Reparos de la oposición al proyecto del Gobierno para recortar jubilaciones

0
408
El Gobierno también da marcha atrás con la suspensión de la movilidad para docentes, científicos y judiciales

Por: Laura Serra

El debate sobre el proyecto del Gobierno que propone recortar las futuras jubilaciones de los jueces no arrancó aún en la Cámara de Diputados, pero todo indica que, a la postre, sufrirá modificaciones. La ecuación es simple: el oficialismo no tiene mayoría en ese cuerpo y la oposición, si bien está de acuerdo en aplicar correcciones al régimen jubilatorio especial que beneficia a los magistrados, advirtió que la iniciativa del Gobierno establece imposiciones demasiado duras.

La conducción del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio se reunirá hoy para discutir el asunto. Por de pronto, reclamará al oficialismo que no apure el debate de la iniciativa.

“Se trata de un proyecto que hay que estudiar bien. No se lo puede aprobar en una semana como sucedió con otras iniciativas del Poder Ejecutivo. Hay que dar el debate correspondiente en las comisiones”, enfatizó el jefe del interbloque opositor, Mario Negri.

El proyecto que envió el Gobierno establece que las futuras jubilaciones de los magistrados se calcularán sobre el 82%del promedio de las remuneraciones cobradas durante los últimos diez años. En la actualidad, ese porcentaje se aplica sobre el último salario percibido. El cambio implicaría un fuerte recorte en los futuros haberes previsionales, alrededor del 60% del sueldo de un juez en actividad.

Otro punto conflictivo es aquél que dispone que, a futuro, los aportes que deberán realizar los magistrados subirá al 18%. Además, la iniciativa establece un aumento progresivo de la edad jubilatoria. De acuerdo a la escala prevista, llegará a los 65 años en 2025.

Desde Juntos por el Cambio, el diputado Pablo Tonelli, miembro del Consejo de la Magistratura, sostuvo que el proyecto del oficialismo, así planteado, “termina con el carácter especial del régimen que hasta ahora tienen el Poder Judicial y el servicio exterior”.

“Al establecer que el futuro haber jubilatorio de los jueces será el promedio de las últimas 120 remuneraciones, lo equipara prácticamente con las jubilaciones del régimen general, con el agravante de que el proyecto impone aportes excesivamente altos -enfatizó Tonelli-. La iniciativa lleva los aportes al 18 por ciento; por el régimen general, los aportes son del 11%. Subir los aportes en siete puntos solo tiene sentido si los magistrados mantienen el 82% móvil de sus haberes en función del sueldo que cobran en la actualidad.”

En el bloque opositor coinciden en la necesidad de establecer correcciones a los regímenes jubilatorios especiales, pero consideran que el proyecto oficialista peca de excesivo.

“Estamos de acuerdo con subir la edad jubilatoria de los magistrados y podemos discutir que se aplique una suba en los aportes de dos o tres puntos, pero así planteado el proyecto no tiene sentido”, insistió Tonelli.

En buen romance, el principal bloque opositor no obstaculizará el debate, pero propondrá modificaciones al proyecto de ley. En una línea similar se ubicaría el bloque Consenso Federal.

“Da la impresión de que el Gobierno envió un texto muy duro al Congreso con el propósito de negociar después con los magistrados y con la oposición. Los jueces no están cerrados y, en la intimidad, sostienen que algo deberían ceder. La discusión va a estar planteada en la cantidad de años sobre los que se calculará el futuro haber y el porcentaje de aportes que deberán realizar al régimen jubilatorio. Tal vez se pueda llegar a un acuerdo si el oficialismo no se encapricha con el texto original”, vaticinó un encumbrado legislador de la fuerza que responde a Roberto Lavagna.

Por de pronto, el bloque del Frente de Todos, con 119 miembros, no tiene por ahora mayoría en el recinto para imponer la iniciativa a libro cerrado. Si Juntos por el Cambio, el principal bloque opositor con 116 miembros, y el interbloque Federal insisten en incorporar modificaciones al texto, el oficialismo no tendrá otra alternativa que negociar.

En la oposición observan que el proyecto del Gobierno podría provocar, como efecto secundario, el éxodo de varios magistrados en edad de jubilarse que buscarán acelerar el trámite para mantener sus beneficios.

“El Gobierno lograría generar vacantes que podría cubrir con jueces afines”, deslizó, suspicaz, un diputado de la oposición. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí