Juntos por el Cambio no dará quórum y podría trabar el megaproyecto del Gobierno

0
588

El ahora espacio opositor decidió por unanimidad “no acompañar una ley que significa anular al Congreso”. Cómo evitarán el debate.

Por: Jazmín Bullorini

Con estruendo, finalmente el megaproyecto de Alberto Fernández ingresó este martes a Diputados y empezará a ser debatido este miércoles en un plenario de comisiones con la presencia de ministros del Ejecutivo.

El Gobierno busca darle dictamen para aprobarlo este jueves en la Cámara baja y el viernes, sobre tablas, en el Senado. Sin embargo, los diputados de Juntos por el Cambio amenazan con patear el tablero: esta noche, tras una acalorada reunión de interbloque -y luego de que referentes de peso le pegaran duramente al proyecto-, acordaron no dar quórum.

Situación que –debido a que en el Frente de Todos todavía no juraron en sus bancas quienes reemplazan a los diputado que se fueron al Gabinete y otros cargo ejecutivos- amenaza con complicarle al oficialismo conseguir los números para habilitar su tratamiento. En el FdT, sin embargo, confían en que tendrán apoyos suficientes para sesionar.

La discusión del megaproyecto arrancará a las 9 en un plenario de las comisiones de Presupuesto, y Legislación General, que se constituyeron ayer. La primera quedó presidida por el neuquino Darío Martínez aunque de manera provisoria, hasta que el porteño Carlos Heller -que asumirá en lugar del ministro de Ambiente, Juan Cabandié- pueda jurar. La de Legislación General será presidida por la massista Cecilia Moreau.

Para explicar el proyecto se prevé que asistan los ministros Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Claudio Moroni (Trabajo), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), Ginés González García (Salud) y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó Del Pont, entre otros funcionarios.

Según puso saber Clarín, tanto el bloque Unidad Federal del mendocino José Luis Ramón como el Interbloque Federal que conduce Eduardo “Bali” Bucca, están dispuestos a “darle al Ejecutivo las herramientas necesarias” para superar la crisis, aunque pedirán algunos límites.

Pero macristas, radicales y cívicos de Juntos por el Cambio, luego de su reunión criticaron duro la ley: “anula las funciones constitucionales del Congreso delegando sus facultades al Ejecutivo”, dijeron en un comunicado y anticiparon su rechazo “por unanimidad”. Tras discutir la mejor estrategia, en el dilema entre no debutar como oposición “obstruccionista” pero tampoco darle cancha libre a un proyecto “invotable” -así lo definió el radical Alfredo Cornejo, por ejemplo- votaron a mano alzada, y ganó la postura de no dar quórum.

“Fue unánime, hubo una posición más ‘institucional’ que decía ‘no podemos impedir que un diputado jure, jamás paso ésto’ pero se impuso la idea de ‘rompamos los esquemas’”, contó una fuente legislativa a Clarín.

El proyecto del Ejecutivo declara nueve emergencias -económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social-, sube impuestos y suspende la movilidad jubilatoria, entre otros puntos.

El PRO y la Coalición Cívica sembraron las posturas más duras en la reunión, mientras que en la UCR -que cuenta con tres gobernadores que firmaron la suspensión del pacto fiscal con Alberto Fernández- había posturas divididas.

“Resolvimos no acompañar la ley y no dar quórum. El proyecto perjudica a los jubilados, otorga una emergencia más amplia que en 2002 y desguaza al Congreso”, declaró el jefe de la bancada, Mario Negri.

El oficialismo quiere sesionar este jueves. Ese mismo día, antes, deben jurar los reemplazantes del Frente de Todos. Son alrededor de 15.

Si JxC no da quórum y los diputados del FdT no pueden asumir, a pesar de contar con el apoyo de los 8 legisladores del bloque de Ramón y los 10 de la bancada de Bucca, quedarían a un puñado (de entre cinco y seis legisladores) de los 129 necesarios. Juntos por el Cambio tiene 116 bancas.

“Si dejan sin jurar a los diputados van a quedar en la historia”, plantearon desde el Frente de Todos. Creen que lo de Cambiemos forma parte de una estrategia para presionar y negociar modificaciones a la ley. Además aseguran que los gobernadores radicales y el alcalde Horacio Rodríguez Larreta, se comprometieron con Fernández.

En la desorganización que generó esta situación, algunos no descartaban traer a votar a los funcionarios que todavía no asumieron en el Ejecutivo, cuya renuncia está pendiente de aprobación en el Congreso.

La situación es completamente diferente en el Senado, donde el interbloque de Juntos por el Cambio se manifestó dispuesto a brindar los dos tercios necesarios en esa Cámara, donde el proyecto llegaría sin siquiera dictamen de comisión. Igualmente, también votarían en contra.

“En diputados muchos que no tienen gobernadores con responsabilidad detrás, se pintan la cara de revolucionarios”, comentaban legisladores opositores en el Senado. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí