Donald Trump extendió el aislamiento social hasta el 30 de abril

0
333
Donald Trump extendió el aislamiento social hasta el 30 de abril

Es el país que tiene más casos de coronavirus en el mundo y ya alcanzó los 150.000, con más de 2.400 muertos, según la Universidad Johns Hopkins. El presidente dijo que el pico de víctimas será en dos semanas.

Por: Paula Lugones

El presidente Donald Trump, que había manifestado su deseo de que a fin de Semana Santa se reabriera la economía de los Estados Unidos, no podrá festejar su Pascua de Resurrección como anhelaba. Este domingo anunció que, ante el avance del coronavirus, extiende hasta el 30 de abril la política de “distancia social” que había sido impuesta por el jefe de la Casa Blanca y que supuestamente finalizaba este martes por lo que la gente seguirá en sus casas y los negocios continuarán cerrados.

En su habitual conferencia de prensa sobre la pandemia, Trump anunció desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca que las recomendaciones federales a los estadounidenses de “distancia social” se extienden un mes más. Esta política recomienda a los estadounidenses quedarse en sus casas (sobre todo a los ancianos o vulnerables), trabajar desde el hogar en forma electrónica, cancelar clases, evitar reuniones y lugares públicos como restaurantes y bares, y no acercarse a otra persona a una distancia menor de 6 pies (1,8 metros).

Estas restricciones hoy están en vigencia en todo el país, aunque cada estado tiene particularidades propias. Pero en ningún lugar de Estados Unidos, al menos por ahora, hay una cuarentena como en España, Italia o Argentina. Si bien la mayoría se queda en sus casas, la gente puede salir a dar una vuelta por la calle, andar en bicicleta o hacer ejercicio manteniendo la “distancia social”.

La decisión de Trump va de la mano de una fuerte advertencia de los expertos en salud. De hecho, el principal epidemiólogo del gobierno de Estados Unidos, Anthony Fauci, advirtió este domingo que, según las proyecciones, el número de muertos por COVID-19 en el país podría alcanzar los 100.000 muertos, o incluso más, y que los contagiados pueden ser millones.

Estos pronósticos, aunque Fauci explicó que son los del peor escenario posible, se contradicen con las expectativas del presidente, que en un comienzo minimizó la situación y quería aliviar las restricciones impuestas a los estadounidenses de quedarse en sus casas y evitar la propagación del virus. Trump dijo la semana pasada que quería reabrir los negocios en el país para la Semana Santa y así celebrar una verdadera Pascua de la Resurrección, donde los negocios reabrieran y comenzara a reactivarse la maltrecha economía. Pero los sanitaristas advierten que, por ahora, ese plazo no es el indicado para levantar las medidas que causarán estragos en la economía, según calculan los expertos.

“Mirando lo que estamos viendo ahora, saben, diría que entre 100.000 y 200.000 (muertos), pero no quiero sujetarme a eso”, dijo Fauci, miembro del grupo de trabajo de la Casa Blanca frente al coronavirus y el director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, en una entrevista a la cadena de televisión CNN.

Aunque luego matizó al decir que “cuando los modelos entran en juego, ofrecen el peor escenario y el mejor. Generalmente, la realidad se queda en algún punto intermedio. Nunca he visto un modelo de enfermedades con el que haya tratado donde el peor escenario se haya dado. (Este) Siempre se pasa por encima”.

La cantidad de infectados en Estados Unidos, el país que tiene más casos de coronavirus en el mundo, ya alcanzó los 150.000, con más de 2.400 muertos, según la Universidad Johns Hopkins. Pero si bien hay reportes en todos los 50 estados, hay algunos focos que son más severos. Nueva York es el principal, con casi 60.000 casos, y luego siguen el vecino New Jersey, y después California y Michigan.

En Nueva York, los servicios sanitarios comenzaron a colapsar, faltan respiradores y elementos descartables. Las llamadas al 911, que solían recibir unos 4.000 pedidos de auxilio diarios, ahora tramitan unos 7.000, la mayoría de casos de coronavirus. Los paramédicos llegan a las casas y en buena parte de las emergencias no pueden hacer más que aconsejar a los enfermos que se queden allí, aunque estén graves, ya que los hospitales están sobrepasados, según reportó The New York Times.

El temor de las autoridades es que la gente está escapando de Nueva York y trasladándose a otros estados donde todavía no llegó el brote con fuerza y así se termine desperdigando la enfermedad fuertemente por todo el país. Por eso primero obligaron a los neoyorquinos a someterse a un estricto aislamiento de 14 días si se van. E incluso Trump dijo el sábado que podría implantar una cuarentena más severa para los habitantes de la Gran Manzana y de los vecinos en New Jersey y Connecticut, que por ahora tienen “recomendación” pero no obligación de quedarse en sus casas. Finalmente, esta medida no se concretó.

La extensión de las medidas restrictivas por un mes más es un trago amargo que Trump tuvo que tomar, en sintonía con lo que le recomendaban los especialistas como Fauci. El presidente ha planteado varias veces que no quiere que “el remedio sea peor que la enfermedad” y que finalmente el país colapse no por el coronavirus sino por la catástrofe económica que los expertos vaticinan. Calculan que el Producto Bruto Podría caer 15% y que el desempleo podría trepar a un 20 o 30%, algo inédito en un país que hasta hace un mes tenía pleno empleo.

En este contexto, no hay que olvidar que en noviembre el presidente busca su reelección y este es un panorama que jamás imaginó. Si bien su popularidad está mejor que nunca en su mandato, en torno al 49% según Gallup, y el 60% dice que está conduciendo bien la crisis del coronavirus, Trump necesita desesperadamente que la economía vuelva a ponerse en marcha. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí