Acuciados por las finanzas, los gobernadores se reúnen con Alberto Fernández

0
566
Alberto Fernández: “La Justicia que usó Mauricio Macri para perseguir a Cristina seguramente ahora lo persiga a él”

La mayoría de los distritos enfrentan dificultades económicas; muchas necesitan ayuda del Estado nacional; esperan una respuesta del Presidente

Por: Gabriela Origlia

El presidente Alberto Fernández recibirá hoy a los gobernadores, con la expectativa de que 19 de los mandatarios firmen el fin de la rebaja impositiva acordada con el gobierno anterior.

En la reunión, y con la presencia también del ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro, se debatirá la complicada situación de las economías provinciales.

No hay ninguna gobernación que no vaya a cumplir, pero sí algunas recurrirán al Estado nacional para pedir ayuda. La cláusula gatillo en las paritarias implicó un factor extra de presión, ya que la inflación promedio con la que se trabajó fue de 25% y terminará rondando 55% anual.

Sin excepción ni diferencia por color partidario, en todas las provincias los ministros de Finanzas admitieron que redoblan los esfuerzos para cumplir con los empleados; incluso la mayoría descartaron la entrega de un bono de fin de año porque los números no alcanzan. Ante la “frazada corta”, son los proveedores y empresas contratadas para obra pública los que registran demoras en los pagos y certificaciones. En el caso de la construcción, las reactualizaciones de montos también están rezagadas.

Los gobernadores peronistas que se reunieron con los equipos técnicos de Alberto Fernández ya les advirtieron que habría necesidades financieras extras en algunos distritos fruto de la caída de la recaudación propia (incluso en las “grandes” se acumulan hasta 19 meses de baja de ingresos) y en que los gastos corrientes se dispararon por la cláusula gatillo.

Chubut, Santa Fe, Entre Ríos y Santa Cruz están entre las jurisdicciones con más incertidumbres de cara a los próximos meses.

Fuentes de la administración chubutense de Mario Arcioni indicaron a LA NACION que, después de la asistencia nacional ($1800 millones del Fondo Fiduciario para las Provincias) y por algunas medidas tomadas a nivel provincial, están pagando sueldos y aguinaldos, aunque admitieron que habrá demoras para los proveedores, quienes arrastran ya esperas importantes. Desde mediados de año el Estado provincial paga los sueldos de manera escalonada, primero lo hizo en dos cuotas, luego en tres, y desde septiembre comenzó a liquidar en cuatro en función del monto total. El ministro de Economía Oscar Antonena reconoce que el rojo mensual de caja es de unos $1000 millones que se cubre con deuda.

Voceros del gobernador santafesino Omar Perotti dijeron que “no pidió plata a Fernández porque no sabe con qué se encontrará; todo está en análisis. Recién asume”. Roberto Mirabella, senador nacional, es uno de los integrantes del comité de transición y se muestra muy crítico de los números que heredan.

Calculan el déficit fiscal en $19.000 millones (equivalente a dos masas salariales) y un cronograma “muy complicado” para el pago de la deuda, de US$500 millones. Las autoridades salientes señalaron que está la plata para pago de sueldos y aguinaldos con cláusula gatillo e insistieron en que la Nación les adeuda unos $12.000 millones, cifra que descomprimiría la situación.

“Por supuesto que Entre Ríos está complicada, como casi todas, pero los sueldos y aguinaldos están garantizados; con esfuerzo se cumple con todo”, señalaron desde el gabinete del entrerriano Gustavo Bordet . El gobernador ya adelantó que le pedirá a Fernández un nuevo esquema de distribución de las regalías de la represa hidroeléctrica de Salto Grande.

La última vez que Fernández habló sobre Córdoba fue para decir que “sigue necesitando del auxilio del Estado nacional para poder pagarles a sus jubilados, porque no puede pagarles por sí misma”. Juan Schiaretti cumplirá con el cronograma para estatales y jubilados, pero en la provincia admiten que si la Nación cortara o alterara el convenio de financiamiento del rojo del régimen previsional habría problemas .

Ignacio Perincioli, ministro de Economía de Santa Cruz, dijo que buscaron recursos para hacer frente al pago de los aguinaldos. Apuntó que el congelamiento del precio de los combustibles los complicó. Jorge Capitanich, quien asumió en Chaco, indicó que tendrán “dificultades en el financiamiento de los salarios de diciembre”. En La Rioja, el recién asumido Ricardo Quintela definió otorgar un bono extra a los estatales, pero su alcance dependerá de la asistencia financiera que preste la Nación. Se pagará en dos partes, pero para hacerlo la Casa Rosada deberá liberarle fondos.

Ayer, el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, dijo que las provincias son partidarias de postergar los juicios por deudas que reclaman a la Nación “para colaborar con las nuevas autoridades”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí