Cristina Kirchner convocó una sesión urgente para quitarle el manejo de las escuchas a la Corte Suprema

0
376
Cristina Kirchner Senado de la Nación - Foto: Prensa Senado

Además, buscan avalar los “superpoderes” de Cafiero, sancionar la ley de alquileres, pendiente desde el año pasado, y la ley de educación a distancia. La oposición en pie de guerra.

Por: Jazmín Bullorini

En un nuevo encuentro virtual, el oficialismo del Senado buscará dar un paso más en el plan de sacarle a la Corte Suprema el control de las escuchas telefónicas y enterrar la discusión sobre el decreto de los “superpoderes” del jefe de Gabinete. La vicepresidenta Cristina de Kirchner convocó a una sesión -el jueves a las 14- para tratar ambos decretos y sancionar dos leyes: la de educación a distancia y la ley de alquileres. La oposición, en pie de guerra, define su accionar.

El bloque del Frente de Todos formuló el pedido de sesión especial para sancionar el proyecto de educación a distancia -aprobado en la última sesión de Diputados- y la Ley de Alquileres, que había recibido media sanción de la Cámara baja en noviembre de 2019.

Si bien el oficialismo y la oposición habían acordado que en sesiones remotas solo tratarían los temas ligados a la urgencia por la pandemia, existe un amplio consenso sobre la ley de Alquileres, que este martes recibió dictamen en la comisión de Legislación General, y se cree que podría ser un alivio para los inquilinos en tiempo de crisis económica.

De todas maneras, durante el debate, el senador Ernesto Martínez (PRO), recordó que “socialmente, ya están cubiertos por los Decretos de Necesidad y Urgencia emitidos por el Poder Ejecutivo que evitan los desalojos” por falta de pago del alquiler.

Sin embargo, el punto de conflicto surge por el paquete de DNUs que el oficialismo incluyó para tratar en la sesión. Uno de ellos es el decreto que le otorgó mayores facultades al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para asignar partidas presupuestarias.

Desde la oposición denuncian que se trata de “superpoderes” y la semana pasada, los diputados de Juntos por el Cambio convocaron a una sesión especial estuvieron a cinco legisladores de conseguir quórum para derogarlo.

Por otra parte, el oficialismo incluyó también en el temario el decreto de 2015 con el Mauricio Macri transfirió el Departamento de Interceptación y Captación de las Comunicaciones (DICOM) de la órbita de la Procuración General -en ese entonces a cargo de la fiscal Alejandra Gils Carbó- a la Corte Suprema.

Ese DNU ya había sido tratado en la bicameral de Trámite Legislativo pero no avalado en el recinto. Con esa justificación, el oficialismo insistió en volver a tratarlo en la bicameral la semana pasada, y en soledad -porque la oposición abandonó la comisión virtual denunciando “una maniobra para manipular la Justicia”- usó su mayoría para rechazarlo.

Ahora lo llevarán a la votación en el recinto y el FdT tiene la mayoría suficiente para rechazarlo. Sin embargo, para derogar un DNU, se necesita el rechazo de ambas Cámaras.

La noticia generó revuelo en la oposición que define qué acción tomar. “El acuerdo y la resolución de las sesiones virtuales dispuso que sólo se tratarían temas ligados a la pandemia. Acá están metiendo DNU del gobierno de Macri de hace cuatro años, sobre temas ligados a la Justicia. No tiene nada que ver. El show ya lo hicieron en la bicameral”, advertían desde JxC. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí