Lo advertimos el día sábado: bajaban trabajadores de Cerro Vanguardia sin control. Hoy se conoce que una mujer del yacimiento dio positivo

3
1278
Cerro Vanguardia - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

El lunes 23 pasado al mediodía publicamos una nota donde mostramos cómo los trabajadores que provenían de Cerro Vanguardia en el recambio de turno, bajaban en Río Gallegos de los ómnibus que los transportaban sin que les hicieran ningún tipo de control, ni en Guer Aike, ni cuando arribaban a la terminal de la capital, donde tomaban sus mochilas y se subían a un taxi o a un vehículo particular para irse a sus casas.

Hoy se conoce que debido a la transmisión virósica producida por un trabajador de Cerro Vanguardia que vino de Tailandia y se contactó con una topógrafa que también trabaja en el yacimiento, ambos y más precisamente la mujer que dio positivo, mantuvo contacto abierto con gente (amigos, familiares, compañeros) tanto en el yacimiento como en San Julián y Gregores, generando ahora una incertidumbre total, debido no solo a la irresponsabilidad individual de cada uno de ellos sino y particularmente de la empresa que vulneró todos y cada uno de los controles.

En las Represas trabajan normalmente y las mineras envían personal a su casa. En Río Gallegos a los de Cerro Vanguardia no les aplican ningún control sanitario

- Publicidad -

De acuerdo a la información a la que OPI tuvo acceso el señor F.M. trabajador de Cerro Vanguardia volvió de un viaje a Tailandia el 6 de marzo e ingresó al yacimiento donde mantuvo contacto con el personal, hasta que gente de la empresa denunció que había llegado del país asiático y “tosía fuerte”. El día 12 por decisión de las autoridades de la minera “lo bajaron” con destino al hospital de San Julián a fin de verificar el estado de salud.

F.M fue atendido en la ambulancia, no permitiéndosele bajar al nosocomio ni usar el sanitario. Allí el médico aconsejó aislarlo. Al otro día el trabajador fue transportado en auto particular a su casa en la ciudad de Río Gallegos, una vez aquí aislado, pero de acuerdo a información obtenida, hasta anoche no le habían realizado, aún, el hisopado. Se cree que recién anoche, luego de 18 días de su ingreso al país, le tomaron la muestra, no hay información oficial al respecto.

Ayer el Hospital de San Julián dio a conocer que se registró un caso positivo en una mujer de 39 años. De acuerdo a la información en nuestro poder, se trata de una topógrafa cuyas siglas son P.M. empleada en Cerro Vanguardia, quien al igual que muchos otros compañeros mantuvieron estrecha relación con F.M el tiempo que éste estuvo en el yacimiento, compartiendo espacios comunes, comida, oficina, vehículos e instalaciones dentro del yacimiento. La mujer se desplazó por San Julián y God Gregores manteniendo contacto con sus hijos y otras personas, hecho que negó al aire en una radio de al localidad, pero desde el yacimiento aseguran que “le bajaron línea de AOMA” para no ahondar en las responsabilidades que les cabe a quienes deberían haber tomado otro tipo de actitud más restrictiva y de control, con la mujer y el hombre que vino del país asiático.

Volviendo a nuestra nota del día lunes, donde mostramos cómo los trabajadores eran bajados de los micros sin las mínimas condiciones de seguridad y en nuestro informe de ayer donde se demostró que Minera Santa Cruz les hace llenar un certificado previamente firmado por una médica, para ingresar a las localidades sin proveer ningún tipo de controles, está claro que la responsabilidad de las empresas mineras y del estado provincial, están ausentes.

Denuncian que Minera Santa Cruz reparte formularios de control sanitario en blanco a quienes vuelven a sus hogares

Delegado al frente del reclamo

Javier Balcazar, delegado de la Agrupación 27 de Julio de AOMA en Cerro Vanguardia, habló con OPI atacando particularmente la actitud irresponsable de las autoridades del yacimiento y la permisividad de Javier Castro, titular del sindicato, a quien vinculó en calidad de cómplice con las empresas por la demora en tomar medidas con el personal de la empresa.

Blcazar aclaró que lidera como delegado de base desde hace 6 años la representación de una Agrupación provincial que se escindió de la conducción de Castro y claramente constituyen la oposición dentro del sindicato. Por ese motivo y en la parte final de un extenso comunicado, ésta agrupación expresa:

Responsabilizamos al Estado por negligencia y abandono de persona por no seguir el caso del compañero residente en la ciudad de Rio Gallegos, del cual resultó esta situación.

Responsabilizamos a la empresa por no cumplir con el protocolo de aislamiento preventivo, por subestimar al coronavirus y querer seguir funcionando con normalidad tratando de que los turnos tengan el recambio habitual, ya que también luego del decreto de cuarentena obligatoria que regia a partir de las hs 00 del día 20 se siguió trabajando hasta terminar el turno a las hs 7,00 con el único afán de producir lo más que se pueda sin importar los riesgos que significaban para las y los trabajadores.

Responsabilizamos a la comisión del sindicato que nos nuclea, AOMA, por dilatar la evacuación de las y los obreros de los yacimientos ya que sabían en horas de la mañana del 20 que se pondría en vigencia el decreto de cuarentena obligatoria y aun así no hicieron nada para detener el turno noche de ese jueves, pudiendolos bajar esa misma tarde, así de esta forma se hubiese evitado el encierro del Grupo C, lo que se hizo fue ganar tiempo para la llegada de la ampliación del mismo decreto donde se habilitaba la operación de guardias mínimas”.

Javier Balcazar le señaló a OPI que Javier Castro “hizo la vista gorda” no exigiendo la evacuación de los trabajadores cuando aún era posible y afirmó que Castro anunció con 12 horas de anticipación, que se instalaría la prohibición del Decreto presidencial, lo cual lo justificó aludiendo a las conexiones políticas y empresarias que tiene el dirigente de AOMA a la vez que lo vinculó a que posteriormente al Decreto, fue uno de los que hizo posible que se declare a la minera “servicio esencial”.

Castro al mediodía del jueves por una radio adelantó que esa noche a partir de las cero horas se iniciaba la cuarentena y por lo tanto la gente que estaba en el yacimiento se tenía que quedar”, remarcó el delegado indicando que CV utiliza unos 1.200 trabajadores de los cuales por turno hay unos 600 y actualmente hay solo 20 trabajadores para el mantenimiento básico en el yacimiento. (Agencia OPI Santa Cruz)

3 Comentarios

  1. No hay control porque LOS NEGOCIOS SUPERAN EL INTERÉS SOCIAL. Alvarez tiene camiones, el gordo valor de AOMA tiene negocios, Pablito y el chiqui facturan y las empresas les pasan los sobres a los intendentes

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí