Sin acuerdo con los gremios, Axel Kicillof dispuso un aumento por decreto para los estatales de $ 4.000 en dos cuotas

0
431
Axel Kicillof ofreció un nuevo acuerdo a los bonistas y hoy buscará escapar del default

Cobrarán $ 3.000 en marzo y $ 1.000 en abril. El gobernador no pudo lograr un acuerdo con los gremios.

Por: Rodolfo Lara

Apremiado por la escasez de recursos, Axel Kicillof no pudo lograr un acuerdo con los gremios estatales por la recomposición salarial de 2019 y decidió tabicar la discusión, que llevaba varios días, con un decreto que establece pago escalonado de 4.000 pesos hasta abril a cuenta directamente de la paritaria 2020. El aumento es remunerativo.

La determinación prevé continuar la negociación.

La utilización del decreto surgió por el rechazo de los gremios a la propuesta original del Poder Ejecutivo. El aumento por esta vía corresponde al enunciado del gobierno nacional en la materia. De esta manera, la Provincia abonará 3.000 pesos en marzo y 1.000 pesos desde abril a cuenta de la paritaria 2020.

Mientras, este miércoles, jueves y viernes continuarán las reuniones de las mesas técnicas para avanzar en otros aspectos de la actividad educativa, entre ellos los de infraestructura edilicia. También integran esas discusiones la carrera administrativa, licencias y relaciones gremiales, entre otras.

Desde el gobierno bonaerense explicaron que se adoptó la vía del decreto “ante la necesidad de llevar un alivio inmediato al bolsillo de los trabajadores”. Insisten en mencionar que no representa el cierre de la discusión. Aunque de hecho resulta un recurso expeditivo para tornar “operativa” una situación que, en apariencia, parecía infructuosa por el rechazo gremial a la propuesta original. Así, antes de postergar la ejecución –en espera del acuerdo paritario- y pagar con retroactividad se liquidó el trámite de la recomposición con la firma del decreto.

Los gremios estatales moderan las formas de reclamo. No obstante los reclamos, reconocen que la gestión de Kicillof tiene “un problema de caja”. Dramática coincidencia con las posturas, algunas de ellas recurrentes, durante le tironeo salarial de María Eugenia Vidal y los estatales.

Buenos Aires atraviesa un proceso complejo de renegociación de deuda, atada a la estrategia del gobierno nacional relacionado con la restructuración de las acreencias. Hasta que ello no ocurra, con cierre favorable, relativo o nulo, Kicillof no podrá sancionar el Presupuesto 2020, todavía en el freezer parlamentario por los menos hasta abril.

La Ley Fiscal si pasó con éxito el tratamiento en la Legislatura porque el gobierno necesita plata fresca, pronta, a través del ajuste impositivo. Sólo para garantizar servicios esenciales y pagar sueldos. Las obras continúan subjecutadas desde el último tramo de la administración Cambiemos.

El dato, curioso, del arribo de solución parcial utilizando el decreto se verifica con la conformidad de los gremios estatales. Según la secretaria del sindicato del Ministerio de Obras Públicas, Adriana Pizarro, “al haber poca plata no se pueden cubrir todas las necesidades de los trabajadores para recuperar el inclumplimiento de Vidal de cerrar la paritaria 2019”. En declaraciones al portal Letra P, graficó: “Hay un problema de caja, el gobierno está sin presupuesto y está todo en el aire. Lo que vemos es que se nota la situación de tierra arrasada que dejó Vidal. El decreto fue un gesto del gobernador para permitir que la paritaria continúe en mejores condiciones”.

En este clima de buena vecindad se desarrollaron las conversaciones en el salón de la Biblioteca del ministerio de Economía entre el ministro del área, Pablo López (Hacienda), de Trabajo, Mara Ruiz Malec, y los representantes gremiales comprendidos en el régimen de la ley 10.430.

Por otra cuerda, Kicillof ya había informado que pagará recién el 12 de marzo el remanente del sueldo de diciembre adeudado a los maestros. En ese sector avanza un acuerdo también. No obstante el retraso de 40 días en el pago de ese aumento y la falta de oferta concreta en la actual paritaria, no existen planteos drásticos sobre inicio de clases. Los cursos en todos los niveles se iniciarían sin alteraciones.

El monto en cuestión es un retroactivo que debían cobrar los maestros este mes por los salarios de diciembre, con la aplicación de la “cláusula gatillo” del último trimestre de 2019.

Según los gremios, esa suma representa entre unos 4.000 pesos y 8.000 pesos para un maestro de grado, dependiendo la antigüedad, y hasta 12.000 en caso de un director. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí