Las reservas netas del Banco Central bajaron a la mitad en 9 meses: apenas llegan a US$ 10.000 millones

1
615

Antes de las PASO de agosto pasado superaban los US$ 20.000 millones. La demanda de dólares y el pago de la deuda explican la caída.

Por: Annabella Quiroga

Las reservas brutas del Banco Central cayeron esta semana a US$ 42.981 millones, el nivel más bajo en los últimos tres años. Si bien el dato es inquietante, para los analistas económicos hay otra señal que genera aún mayor preocupación: las reservas netas con las que cuenta la entidad rondan los US$ 10.000 millones, la mitad del nivel que tenían antes de las PASO de agosto pasado. Es en este ítem donde se computan los dólares de los que efectivamente puede disponer el Central para abastecer al mercado y asistir al Tesoro.

Para llegar a ver cuáles son las reservas netas hay que descontarle a las reservas brutas varios componentes. En primer lugar los encajes bancarios que al 7 de mayo sumaban US$ 10.900 millones. Además, el préstamo “swap” acordado con China, que implica otros US$ 18.400 millones y los préstamos del Banco de Basilea, que alcanzan a US$ 3.200 millones. Así, para Fernando Marull, de la consultora FMyA, quedarían reservas netas por US$ 10.795 millones. Pero como esa cifra corresponde a los últimos datos publicados, que son de hace dos semanas, a su vez hay que restarle los dólares que el Central vendió en los últimos días para evitar que se escape la divisa en el mercado oficial, que alcanzan a US$ 350 millones, más otros US$ 500 millones de préstamos al Tesoro. “Esa cuenta da US$ 10.100 millones. Esas son las reservas líquidas”, dice.

Marull destaca que “es un número muy bajo para Argentina. La dinámica no es muy sostenible. El Central está vendiendo dólares para abastecer al mercado. Y va a tener que ajustar las perillas. Las opciones son endurecer más el cepo cambiario o permitir que el tipo de cambio se mueva más para que aumente la oferta y disminuya la demanda”.

Desde la consultora GMA Nery Persichini calcula que “las reservas netas están en aproximadamente US$ 10.000 millones”. Pero aclaran que algunos analistas “netean” de ese monto las reservas en oro. “Ahí estamos en la zona de US$ 7.000 millones”.

Para Persichini “es más preocupante la dinámica que el nivel. Antes de las PASO, las reservas netas eran de US$ 22.000 millones”. Y advierte que hacia adelante “hay que monitorear la efectividad del cepo. Desde el 10 de diciembre, el BCRA compró en términos netos al sector privado solo el 22% de los dólares que le había comprado en 2011 durante los primeros 100 días hábiles del cepo de Cristina Kirchner”.

“También llama la atención el deterioro de la competitividad”, señala Persichini. “Si miramos el tipo de cambio real multilateral estamos en niveles pre PASO. Pero con Brasil tenemos el peor nivel de competitividad en 4 años y medio. Así será complejo engrosar el superávit comercial, especialmente en tiempos de pandemia y caída de la actividad”.

Federico Furiase, director de EcoGo, está entre quienes apuntan al nivel de las reservas líquidas. “Están en zona de US$ 7.200 millones. El BCRA viene perdiendo reservas aún en un contexto de cepo y de alta estacionalidad de la cosecha por la incertidumbre con la deuda y la disparada de la brecha cambiara. Los inventos que genera hacen que el exportador demore la decisión de exportar mientras el importador tiene incentivos a tomar pesos a tasas negativas para llevarse lo que pueda al dólar oficial”.

Las reservas líquidas en US$ 7.200 millones “están en zona de riesgo. Estamos teniendo una fuerte expansión monetaria para financiar el agujero fiscal con los mercados de deuda cerrados y nuestros vecinos devaluando más rápido que nosotros”, señala Furiase.

¿Cómo se frena esta caída? “Para estabilizar el drenaje de reservas el gobierno debería cerrar una negociación exitosa de la deuda y mejorar las tasas de interés que reciben los ahorristas para ayudar a la demanda de activos en pesos. Recién en ese contexto de mejora en las expectativas y baja de la incertidumbre el Central tendría que aprovechar para bajar la brecha cambiaria, subiendo más rápido el dólar oficial, para mejorar el tipo de cambio real multilateral y así dar una señal de rentabilidad para que los exportadores liquiden dólares comerciales”, apunta Furiase. (Clarín)

1 Comentario

  1. El título es engañoso. En los 10.000 están contabilizando las reservas en oro.
    Las reservas líquidas son de 7.200 millones.
    Y no hay posibilidad de incrementarlas por la vía de prestamos aunque arreglen con los acreedores.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí