fue su jefe de cátedra en la facultad de Derecho de la UBA. (Clarín)

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí