El BCRA bajó otra vez la tasa, pero alienta plazos fijos UVA con interés positivo

0
465

Redujo el rendimiento de las Leliq al 50% anual; le puso un piso del 1% al interés adicional que deberán ofrecer los bancos

Por: Javier Blanco

El Banco Central (BCRA) dispuso ayer una nueva reducción de la tasa de referencia, que baja desde hoy del 52% al 50% nominal anual, pero a la vez resolvió que los bancos deberán pagar desde el próximo mes un interés de al menos 1% a quienes realicen plazos fijos indexados por la UVA.

- Publicidad -

Es un intento por dar opciones a los ahorristas para que esquiven la baja de tasas que lleva adelante para estimular una recuperación del crédito y la actividad, y al menos aseguren el valor de compra de sus ahorros en pesos.

Este tipo de colocaciones, que tienen plazos mínimos de 90 días, pasarán a se precancelables a partir de los 30 días aunque -en ese caso- no se ajustarán por el indexador, lo que deja a la vista que con esa flexibilización no busca estimular el cortoplacismo.

El cuarto recorte consecutivo de la tasa guía para la economía desde el recambio de autoridades supone una baja de 13 puntos en menos de un mes en la renta que paga a los bancos que le compran los títulos con que busca regular la oferta monetaria. Vale recordar que ese piso se había mantenido en el 63% hasta el 19 de diciembre.

La decisión la adoptó el directorio del BCRA en el marco de la “actual situación de normalización macroeconómica, la inminente extensión de los plazos de las Leliq y los avances del Acuerdo Económico y Social y en el Acuerdo de Precios Cuidados”, explicó en un comunicado.

En esa nota además defendió el giro expansivo que dio a la política monetaria tras explicar que los “agregados monetarios se ubican en mínimos históricos medidos en porcentaje del PIB” y considerar que las tasas de interés nominales y reales “aún se encuentran en niveles elevados”, lo que parece ser el anticipo de nuevas bajas.

Incluso insistió que espera que “la baja gradual de la tasa de interés contribuya a relajar las condiciones crediticias y estimular la actividad económica, tras recordar que las “tasas altas fueron inefectivas en generar una desinflación en el pasado reciente” y reiterar además que el proceso inflacionario actual “tiene un fuerte componente inercial”.

En la misma reunión, el directorio aprobó los nuevos plazos fijos UVA precancelables desde los 30 días, como había anticipado el martes LA NACION, para igualar al plazo fijo tradicional y tentar a los depositantes a que vayan a opciones más largas y mejor resguardadas.

“El objetivo es generar una alternativa atractiva de ahorro en moneda local, ajustable a la evolución de los precios, que asegure una tasa real positiva con opción de cancelación anticipada”, explicó el BCRA. “Es un paso en la dirección correcta brindar instrumento en pesos que asegure tasa real positiva. Para que haya crédito tiene que haber ahorro en pesos y para lograr esto tiene que haber tasa real positiva persistente en el tiempo”, valoró el economista Federico Furiase, del Estudio Eco/Go.

“Esto le pone piso a los plazos fijos. Si el rendimiento de uno tradicional fuera menor al 70% de la tasa de la Leliq, todos irían al plazo fijo UVA y precancelarían”, consideró su colega Ariel Setton.

Los bancos deberán ofrecerlos a partir del 1° de febrero y con una sobretasa mínima del 1% (hoy muchos de los privados no remuneran con interés extra a los indexados).

Sin embargo, la normativa también estableció que a los ahorristas que pidan ejecutar la cláusula de salida anticipada a los 30 días los bancos sólo estarán obligados a pagarles un interés equivalente al 70% de la tasa de la que cobran por sus inversiones en Leliq, lo que supone a hoy una tasa del 35%, considerando la tasa del 50% que el BCRA pagará por esos títulos.

Hoy el plazo fijo tradicional minorista ofrece una tasa promedio mensual del 3,1% frente a una inflación proyectada en el 3,8%, según el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM).

La Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) se actualiza siguiendo el Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER) que replica a su vez al índice de precios al consumidor con mínimo rezago.

La entidad que conduce Miguel Pesce se prepara para impulsar un alargamiento en el plazo de emisión de sus Letras de Liquidez (Leliq), que pasarían a ser colocadas de 7 a 14 días promedio desde la semana entrante, como paso previo a extenderse a 21 y hasta 28 días más adelante.

Al extender el plazo de las Leliq, y empalmando las licitaciones con los vencimientos, el BCRA irá espaciando las subastas que hoy se realizan a diario y pasarán a ser semanales. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí