Freno a la ley del conocimiento: a quién afecta y cuánto dinero hay en juego

0
555

El freno a la norma que incentiva la exportación de alto valor agregado y un ecosistema emprendedor es un golpe a la innovación. En el medio hay exportaciones por casi US$ 7.000 millones y miles de empleos.

Por: Silvia Naishtat

Aunque las empresas tecnológicas lo veían venir, el freno a la ley de conocimiento aprobada por unanimidad y una de las escasas políticas públicas activas para desarrollar un ecosistema de innovación es al menos contradictorio. Tanto Alberto Fernández como Cristina Kirchner han hecho de la promoción a la ciencia y la tecnología uno de sus lemas electorales. ¿Lo justifica la emergencia económica? ¿Cuál será el costo para un sector que exporta cerca de US$ 7.000 millones y que con un click puede trasladar sus centros de operaciones a otros países?

Argentina tiene varios Silicon Valley. En Bariloche funcionan centros de excelencia como el INVAP, el instituto Balseiro y el Centro Atómico Bariloche, con investigadores cuyos sueldos y proyectos son solventados por el Estado. En Cites, ubicada en la santafecina Sunchales, funciona una incubadora de empresas que están a la vanguardia de la medicina mundial. Cerca de allí en Rosario, Bioceres  ha desarrollado el gen resistente a la sequía que puede permitir una nueva revolución productiva en el agro.

De las llamadas unicornios, porque su valor de mercado supera los US$ 1.000 millones, Mercado Libre es la más famosa. El caso de esta plataforma líder en comercio electrónico se estudia desde hace doce años en la Universidad de Stanford. Despegar es una de las principales agencias de viaje del mundo, Globant suministra tecnología a empresas como Disney y Google, OLX es la mayor compañía de venta por internet en la India, Gran Data anticipa el comportamiento de los consumidores para las principales cadenas de Estados Unidos, Satellogic ya lanzó varios satélites al espacio que brindan imágenes con una resolución nunca antes alcanzada y que permitirán anticiparse a distintos sucesos climáticos.

Otros países como Israel, que el presidente visitará esta semana, sostuvieron a los innovadores con generosos incentivos. Así pudieron dejar de vivir de las exportaciones de flores y naranjas y pasar a exportar tecnología. En ese país en guerra, hubo una sólida alianza entre un Estado emprendedor, la Universidad y el sector privado, y los resultados están a la vista: la mitad de los 90.000 millones de dólares que exporta Israel es alta tecnología.

Shimon Perez decía que las personas que no tienen fantasías no hacen cosas fantásticas. La Argentina tiene un ecosistema emprendedor con hacedores que salieron del pensamiento convencional y que pueden ser una nueva locomotora. Lo están demostrando: ya son las flamantes multinacionales argentinas. Compiten con los mayores del mundo y tienen como denominador común haber mirado lo que pasaba en otros países.

En un siglo XXI en el que la tecnología está cambiando nuestra forma de vida y el avance de la robotización amenaza con matar los puestos de trabajo tradicionales, Mercado Libre es una oportunidad para miles de familias que pueden sobrevivir a través de su plataforma. Bancos como HSBC, JP Morgan atienden desde Buenos Aires los servicios globales. Accenture que emplea más de 10.000 personas abarca desde la administración de pozos petroleros a contabilidades de compañías globales desde su sede porteña.

No son los únicos que están llevando sus compañías a las nuevas fronteras tecnológicas. Hasta el cineasta Juan José Campanella desarrolló junto al creativo Gastón Gorali una productora de animación para el mercado global de la que surgió la exitosa Metegol en la trabajaron unas 400 personas de 15 países distintos, entre guionistas, ilustradores, animadores, técnicos, actores, músicos, ejecutivos, productores y asesores. El presidente de Accenture Sudamérica, Sergio Kaufman, supo decir que “no hay innovación sin el Estado”. Y esto es lo que está en duda ahora. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí