La caída de la actividad por el coronavirus en Argentina es más profunda de lo estimado y afecta también a sectores “inmunes”

0
452
Desde la CAME advierten que el 60% de las Pymes tienen dificultades para pagar el adelanto salarial

Es posible que muchas empresas deban cerrar por la falta de actividad. Pero las compañías exceptuadas de la cuarentena también sufren caídas en su facturación.

Por: Ismael Bermúdez

Los primeros datos oficiales de facturación de las empresas y de las distintas actividades marcan que, desde el inicio del aislamiento por el coronavirus​, la caída de la actividad y de las ventas es más profunda que las estimaciones más adversas. Y es de una gravedad tal que el Comité de Evaluación y Monitoreo del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción considera que es posible que muchas empresas no puedan continuar en actividad y deban cerrar con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

“La gravedad de la situación ha llevado a que múltiples sectores, que en un primer momento se consideraron como relativamente ‘inmunes’ ante la pandemia, estén siendo también afectados. En otros términos, lo que los primeros datos de facturación muestran es que el estar exceptuado de la cuarentena o el tener un elevado potencial de teletrabajo no garantizan que las firmas puedan operar con relativa normalidad. En efecto, muchas empresas de este tipo de ramas han experimentado caídas notorias en su facturación. Todo ello incrementa las probabilidades de que las firmas cierren y, con ello, que los trabajadores formales pierdan sus puestos de trabajo”.

El severo diagnóstico es del Comité, publicado en el Boletín Oficial, que detalla que muchas actividades exceptuadas de la cuarentena o con un alto porcentaje de teletrabajo “están sufriendo bajas nominales en la facturación. Entre ellas se pueden mencionar, por ejemplo, las ligadas a la construcción (incluso vinculada a la obra pública), a las llamadas profesiones liberales (como servicios notariales y jurídicos), a la informática (como el procesamiento de datos), a la comunicación (como lo ligado a la producción y operación de TV), a la seguridad y limpieza o al comercio de alimentos y bebidas (como kioscos)”.

El Informe del Comité señala que “hay algunas ramas en donde la facturación promedio se ha mantenido o incluso ha subido (como el comercio en supermercados o la producción de medicamentos), mientras que en otros ha habido un drástico desplome (como por ejemplo en hoteles y restaurantes o en servicios ligados al esparcimiento, ambos con caídas interanuales nominales mayores al 50%”. Si se toma en cuenta la inflación, la caída real de la facturación supera el 80%.

Dentro de cada actividad, la situación de las empresas es muy disímil. “Por ejemplo – dice el Informe– la facturación promedio de servicios jurídicos cayó 10,8% nominal interanual (entre el 12 de marzo y 12 de abril de 2019 y mismo período de 2020), pero el 25% de las firmas del sector de peor desempeño la caída de la facturación fue superior al 87,5%”.

No hay rubro que haya quedado al margen de esta grave situación. La venta minorista de pan y productos de panadería se redujo en términos nominales el 6.8%, pero en el 25% con peor desempeño la caída alcanzó al 50,9%. Si descontamos la inflación, la caída de las ventas sería del 80%.

La venta minorista de productos de almacén y dietéticas subió un 43.6%, por debajo de la inflación, pero una cuarta parte tuvo bajas en la facturación del 25.4%. La venta minorista de pinturas tuvo una caída del 48.8% en la facturación anual, pero en el 25% de las firmas la baja fue del 69.7%. La venta minorista de instrumental médico y odontológico retrocedió el 22.8%, pero las 25 firmas con peor desempeño tuvieron una caída del 73.2%. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí