El experto de Trump baja las expectativas de la Casa Blanca

0
291
EE.UU.: cómo son las tres fases de Trump para volver a la normalidad

Por: Rafael Mathus Ruiz

Durante más de tres horas, Anthony Fauci volvió a acaparar la atención de Estados Unidos al brindar un panorama empapado de realismo sobre la pandemia de coronavirus que ofreció un marcado contraste con la visión triunfalista del presidente Donald Trump. Fauci dijo que el virus no se irá, que el brote aún dista de estar bajo control, puso en duda que se logre una vacuna este año y reiteró que la reapertura del país -que cobra vértigo, alentada por Trump- puede provocar “sufrimiento y muerte”, y volver a hacer descarrilar la economía.

Ante la ansiedad de millones por retomar la vida, Fauci se mostró preocupado de que estados, regiones y ciudades del país apremiados por resucitar sus economías pasen por alto las recomendaciones de salud pública para guiar el retorno a la normalidad -algo que de hecho ya sucede- y eso termine por alimentar un rebrote.

“Si eso ocurre, existe un riesgo real de que desencadenes un brote que quizá no puedas controlar, algo que, de hecho, paradójicamente, te llevará para atrás, provocando no solo algo de sufrimiento y muerte que podrían evitarse, sino que puede incluso retrasarte en el camino para tratar de recuperar la economía”, afirmó el médico.

Fauci y otros tres funcionarios de la task force de la Casa Blanca contra la pandemia testificaron en una esperadísima audiencia virtual de un comité del Senado. Fauci brindó su testimonio y respondió preguntas de los senadores desde su casa, aislado, de manera preventiva y parcial, luego de que dos personas del gobierno de Trump fueron diagnosticadas con el nuevo coronavirus. Una de ellas es la secretaria de prensa del vicepresidente, Mike Pence, quien decidió “mantener distancia por unos días”, dijo la vocera, Kayleigh McEnany. Pence ha negado estar en cuarentena.

La audiencia volvió a ofrecer un fuerte contraste entre el discurso oficial que han brindado la Casa Blanca y Trump y la visión de los principales expertos médicos del gobierno. Las nítidas diferencias llegaron al punto de que Fauci y el resto de los funcionarios negaron tener una relación tensa con el mandatario ante una pregunta. “No hay una relación de confrontación con el presidente”, remarcó Fauci.

Estados Unidos superó ayer las 81.000 muertes confirmadas por Covid-19. Fauci reconoció que el número real de víctimas era “probablemente mayor”. Al igual que ocurrió en otros países, muchas personas murieron sin ser diagnosticadas.

Anteayer, Trump había brindado una nueva conferencia de prensa en los jardines de la Casa Blanca en la cual había ofrecido un tono triunfalista al hablar sobre los avances del país en los testeos a la gente para contener el avance del coronavirus. “Hemos enfrentado el momento y hemos prevalecido”, anunció el mandatario, una frase que la prensa comparó al discurso de George W. Bush en Irak bajo el cartel con el mensaje “misión cumplida”.

Celebridad

Cara visible del equipo oficial que trazó la estrategia oficial contra el “enemigo invisible”, Fauci cobró tal fama durante los últimos meses a raíz de la pandemia que Brad Pitt lo imitó para un segmento de Saturday Night Live . El médico ganó notoriedad por ofrecer una visión antagónica, por momentos, a la de Trump. Fauci había bajado bastante su perfil durante las últimas semanas, en las cuales el gobierno intentó reducir la exposición mediática.

Con todo, Trump nunca abandonó el papel de “porrista del país”, como él mismo se define. El presidente siguió tapando de elogios a la administración y la semana última volvió a sugerir incluso que el coronavirus podía llegar a desaparecer antes de que se desarrollara una vacuna.

“Saben, hay algunos virus y gripes que vinieron, y se pusieron a buscar una vacuna, nunca encontraron la vacuna, y desaparecieron”, relató el presidente, durante una reunión con legisladores republicanos donde predominaron los elogios. “Nunca aparecieron de nuevo. También mueren, como todo lo demás. También mueren”, insistió Trump.

Fauci desechó de plano esa idea ante una pregunta del senador Bernie Sanders, acerca de si el virus podía regresar durante el próximo otoño y el invierno, tal como ocurrió con la gripe española en 1918: “Cuando uno habla de ‘desaparecerá este virus’, y lo he dicho públicamente muchas veces, eso simplemente no va a suceder porque es un virus altamente transmisible”.

Fauci dijo que es “enteramente concebible” que haya una segunda ola, pero dijo a la vez que el gobierno federal podía llegara estar mejor preparado para contenerla con mayor efectividad.

El desarrollo de la vacuna ofreció otro contrapunto. Trump ha dicho que puede llegar a estar lista este año, pero Fauci volvió a enfriar esa expectativa, al indicar que era probable que una vacuna demorara entre uno y dos años y que era necesario desarrollar no una, sino varias, para poder vacunar a todo el mundo.

Elizabeth Warren, quien fue precandidata presidencial, quiso saber si, luego de dos meses de esfuerzos de mitigación por parte del gobierno federal, los estados y las ciudades del país, la epidemia estaba bajo control.

“¿Tenemos el coronavirus contenido?”, preguntó Warren.

“Si piensa que lo tenemos completamente bajo control, no -respondió el médico-. Vamos en la dirección correcta, pero la dirección correcta no significa de ninguna manera que tengamos control total del brote”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí