jueves, enero 21, 2021
10 C
Río Gallegos

YCRT no produce carbón ni para las estufas de los barrios, recibe un presupuesto de 1.100 millones y Aníbal Fernández cobra 600 mil pesos por mes

En medio de la miseria creciente, las emergencias que nos mete las manos en los bolsillos, el aumento de impuestos, una inflación galopante, la depreciación increíble de la moneda, un dólar que trepa por encima de los 115 pesos, un default en ciernes y un horizonte económico increíblemente negro para la Argentina, el Estado nacional mantiene inerte el yacimiento de carbón de Río Turbio, manteniendo inactiva a la empresa YCRT, al punto que ni siquiera será capaz de proveer de carbón para el invierno, como anualmente hace la empresa, a las localidades donde hay barrios alejados que tienen como único combustible para calefaccionarse el carbón de Río Turbio que enciende sus estufas.

La intervención actual, a cargo de Aníbal Fernández confirmó públicamente que “por el momento no habrá carbón para las familias”, titula el diario Tiempo Sur haciendo mención a una nota al Coordinador de YCRT Lucas Garcerain.

Las excusas y las palabras vacías de contenido que profirió el funcionario nacional, es una pobreza total de espíritu y solidaridad con la gente de Santa Cruz que este año deberán afrontar el duro invierno patagónico sin carbón para las localidades de la cuenca, el interior y Río Gallegos, especialmente, ciudad cuyo cordón poblacional de menores recursos esperan con mucha ansiedad que el carbón llegue para acopiar el combustible suficiente a fin de batallar contra las gélidas jornadas de otoño e invierno.

Si esto hubiera pasado en el gobierno anterior, el escándalo habría ganado las páginas de los medios para oficiales y oficialistas, los gremios estarían poniéndose “al lado de la gente” y el Interventor (quien quiera que fuera) sería perseguido para que dé explicaciones, acosado por los discursos exaltados de Matías Mazú, la gobernadora y los intendentes K. Sin embargo, como esto pasa en el gobierno kirchnerista, nadie abre la boca

Desde la empresa no dan ninguna explicación o bien las más absurdas, incluyendo la osadía de mirar hacia el gobierno de Macri para justificar que desde diciembre (y mucho antes, porque los gremios tenían parado el yacimiento, cuestión que ocultan) no haya nadie que previendo la necesidad de la gente, ordenara que se cumpla al menos con la tarea mínima, de neto corte social y solidario con los que menos tienen.

“…teniendo en cuenta la llegada de las primeras heladas y la necesidad de contar con el carbón ya en el mes de marzo, actualmente no hay acopio del mineral ni en Punta Loyola ni Río Turbio, pero no solo eso, sino que la producción tardaría varias semanas, algo que en el día de ayer terminó de confirmar a nuestro medio el coordinador de YCRT, José Lucas Gaincerain”, redacta Tiempo Sur, algo que merece una reflexión la cual el diario no incluye. Si la producción y el acopio de mineral “tarda varias semanas”, la pregunta es ¿Por qué no se hizo antes entonces, teniendo en cuenta que el gobierno actual está en el poder desde el 10 de diciembre y si se pretenden excusar diciendo que en enero la empresa estaba “sin conducción”, Aníbal Fernández asumió el 3 de febrero de 2020. Es decir que desde ese día hasta hoy pasaron 11 semanas, la pregunta que le debían haber hecho al funcionario del yacimiento es ¿Por qué en esas 11 semanas no se pensó, planificó ni trabajó en virtud de esta necesidad que es prioritaria los primeros días de marzo de cada año?. 

Nadie se lo preguntó pero la respuesta habría sido cualquier cosa menos la verdad: a nadie le interesa trabajar, producir y poner en marcha el yacimiento porque se ha hecho cultural en gran parte del sector agremiado y en el jerárquico y conductivo de YCRT, no trabajar. Además de estar parado (deshabilitado) por hace más de 6 meses el sistema ferroviario que impide el traslado del mineral a Punta Loyola.

Es evidente que desde YCRT no han querido cumplir con esta función básica, al menos para devolver una mínima parte de los 1.100 millones de pesos que envió el gobierno nacional el último mes, sacado de los impuestos de todos nosotros en épocas de una crisis histórica, para pagar sueldos, beneficios, jubilaciones y gastos de mantenimiento de un yacimiento inerte, que ni siquiera puede sacar carbón para abastecer a los hogares de Santa Cruz que lo necesitan.

Nosotros desde el primer momento dijimos que con la mina sacando carbón vamos a solucionar un montón de temas”, expresa el diario que dijo Gaicerán, una verdad de Perogrullo que no resiste análisis. Es como decir que si a un auto le ponemos combustible, va a funcionar. Sería bueno que dijera algo que no sepamos; “Si nosotros no sacamos carbón el fin social no lo podemos cumplir, pero tampoco producir energía, ni vender el mineral. Dependemos de eso y por eso tenemos todos los esfuerzos puestos para poder sacar carbón”, dijo sin que al cronista se le ocurriera enfrentarlo con la realidad. La obviedad del planteo lo hace inimputable.

La teoría de Gaicerán es “exquisita”: el tipo sabe que si no sacan carbón el fin social no lo pueden cumplir, es para preguntarle, sabiendo eso, ¿Por qué en 11 semanas no se pusieron a producir para cumplir con la obligación de proveer mineral a la gente de menos recursos?

La sanata oficial no se detuvo ahí “hay algunos que colaboran y otros que ponen piedras en el camino, pero no nos van a parar, vamos a seguir avanzando con la intención clara de sacar carbón”, dijo sacándose el sayo de la responsabilidad, pero sin dar nombres ni indicar quien pone la piedra en el zapato, con lo cual es un argumento absolutamente falaz, de relleno y oportunista para sacar la pelota fuera de la cancha y no hablar de lo importante.

Dice Gaicerán “…no nos van a parar…”, no en realidad ya están parados; hace 4 meses están a cargo y nunca se echaron a andar y luego remata con la frase “van a seguir avanzando con la intención de sacar carbón…”; bueno, tiempo han tenido para pasar de la intención a la acción, de hecho al país en estos 4 meses le ha costado casi 4 mil millones de pesos el yacimiento detenido y sus empleados sin trabajar, contando los presupuestos, salarios del sector y los 600 mil pesos que mensualmente cobra el Interventor y sus colaboradores que no bajan de los 450 mil cada uno.

Sacando carbón, con la mina en marcha, le daremos respuesta a un montón de cosas. Lo más simple es el carbón para calefacción, pero hoy no lo podemos dar, por eso quiero agradecer que hay empleados y jefes que están trabajando y colaborando para ver cómo ponemos esto en marcha lo antes posible”, más de los mismo de parte del Coordinador General de YCRT. El sincericidio del funcionario lo hace caer en una contradicción: si lo más simple (según él) que es el carbón para calefaccionarse, no lo pueden sacar ¿Cómo le podemos creer las promesas de poner a producir una empresa, la cual ha perdido el norte y se ha transformado en un cuerpo inerte, improductivo y costoso para los argentino?. 

Garcerain en vez de hablar de los fundamental se ocupa de hacer un diagnóstico y resulta más exculpatorio que práctico. Lo que no dice el Coordinador es por qué en realidad YCRT no saca carbón ni cómo puede ser que un yacimiento el cual funcionó, exportó, mantuvo en funcionamiento la usina de 24 MW y produjo carbón social, aún en épocas de conflicto sindical y bajo presupuesto, hoy no puede ni siquiera abastecer a las familias de la provincia, cuando los mismos que antes protestaban y paraban la empresa por cualquier cosa, hoy están en el poder o son parte de ese poder y no abren la boca.

Hecho inédito

OPI realizó la búsqueda de datos para establecer si YCRT ha dejado de producir carbón en algún momento, con el fin de distribuir a las localidades en época invernal. Y solo se registran dos momentos: mientras estuvo como Interventor Aramini (2013 y 2014), en la gobernación de Daniel Peralta y ahora que está Aníbal Fernández. Todo el resto del tiempo, YCRT produjo carbón social.

Fuentes que trabajan dentro de YCRT le confiaron a esta Agencia que cuando las nuevas autoridades se hicieron cargo de la empresa, le preguntaron al Subgerente Carlos Valdés cuánto tiempo necesitaba para sacar carbón y éste le dijo que una semana, lo cual mereció la burla de varios de los nuevos funcionarios recién llegados de Buenos Aires y cuando llegó Aníbal Fernández por primera vez a Río Turbio, luego de escucharlo, le pidió disculpas.

La misma fuente que hace 12 años trabaja en el yacimiento señaló “el carbón se puede sacar siempre que funcionen los servicios esenciales y hoy, el ferrocarril que es un servicio de esa categoría, está parado desde hace 6 meses”. Más adelante agregó “desde que Cambiemos perdió las PASO acá no se mueve nada. Los gremios viven de paro. La empresa está parada y va a ser muy difícil que de acá a fin de año, si es que hay voluntad, YCRT vuelva a producir como lo hizo estos últimos años donde se pudo exportar, se alimentó la usina de 21 Mw y nunca se dejó de enviar carbón a las localidades del interior a bajo precio o distribuirlo sin cargo entre la población de menores recursos”, concluyó nuestra fuente.

Nada de esto dijo Gaicerán en al entrevista que le hizo el diario local. Tampoco nadie le preguntó respecto de lo que aquí señalamos. (Agencia OPI Santa Cruz)

Santa Cruz

Últimas notas

Más articulos