Antes de la suba a privados, Alberto Fernández le advierte a la CGT: “No hagamos pedidos desmedidos”

0
596
Proyecto de ley impositiva: el anuncio sumó malestar en el campo

El mandatario confirmó que entre este jueves y viernes harán el anuncio. También comunicó que habrá cambios en el sistema de los créditos UVA.

El presidente Alberto Fernández confirmó que entre este jueves y el viernes anunciarán el monto del bono que las empresas deberán pagar a sus trabajadores como anticipo de las negociaciones salariales, y si bien insistió con la advertencia para que los empresarios “no se abusen”, aprovechó para advertirle a la CGT de que no haga “pedidos desmedidos”.

Además, entre otras definiciones políticas y económicas, el mandatario confirmó que el Gobierno trabaja en un cambio en el sistema de los créditos hipotecarios UVA, el mismo día que se oficializó el congelamiento del monto de las cuotas por 30 días.

“Queremos que las paritarias funcionen, pero queremos garantizar un aumento mínimo, para que los empresarios no se abusen. Y también, a los que trabajan, que tengamos en cuenta la situación y no hagamos pedidos desmedidos”, sostuvo.

En declaraciones a Radio 10, Fernández aseguró que “todo repercute finalmente sobre el resultado de la economía”, he insistió con que “todos tenemos que ser cuidados”.

El adelanto paritario, que saldrá por decreto, oscilaría entre 6 y 9 mil pesos, según confirmaron fuentes oficiales a Clarín. El incremento, se especula, quedaría eximido del pago de aportes y contribuciones patronales, pero sí aportaría a ítems como aguinaldo, indemnizaciones y vacaciones.

​El miércoles, Carlos Acuña, uno de los jefes de la central obrera, había pedido que los próximos aumentos salariales superaran el salto de los precios. “Gradualmente, que el salario vaya recuperando por encima de lo que es la inflación”, remarcó el dirigente sindical en declaraciones radiales.

Respecto del sistema de créditos UVA​, el mandatario aseguró que se “está trabajando en el tema y por eso se volvió a postergar el aumento por un mes”.

“Me hace acordar mucho a lo que pasó en salida de la convertibilidad, con gente que quedó enganchada en deuda en dólares. En aquel momento el tema llegó a la Corte Suprema, que planteó el principio del esfuerzo compartido. Es decir: pasó algo que ni el acreedor ni el deudor habían previsto. Entonces los dos tienen que hacer un esfuerzo. Con el tema de los UVA estamos trabajando bajo esa lógica, buscando que los mecanismos de incrementos sean sensatos”, explicó Fernández.

Y agregó: “Como no tenemos todavía la solución para el tema, decidimos prorrogar un mes más el congelamiento. Pero estén seguros de que el sistema tal como estaba funcionando no va a volver”.

Más definiciones

Acuerdo con supermercadistas: “Tenemos detectado un aumento de precios no justificado económicamente en los últimos meses. Como aumentaron los precios sin ton ni son, les pedimos que absorbieran ellos ese 21 por ciento. Gracias a Dios se pusieron de acuerdo y logramos esto: por ejemplo, que la leche tenga cero aumento. Los demás alimentos tendrán aumentos promedios de entre el 7 y 10 por ciento. Esta política hay que seguirla, porque en la Argentina se construye inflación por expectativas de un modo peligrosísimo. Como el Gobierno anterior dijo que si ganábamos nosotros era el caos, muchos empezaron a aumentar. Son aumentos que tienen muy poca razón de ser. ¿Por qué si el consumo cae los precios aumentan? ¿Porque aumentó el dólar? Si en los alimentos insumos en dólares prácticamente no existen. Los empresarios tienen una tendencia a construir inflación solamente por expectativas. Es la inflación psicológica”.

Precios cuidados: “Empieza hoy (jueves). Vamos a cuidar a fondo que eso no se rompa, porque parte del éxito que queremos es lo que Martín Guzmán llama ‘que se tranquilice’ la economía: salir de esta zozobra de no saber a dónde se van a ir los precios. Es imposible vivir así, más aún cuando no hay causas que lo justifiquen. Si la demanda cae, los precios tienen a bajar. Bueno, en la Argentina pasa lo contrario. Hay algo que está funcionando mal. Lo que más quiero es que los supermercados, los minimercados, los chinos y el almacén vendan y ganen mucho, pero para lograr eso necesitamos gente que pueda comprar alimentos”.

Pacto social: “Hicimos algo muy importante que mediáticamente pasó desapercibido. Fue inédito: es la primera vez que empresarios, trabajadores y el Estado se juntan para decirles a los acreedores que creemos que la fórmula para pagar no pasa por seguir ajustando la economía argentina, sino hacer que la Argentina crezca. Fue un mensaje muy contundente para el Fondo y los acreedores, que tomaron nota. Fue casi fundacional en una lógica de cómo encarar nuestras obligaciones. Sirvió de mucho”.

Mesa de Enlace: “No participaron (del pacto). Dijeron que iban a necesitar más tiempo para analizarlo institucionalmente. Confío en que lo analicen y se sumen. No quiero que queden excluidos porque ellos también tienen que ver con la suerte de la Argentina. Siempre tienen las puertas abiertas. También es justo decir que Coninagro y Federación Agraria, que son parte de la Mesa de Enlace, enviaron notas adhiriendo al encuentro. Creo que de su parte hay una suerte de prevención a partir de la experiencia de la 125. Sienten que el Gobierno quiere agredirlos, pero el Gobierno quiere sumarlos. El campo es muy importante para el crecimiento. También creo que, como todos los que exportan, tienen mayores posibilidades de ayudarnos a salir”.

Ajuste fiscal: “Si ajuste es poner orden en las cuentas públicas, entonces hay ajuste. Pero lo que hay que discutir quién paga este ajuste. Históricamente lo pagaron los que menos tienen, los que trabajaban. Mientras tanto, la minería, el petróleo y el campo no pagaban retenciones. ¿Ahora, quiénes están en mejor situación para pagar? Los que exportan. Los enojados son los que pagan más bienes personales. Los que tienen bienes en el exterior pagan doble, porque es una expresión de riqueza mayor. No es lo mismo tener un departamento en Caballito que en Miami. El de Miami, que posiblemente saque una renta, tienen que hacer un esfuerzo mayor. Soy un obsesivo de las cuentas públicas, algo que heredé de Néstor Kirchner. Todos los días pregunto si estamos mejorando en este tema. No esperen otra cosa de mí; pero tampoco esperen que esto lo paguen los sectores que están al borde de la pobreza”.

Economía: “Tenemos, por estadística, un arrastre de caída importante (previsto para este año). Pero estamos trabajando para que pare de caer. Estoy trabajando para recuperar los superávit gemelos. Sería una primera tranquilidad que el Estado no gaste lo que no tiene. Pero para llegar a eso hay que hacer lo que estoy haciendo porque sino es imposible. Tenemos que inducir a la gente a que consuma”.

Relación con el FMI: “El Fondo tiene mucha responsabilidad en lo que pasó. Ni siquiera les pido un mea culpa, sino que tengan en cuenta lo que pasó. Le prestaron plata a alguien que sabían que no iba a poder devolverla para que pudiera ganar una elección y ocultar el problema. Es casi una desvergüenza. No pueden pretender cobrar en los términos que habían planteado. Macri pidió 57 mil millones en un país en recesión, con actividad industrial para atrás, inflación galopante… la única explicación es que fueron cómplices de su gestión. Por eso insisto en que deben revisar lo que han hecho. Fueron consecuencias esperables. Sabían que estaban financiando una fuga, algo que está expresamente prohibido por su carta orgánica. Que se vayan silbando bajito y nos dejen hacer lo que tenemos que hacer. Ahora la relación está bien. Hay otra conducción y me da la impresión de que hay otra mirada. No quiero cargarles las tintas a ellos (las nuevas autoridades). Creo que estamos bien encaminados”.

Caso Nisman: “Sobre este tema he dicho toda mi vida lo mismo. Yo lo conocía a (Alberto) Nisman y hablé con él dos días antes de su muerte. Dije que, viendo su conducta, la de un hombre exultante por lo que estaba haciendo, me cuesta creer pueda terminar suicidándose. Me permito dudar por eso que he visto, pero también he dicho que en su caso hay que aplicar la regla de la novela policial inglesa: ¿quién se beneficia con el crimen? Ese será el asesino. Y acá la única perjudicada era Cristina, por eso también dije que no tenía ninguna duda (de su inocencia). También ocurrió que de 2017 en adelante no apareció ni una sola prueba que diga que a Nisman lo mataron, sólo una pericia absurda que no cumple con los más elementales de la criminología, hecha sobre un escenario montado”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí