Coronavirus en Italia: “Como en una guerra, tenemos que decidir a quién salvar”, admite un médico

0
857
Coronavirus en Italia: “Como en una guerra, tenemos que decidir a quién salvar”, admite un médico

Un terapista que trabaja en la “zona roja” cuenta “la verdad” sobre lo que ocurre en los hospitales italianos.

Por: Julio Algañaraz

Un médico terapista (del área de cuidados intensivos) –conocidos en Italia como los “reanimadores”, reveló desde Lombardía que “como en una guerra tenemos que decidir a quién salvar” porque faltan camas de terapia intensiva.

Hasta ahora, vía la versión oficial, se creía que en la Lombardía contaminada por la epidemia, el sistema hacía milagros y lograba darles un lecho y un respirador a todos los enfermos por el coronavirus, que causa pulmonías letales. No es así, el reanimador Christian Salaroli, 48 años, en una entrevista confesó que todos los días tienen que elegir a quien salvar.

Dijo que ha decidido hablar al “Corriere della Sera” “porque la mayoría de los italianos no sabe lo que pasa en los hospitales”.  Este anestesista reanimador Salaroli es uno de los que luchan en primera línea, en el hospital Papa Juan XXIII de Bérgamo, cerca de Milán, una de las zonas más infestadas por la epidemia. Confesó que está abrumado, “no solo por el exceso de trabajo sino también por la carga emotiva, que es devastadora”.

“No estamos en condiciones de hacer milagros. Es la realidad”, dijo mientras explicaba la batalla de todos los días, suya y de los otros médicos y enfermeras.

“Estamos obligados a elegir, en dos días al máximo. La ventilación no invasiva es solo una fase de pasaje. No todos pueden ser entubados porque faltan camas en terapia intensiva para atender a los enfermos que llegan al nivel crítico”.

“No hay una regla escrita. Los médicos debemos establecer quién puede salvarse. Se evalúan con mucha atención los pacientes con graves patologías cardio respiratorias y las personas con problemas graves en las coronarias, porque toleran mal la crisis aguda y tienen pocas posibilidades de sobrevivir”, explicó Salaroli.

También la edad debe ser considerada antes de pronunciar de hecho una inevitable condena a muerte. “Si una persona entre 80 y 95 años tiene una grave insuficiencia respiratoria, no procedemos. Si tiene una insuficiencia multiorgánica en más de tres órganos vitales, significa que tiene una tasa de mortalidad del cien por ciento”.

“¿Qué hacemos? ¿Lo dejamos ir? Se que esta es una frase terrible, pero por desgracias es verdadera. No estamos en condiciones de intentar milagros”.

El doctor Salaroli cuenta que dentro de los Primeros Auxilios “hemos abierto un lugar con veinte lechos, que es usado para eventos de masa”. Es allí que comienza la elección de los destinados a morir para salvar a los que pueden sobrevivir. El reanimador tiene mujer y dos hijos. En su casa se vive un clima tenso porque el hospital Papa Juan XXIII de Bérgamo dista solo siete kilómetros de Alzano Lombardo, donde sigue expandiéndose un brote mortífero misterioso y persistente.

A todos los que internan en los veinte lechos del área de Primeros Auxilios destinados a los apestados con el Covid 19 y sufren insuficiencia respiratoria “los ponemos en ventilación no invasiva”. A la mañana siguiente pasa el reanimador para dar sus veredictos.

“Además de la edad y el cuadro general, el tercer elemento es la capacidad del paciente para resistir a una intervención de reanimación”, explicó Salaroli al “Corriere della Sera”.

El médico en la trinchera de primera línea contra la peste cree que la expansión del brote, que ha sido impresionante en los últimos días, con un aumento del 73% en Lombardía, que acumula 267 de los 366 muertos en toda Italia, “crea una situación muy complicada”. Los contaminados son 4.200 en la región más importante del país.

“Muchos colegas están sufriendo una presión emotiva excesiva. He visto llorar a enfermeros, hombres y mujeres, con treinta años de experiencia. Algunos tienen crisis de nervios, tiemblan de improviso. La gran mayoría de los italianos no sabe lo que está pasando en los hospitales y quiero que sepan lo que ocurre, que tomen conciencia de la gravedad de la situación. Todavía hay demasiada gente en la calle”.

El reanimador Salaroli tiene un solo consejo para darle a los sanos. “No salgan de casa, es la única manera de contener el contagio”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí