Acuerdan un salario mínimo para los docentes de $23.000

1
611
El ministro de Educación asegura que podría convocar a la paritaria nacional docente a mediados de enero

La nueva suma rige desde marzo y llegará a $25.000 a partir de julio; se pagarán, además, cuatro montos fijos; los aumentos destraban la posibilidad de paros en el comienzo de clases

Por: Constanza Bengochea

Cuando faltan pocos días para el comienzo de las clases, los gremios docentes nacionales acordaron ayer con el Gobierno un aumento del salario mínimo docente, que permitirá destrabar los conflictos en la mayoría de las provincias.

El acuerdo lleva el sueldo mínimo de los maestros en todo el país a $23.000, en marzo, y a $25.000, a partir del 1 de julio. El piso salarial es actualmente de $20.250, por lo que la nueva suma representará en julio un incremento del 23,5 por ciento.

Como parte del acuerdo, el Estado nacional se hará cargo de una suma fija extraordinaria de $4840 -a cuenta del Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) y futuras recomposiciones provinciales-, que se pagará en cuatro cuotas de $1210 con los haberes de marzo, abril, mayo y junio.

Participaron de la reunión, celebrada en el Palacio Sarmiento, las conducciones de la Ctera, la Unión Docentes Argentinos (UDA), la Confederación Educadores Argentinos (CEA), el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) y la Asociación del Magisterio de la Enseñanza Técnica (AMET), que fueron recibidos por el ministro de Educación, Nicolás Trotta, y su par de Trabajo, Claudio Moroni.

El Gobierno garantizó, además, que continuará el programa de compensación salarial para las jurisdicciones que no alcancen el piso mínimo salarial fijado.

Trotta explicó a LA NACION que el esfuerzo que realiza el gobierno nacional representa un alivio para las provincias, pues de la suma extraordinaria se hace cargo “completamente” el Estado nacional. Y se mostró satisfecho con el resultado del encuentro.

Sergio Romero, titular de UDA, explicó a este diario que la “reunión fue tensa, pero hubo una propuesta y la vamos a poner en consideración” y explicó que la oferta representa un aumento del 13,5% en marzo, que llegará al 23,5% en julio.

Los sindicatos docentes aceptaron, así, ese nivel de incremento, a pesar de que en 2019 la inflación acumulada fue del 53,8 por ciento. Para este año se proyecta un índice superior al 35 por ciento.

El gremialista Romero descartó que se hubiera tratado la cuestión de la “cláusula gatillo”, aunque aseguró que harán “un seguimiento y revisión permanente”.

La postura mostrada este año es muy distinta a la del año pasado, cuando en la provincia de Buenos Aires los gremios docentes acordaron con la entonces gobernadora María Eugenia Vidal la cláusula gatillo de ajuste por inflación trimestral y, después, una recomposición del 15,6% por la pérdida adquisitiva registrada.

Romero criticó que las sumas extraordinarias ofrecidas no son remunerativas, lo que no favorece a los jubilados.

En declaraciones al diario cordobés La Voz, la secretaria general de AMET, Sara García, consideró “insuficiente” la propuesta salarial del gobierno nacional, por cuanto retrocede respecto de la última paritaria nacional celebrada con el exministro de Cambiemos Esteban Bullrich. También observó que las cuotas sean una suma fija y no remunerativa, ya que “importa reconocer el salario en negro”.

Sobre el inicio de las clases, previsto para el lunes, el ministro Trotta se mostró optimista y valoró el “compromiso” de los docentes. Anunció un nuevo encuentro para mañana, en el que se definirá si se homologa el acuerdo marco.

“Las clases comienzan, pero la continuidad depende de que el Gobierno fije como política de Estado la educación”, advirtió Romero.

Apoyo del Presidente

Luego del encuentro, el presidente Alberto Fernández recibió en la Casa Rosada a representantes de las organizaciones sindicales, junto a entidades docentes internacionales. Entre ellos se encontraba el diputado nacional Hugo Yasky, dirigente de la CTA y presidente de la Internacional de la Educación América Latina (IEAL),

Fernández felicitó a todas las partes por “el gran esfuerzo” realizado y, si bien remarcó que “no nos sobra nada”, dijo que el gobierno nacional quiso “volver a garantizar un equilibrio docente en todo el país”.

Durante la gestión de Mauricio Macri, el decreto 52/2018 suspendió el ámbito de la paritaria nacional docente para discutir el piso de los salarios de los maestros y dejó librado el monto a las negociaciones en cada jurisdicción. Se dispuso que el piso docente superara en un 20% el salario mínimo, vital y móvil vigente. (La Nación)

1 Comentario

  1. Triste, muy triste es ver la verdadera cara de los tremendamente combativos gremios y sus representantes mas visibles, explicar y justificar una mierda de aumento y encima con sumas en negro, hace exactamente un año el gurka baradel decía precisamente lo contrario, exigiendo igualar la inflación, pero claro hoy su mujer es funcionaria de este gobierno, entonces está bien que aprieten en los sueldos de los docentes, que se caguen en los jubilados, etc. etc. Las bases de estos gremialistas deberían abrir los ojos, los venderán por chauchas y palitos.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí