Ahora ordenan que el cuñado de Julio De Vido obtenga la prisión domiciliaria

0
406

La Cámara de Casación dispuso que obtenga el beneficio en la causa de la mafia de los contenedores en la que fue condenado. Los jueces evaluaron sus condiciones de salud. Falta que defina el tribunal que lo juzgó.

Por: Lucía Salinas

Claudio “Mono” Minnicelli, cuñado del ex ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, quedó cerca de cumplir su condena a cinco años de prisión, en su domicilio. Está acusado por ser miembro de una asociación ilícita en la causa conocida como “mafia de los contenedores”. La Cámara de Casación ordenó que se lo beneficie con la morigeración de su detención y obtenga la prisión domiciliaria. El cuñado de De Vido quedó así a un paso de salir de la prisión.

- Publicidad -

El Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) 2, integrado por los jueces Claudio Gutiérrez de la Cárcova, César Lemos y Luis Losada, condenó a Claudio Minnicelli por la mafia de los contenedores. Prófugo durante nueve meses mientras se instruía la causa, el cuñado de De Vido fue condenado junto a otros acusados que recibieron la acusación a ocho años de prisión al empresario Oldemar “Cuqui” Barreiro Laborda y al ex directivo de la Aduana de Buenos Aires durante el gobierno kirchnerista Rodolfo Paolucci, quienes fueron sindicados como organizadores de la asociación ilícita.

Ahora, el cuñado de De Vido quedó más cerca de obtener la prisión domiciliaria. Si bien había requerido este beneficio recientemente, por los problemas de salud que afronta, los jueces habían señalado que sus afecciones podrían ser tratadas dentro del penitenciario, la Sala I de la Cámara de Casación ordenó al Tribunal Económico que revise la situación de Minnicelli en función de las nuevas restricciones a las prisiones preventivas implementadas en el Código Procesal Penal.

La resolución lleva al firma de los jueces Diego Barroetaveña y Daniel Petrone quienes pidieron que se dicte un nuevo fallo al respecto. La magistrada Ana María Figueroa votó por concederle directamente la prisión domiciliaria a Minnicelli.

El punto evaluado fue el estado de salud del cuñado de De Vido. Al respecto los camaristas señalaron que debe realizarse estudios que requieren una “constante supervisión de una cardiólogo”. “Es un paciente de 54 años de edad con antecedentes de hipertensión arteriales, dislipemia tabaquismo, cardiopatía coronaria con infator agudo de miocardio en el 2012 efectuándosele angioplastía coronaria son stent”.

Por ello, con el voto de dos jueces se ordenó una nueva resolución por parte del TOPE 2 evaluando la situación de su detención. Mientra que Figueroa resolvió que el fallo del Tribunal que lo condenó por el caso de la mafia de los contenedores “debe ser descalificada en los términos de la doctrina de la arbitrariedad de sentencia”.

Esta medida se da en el contexto de un conjunto de excarcelaciones durante las últimas semanas, que la Cámara de Casación ordenó en diversos expedientes de corrupción. Esto derivó en la liberación de Julio De Vido (que cumple prisión domiciliaria en otro expediente), Roberto Baratta, Oscar Thomas, José López (sigue preso por enriquecimiento), y antes de ellos, los empresarios Cristóbal López, Fabián De Sousa, Gerardo Ferreyra.

El criterio establecido son las restricciones impuestas en el nuevo Código Procesal Penal a las prisiones preventivas, que estipula cerca de nueve ítems que deben contemplarse antes de dictar una restricción de la libertad.

El juez Marcelo Aguinsky descubrió maniobras para simular importaciones, ingresar al país productos distintos a los declarados y liberar mediante la adulteración de documentos contenedores retenidos en la Aduana.

La causa investigó el retiro en 2016 de seis entre 300 contenedores que había inmovilizado el titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, por sospechas de contrabando.

El juez encontró a Minnicelli como partícipe de las operaciones bajo investigación, consignó que tuvo un “rol principal” en la banda que cometió los ilícitos y que “habría tenido intervención desde el principio en la operación”.

Según la acusación, la organización “merced a su organización y distribución de funciones, y con la connivencia de funcionarios de la Dirección General de Aduanas, intentó ingresar a la República Argentina la mercadería almacenada” en seis contenedores por un valor de 60 millones de pesos mediante la presentación de falsas declaraciones juradas para eludir los controles.

La maniobra

El 10 de agosto de 2016 lograron trasladar los contenedores desde la Terminal Portuaria 5 hasta un depósito fiscal en la localidad bonaerense de Lanús, donde finalmente fueron interceptados por la Justicia.

Así, se dio por corroborado que todos los involucrados en la causa -entre ellos el cuñado de De Vido-, actuaron de forma “coordinada para cometer delitos indeterminados” que se tradujeron en el ingreso “a plaza, burlando el control aduanero mediante la presentación de documentación falsa, mercaderías importadas que se encontraban acondicionadas en seis contenedores”.

Al respecto, en la causa se consignó que se “habrían presentado una serie de notas mediante las que rectificaban la información consignada en los documentos que amparaban los efectos, incorporando datos falsos en reemplazo de esa información original y adulterando los conocimientos de embarque correspondientes a esas operaciones de comercio exterior”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí