Cuentas públicas en rojo: sin la ayuda del Banco Central, el déficit del semestre es de 1,2 billones de pesos

1
250
Banco Central - Foto: Marcos Brindicci

El organismo monetario le giró más de 900.000 millones para financiar la disparada del gasto público derivado de la pandemia.

Por: Ismael Bermúdez

Por la suba de los gastos y la caída de los ingresos, debido a la crisis sanitaria y la cuarentena, la Administración Pública Nacional pasó de un superávit de $ 53.989 millones en el primer semestre de 2019 a un déficit primario de $911.124 millones en la primera mitad de 2020. Esto sin considerar las transferencias de las utilidades contables el Banco Central, que durante 2020 sumaron $ 940.000 millones, de acuerdo al Informe de Ejecución Presupuestaria de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC).

Con los intereses de la deuda ( $ 331.763 millones), el déficit total asciende a $ 1.242.887 millones

En tanto, si se consideran las transferencias del BCRA, el resultado primario pasa de un superávit de $ 131.234 millones a otro de $ 28.876 millones. Y si se suman los intereses de la deuda, el resultado financiero aumenta de un déficit de $ 237.110 millones a un rojo de $ 302.887 millones. .

Los principales movimientos del primer semestre son:

• Las utilidades contables recibidas del Banco Central lograron compensar la caída de la recaudación tributaria (-15,1%) y los recursos de la Seguridad Social ( -14,3%). Si se excluyen esas transferencias tanto en 2019 como en 2020, los ingresos netos tienen una contracción real del 19% interanual. Las utilidades del BCRA son un maquillaje contable: por el efecto de la devaluación, los dólares de las reservas representan más pesos.

• Entre los ingresos de capital se destacan $ 40.919 millones por la venta de activos provenientes del FGS (Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSES, versus $ 19.646 millones en el primer semestre de 2019.

• Los gastos primarios de la Administración Nacional se incrementaron un 22,3% interanual en términos reales que “se explican casi en su totalidad por las medidas fiscales adoptadas por el gobierno nacional en el marco de la emergencia sanitaria COVID-19 y el ASPO”. Mientras por “la caída interanual de los intereses de la deuda (-38,7%), la suba de los gastos totales tuvo una expansión más moderada del 10,9%”.

• A través de doce modificaciones, el presupuesto inicial del ejercicio aumentó en $845.413 millones y el 67,6% se destinó a reforzar las prestaciones sociales por la pandemia.

• Los programas ejecutados para enfrentar los gastos por la pandemia y cuarentena resultaron en un gasto de $449.739 millones, sin los cuales el gasto primario hubiera crecido 3,2% real en comparación con el primer semestre del año anterior.

• La caída de 71,8% en el gasto en vivienda y urbanismo se compensó, en parte, por el incremento de las erogaciones en Agua Potable y Alcantarillado, que subió 142,0% y en la Asistencia Financiera para la Construcción de Hospitales Modulares de Emergencia, en el marco del COVID-19 ($4.379 millones) .

• Los subsidios económicos ($ 217.763 millones) tuvieron un aumento real del 28,4% por el incremento de los subsidios energéticos (+ 37,9%) y los destinados al transporte (+5,5%).

• Los intereses de la deuda sumaron $ 331.763 millones, con una caída del 38,7% en términos reales, “explicada por la vigencia del DNU 346/2020 que pospone los intereses en moneda extranjera de los títulos bajo ley local y por el menor pago de intereses sobre la deuda en moneda nacional”. (Clarín)

1 Comentario

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí