Por los aumentos, sube el consumo de pollo y cae el de carne

0
430
Por los aumentos, sube el consumo de pollo y cae el de carne

En promedio, cada habitante come 2 kilos más de pollo por año, pero 5,5 kilos menos de carne vacuna.

Por: Natalia Muscatelli

El menor consumo de carne vacuna, en gran medida por los persistentes aumentos de precios, hizo incrementar la producción y el consumo de pollo. En el último año, cada habitante comió dos kilos más de pollo, mientras que el consumo de carne roja cayó unos 5,5 kilos, en el mismo lapso.

- Publicidad -

¿Qué pasó con los precios? La carne de vaca aumentó por encima del 65% en la mayoría de los cortes entre diciembre de 2018 y el mismo mes del 2019. La carne picada subió 67,5%; el asado, 65%; la paleta, 58,3%; el cuadril, 67,1% y la nalga, 66,4%, cuando pasó a costar $ 276 el kilo.

En este contexto, motivado por el mayor consumo, el pollo también se apreció 59,4% en el mismo lapso, para costar $ 102,48 el kilo, según el INDEC. La menor suba fue experimentada por el pescado, al menos en su versión más barata: el filet de merluza se encareció 47% en un año para ubicarse en los $ 277 por kilo, según las cifras oficiales.

Respecto del 2018, la producción avícola medida en kilos tuvo un aumento del 9%, según el Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA).

“Esto significa una mejora tanto en el tamaño de los pollos como de las presas, de acuerdo con la demanda del consumidor argentino. Se calcula que el volumen crecerá 3,5% durante 2020”, consignó la entidad en un comunicado.

En cuanto a la cantidad de aves faenadas, CEPA informó un crecimiento del 6,5% con respecto al periodo anterior.

En el último año, el consumo interno de pollo se ubicó en 46,6 kilos por habitante al año y superó de esta manera en 2 kilos la marca de 2018. Se estima que la cifra superará los 47 kilos por habitante al año en 2020, según el CEPA.

En cambio, el consumo interno de carne vacuna cayó a los niveles más bajos de los últimos 10 años. En 2019 promedió los 51,2 kilos por habitante, es decir una caída del 9,5% o de cerca de 5,5 kilos, según datos de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados (CICCRA).

Otro dato fue contundente: en el primer trimestre del 2019, se registró el consumo más bajo de los últimos 50 años, al llegar a los 49,6 kilos per cápita, con una caída interanual del 13,5%.

La buena performance del pollo, por su parte, también llevó a un crecimiento de las exportaciones. En 2019, la cifra llegó a 271.500 toneladas, que representa un valor de US$ 435 millones y un incremento del 31% en relación con el 2018.

“En los últimos cinco meses se alcanzó la marca de 26.000 toneladas por mes, lo que significa que, de continuar con este ritmo, el piso anual proyectado para 2020 es de 300.000 toneladas”, según el CEPA. En este sentido, la entidad señaló que los países con mayor demanda a lo largo del 2019 fueron China, Arabia Saudita, Emiratos Árabes, Sudáfrica, Chile, Rusia y Cuba, entre otras 60 naciones. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí