EE.UU. atenazó el embargo a Venezuela con sanciones al mayor grupo petrolero ruso

0
170
Putin recibió a Maduro en Moscú y reforzó la ayuda militar a Venezuela

Por: Rafael Mathus Ruiz

Estados Unidos atenazó el embargo petrolero a Venezuela al sancionar a una subsidiaria de la petrolera rusa Rosneft, a la cual el gobierno de Donald Trump acusó de ayudar al régimen de Nicolás de Madura a eludir las sanciones impuestas por Washington para privar al chavismo de los ingresos por la venta de crudo. El gobierno norteamericano también incluyó en la “lista negra” del Tesoro al presidente de la compañía, Didier Casamiro.

La última movida de Trump apuntó directamente al respaldo del Kremlin al régimen de Maduro. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia rechazó la “política destructiva de sanciones”, y acusó a Washington de alimentar tensiones internacionales.

“Ha sido sancionada la petrolera rusa Rosneft Trading S.A. por ser cómplice de la dictadura. ¡Esta noticia es una victoria!”, celebró en Twitter el presidente Encargado de Venezuela, Juan Guaidó, quien cuenta con el respaldo incólume de la Casa Blanca.

La subsidiaria, Rosneft Trading, negoció la venta y el transporte de petróleo crudo venezolano con el régimen de Maduro, indicó el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, al anunciar el nuevo paquete de sanciones a la empresa, y afirmar que Estados Unidos está decidido a “evitar el saqueo de los activos petroleros de Venezuela”. El secretario de Estado, Mike Pompeo, acusó a la compañía de avalar la “represión del pueblo venezolano” con su apoyo a Maduro.

“Como el principal agente de acuerdos globales para la venta y el transporte del petróleo crudo de Venezuela, Rosneft Trading ha apoyado al dictador Maduro, permitiendo su represión del pueblo venezolano”, indicó Pompeo en un comunicado.

“Maduro ha destruido las instituciones, la economía y la infraestructura de Venezuela, mientras se enriquece a sí mismo y a sus compinches, a través de su abuso del poder estatal y su acogida al apoyo maligno de Rusia, así como también de Cuba, Irán y China”, agregó.

El Kremlin, que ha acusado al gobierno de Trump de profundizar la crisis en Venezuela con sus sanciones, denunció un nuevo intento de Washington de “someter al mundo entero a su voluntad” y de desplegar una política destructiva.

“La política destructiva de sanciones de Estados Unidos está socavando cada vez más la libertad comercial mundial -que los estadounidenses aseguran defender- y alimenta las tensiones internacionales”, indicó la cancillería rusa en un comunicado.

El objetivo de las nuevas sanciones es asfixiar financieramente al régimen de Maduro, al clausurar una de las vías a través de las cuales la petrolera estatal, Pdvsa, eludía sanciones de Estados Unidos para exportar petróleo, principal fuente de ingresos de Venezuela. Elliot Abrams, enviado de Trump para Venezuela, adelantó que el gobierno norteamericano tiene más sanciones en carpeta para extender la campaña de máxima presión de Trump sobre el régimen chavista para forzar una transición democrática.

Más sanciones en carpeta

“Las sanciones son otro paso en la política de presionar al régimen de Maduro para que permita a Venezuela escapar de su terrible crisis a través de elecciones presidenciales libres y justas. Habrá más pasos y más presión en las próximas semanas y meses”, anticipó Abrams en una conferencia de prensa en el Departamento de Estado en Washington.

Rosneft Trading, indicó, controla un 70% del petróleo de Venezuela.

“Esperamos con ansias el día en que Venezuela sea libre y se levanten todas las sanciones. Hasta que llegue ese día, la presión continuará y aumentará constantemente”, adelantó.

Según el gobierno norteamericano, en enero, Rosneft Trading facilitó un cargamento de dos millones de barriles de petróleo crudo desde Venezuela hacia África Occidental en nombre de Pdvsa. Y en el otoño boreal de 2019, Pdvsa también planificó envíos de cargamentos de petróleo con Rosneft Trading que involucraron unos 55 millones de barriles de petróleo crudo extraídos de septiembre a diciembre del año anterior.

La movida del gobierno norteamericano congela los activos de Rosneft Trading y de Casimiro en Estados Unidos, o que estén bajo el control de alguna institución financiera del país. El Departamento del Tesoro otorgó un período de gracia de 90 días a otras compañías para suspender transacciones con la subsidiaria, a la vez que advirtió que cualquier empresa que salte las sanciones también podría ser incluida en la “lista negra”.

La campaña de máxima presión de Trump sobre el régimen de Maduro, junto con su respaldo inclaudicable al gobierno interno de Juan Guaidó, buscan provocar una fractura en el chavismo que abra la puerta para una transición democrática con elecciones “libres y justas”, en la jerga de Washington. Pero hasta el momento esa presión no ha dado los resultados esperados, y en los últimos meses el gobierno de Trump comenzó a retocar su discurso al considerar la posibilidad de una negociación con Maduro.

“Hay discusiones todo el tiempo, no por nosotros sino por venezolanos y otros, los noruegos, por ejemplo, con el régimen”, señaló Abrams. “Creo que el régimen está tratando de averiguar qué hacer”, agregó. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí