El Banco Central regulará los créditos que otorgan empresas como Mercado Libre y Ualá

0
530
Mercado Pago presentó una función para enviar dinero y dividir gastos entre personas sin salir de casa

La entidad asegura que muchas fintech cobran “tasas abusivas” y preparan medidas para bajar los costos. Las empresas lo niegan.

Por: Damián Kantor

Tras difundir un lapidario informe en el cual se “detectaron inconsistencias” y tasas abusivas, el Banco Central prepara una nueva regulación para bajar el costo de los préstamos que otorgan las fintechs (tecnológicas financieras) como Mercado Libre, Ualá y Moni.  La idea es contrarrestar “las distorsiones” detectadas en un relevamiento a 46 empresas que brindan créditos a través de aplicaciones móviles o plataformas de Internet: “Más de la mitad percibe un Costo Financiero Total por arriba del 400%”, y “el 24% no publican ningún tipo de información sobre el costo de los préstamos”, son algunas de las conclusiones del estudio.

Desde su llegada al Central, Miguel Pesce modificó la línea del gobierno anterior y puso en la mira a la actividad. El foco está puesto en alrededor de 50 fintechs que ofrecen medios de pago y créditos, principalmente para el consumo, por medios tecnológicos. Allí coexisten nombres reconocidos, como Mercado Crédito (del grupo de Marcos Galperin) y Ualá (tarjetas prepagas), con otras creadas recientemente y con nombres muy llamativos, entre ellas Dinero ya mismo, MoscaYa, Te presto y Pedile al chino.

Sin abandonar el tono crítico, el informe aclara que “el BCRA sigue con atención el desarrollo de la actividad de las fintechs, ya que tienen el potencial de profundizar la inclusión financiera de la población” y reconoce que “a través de estas compañías es posible realizar pagos en comercios, pagos de servicios, transferencias de fondos y recargas de telefonía celular, entre otros, por medio de billeteras electrónicas, como así también acceder a prestamos de dinero en línea”. Eso no implica un vía libre.

Ayer también, la Cámara Argentina de Fintech (que agrupa a casi 200 compañías) presentó sus argumentos en un breve comunicado, En primer lugar, subrayaron que el término fintech es muy diverso y que “el sector de créditos representa un 25% del total de nuestros socios”. Hay otras vetas ligadas a los servicios financieros, como plataformas de inversiones, criptomonedas, financiamiento colectivo y ciberseguridad. De todos modos, sin negar el alto nivel de tasas de los créditos online, aclararon que “no es posible analizar el costo de las financiaciones sin identificar plazos de repago, tipos de clientes, modalidad de pago y segmentos de riesgos (determinado por comportamientos de pago anteriores), entre otros muchos factores”.

“El costo de los créditos a corto plazo son elevados en la Argentina y en todo el mundo. Porque son de alto riesgo y se otorgan sin demasiados requisitos”, remarcó un ejecutivo fintech de larga trayectoria. Por otro lado, añadió que eso ocurre con los bancos tradicionales “que cobran tasas de hasta 250% anual por girar en descubierto”, comparó.

Fuentes empresarias reconocen que existen diferencias dentro de la cámara. Sobre todo en el aspecto regulatorio. Algunos sostienen que las fintech (medios de pago y préstamos) no compiten con los bancos y que no les caben las mismas reglas. Otros postulan que se deben igualar las condiciones, para unos y otros. En el centro de los debates está Mercado Libre y sus brazos financieros: Mercado Pago y Mercado Crédito. “Me parece adecuado que el Central controle la actividad, siempre y cuando se reconozca la importancia del rol de las fintech para ofrecer servicios a personas no bancarizadas”, interpretó Joaquín Diz, Gerente de Riesgos de Ualá. Mercado Libre rechazó formular declaraciones.

Una nueva regulación ya no sorprende. En enero pasado, el BCRA mostró el nuevo rumbo de la política hacia las fintech y se tomaron las primeras medidas para los medios de pago electrónicos y los préstamos online. Ahora, las fintech están obligadas a depositar en un banco los saldos de sus clientes en una cuenta a la vista. Lo mismo con la plata de las billeteras digitales. El objetivo es que estas tecnológicas no puedan invertir esos fondos ni ofrecer créditos, lo que se llama intermediación financiera. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí