Los rebrotes del coronavirus frenan en seco la recuperación del turismo en España

0
248
España levanta el estado de alarma y les da la bienvenida a los turistas

Es un sector clave para la economía del país. Los cierres de hoteles y fronteras por la cuarentena dejaron cientos de miles de personas sin empleo.

La incipiente remontada del turismo se ha frenado en seco a raíz de los rebrotes de coronavirus En España. Si a finales de junio, con la reapertura de fronteras y los contagios en fase de control, el sector vivió un repunte de reservas y ocupación, ahora la situación ha dado un vuelco. Y crece la incertidumbre en un sector clave para volver a poner en marcha la economía del país.

Las cancelaciones volvieron a dispararse estos últimos días y el ritmo de reservas cae a un ritmo acelerado, reconoció la ministra de Industria y Turismo, Reyes Maroto. Fuentes del sector confirman con preocupación esta tendencia, que tendrá y de hecho ya tiene un enorme impacto en la economía española.

La actividad turística estuvo totalmente paralizada durante toda la primavera pasada debido al estado de alarma, decretado el 14 de marzo por el gobierno de Pedro Sánchez, con el cierre de aeropuertos y puertos y fuertes restricciones interiores de movilidad durante más de tres meses para contener la propagación del virus.

Esto supuso pérdidas multimillonarias y que un millón de trabajadores se quedara sin empleo temporalmente. Antes de la crisis sanitaria, el turismo representaba el 12,3% del PBI nacional y el 12,7% del empleo (2,45 millones de trabajadores), según recordó la agencia EFE.

El deterioro de la situación sanitaria y las medidas, erráticas muchas veces, que han aplicado las administraciones han tenido un impacto directo en la industria de los viajes en el verano más complicado de su historia.

El último informe de la Agencia Catalana de Turisme, por ejemplo, no deja lugar a dudas sobre la repercusión. “La incertidumbre por los rebrotes comporta mucha prudencia en los clientes, que continúan indecisos a la hora de viajar”, dice rotundo el análisis.

El Gremio de Hoteles de Barcelona ya  avisó que, tras unas semanas de evolución positiva, han sufrido una oleada de cancelaciones coincidiendo con las nuevas restricciones en la ciudad para contener la pandemia. Las medidas aplicadas en Barcelona, donde permanece abierto el 25% de hoteles pero con una baja ocupación, han tenido un efecto contagio inmediato en la marcha de la campaña estival de toda Cataluña y del resto de España.

“Ha sido como una mancha de aceite; los rebrotes en diferentes ciudades y, sobre todo, en un referente turístico internacional como es Barcelona han supuesto un antes y un después en cancelaciones y reservas en todo el país”, explica Juan Molas, presidente de la Mesa del Turismo, que agrupa a medio centenar de empresas e instituciones del sector. “La situación es muy preocupante”, insiste.

Madrid y Barcelona son un “desierto”, señala Molas, y en las zonas de costa las ocupaciones rondan el 30%-35%, aunque hay una gran variabilidad en función del hotel y la ocupación es baja.

“Montaña rusa”

 “La incertidumbre es máxima, no podemos hacer previsiones; hace quince días había esperanzas de llegar al 50% de la actividad en agosto pero ahora parece imposible”, añade Juan Molas.

Jordi Martí, presidente de la asociación empresarial Taula Gironina de Turisme, apunta también este efecto contagio producido por las recientes restricciones en la capital catalana: “La recuperación ha ido lenta pero al alza hasta que, de repente, tras los rebrotes del Segrià y Barcelona, han aumentado las anulaciones para julio y agosto en la zona de Girona”.

En el extranjero, señala este empresario, no se distingue entre lo que ocurre en Barcelona y el resto del país y ha calado el mensaje de que viajar a España es peligroso. Tampoco han ayudado, continúa Martí, algunos globos sonda lanzados desde Francia sobre un eventual cierre de la frontera. El gobierno de Noruega analiza también pedir cuarentena a todas las personas que lleguen al país desde España y advirtió a sus ciudadanos del “riesgo” de viajar a ese país.

Cualquier noticia, pese a no confirmarse, tiene un impacto tremendo sobre la recuperación turística. Elizabet Keegan, gerente de Lloret-Turisme, comenta que han recibido un aluvión de llamadas de franceses preguntando alarmados por el hipotético cierre de la frontera. Según Keegan, la obligación de llevar barbijo en Cataluña ha afectado a la llegada de turistas británicos y, ahora, los contagios del Segrià y Barcelona han hecho crecer las cancelaciones también en este lugar de la Costa Brava pese a no sufrir ningún rebrote. “Lo que ocurre con el coronavirus, sea donde sea, afecta a todo el sector”, afirma.

Una realidad que confirman en la Alianza de Municipios Turísticos, de la que forma parte Lloret de Mar junto a otros destinos pioneros como Salou, Calvià, Benidorm o Torremolinos. Martí Serrate, presidente de la asociación de agencias de viaje Acave, confirma asimismo un incremento de cancelaciones recientes y augura que las agencias facturarán este año un 70% menos que en el 2019.

“La temporada está siendo una montaña rusa, la incertidumbre total y las últimas restricciones no han ayudado”, asegura Miquel Cotanegra, presidente de la Asociación de Campings de Catalunya, que suponen 300.000 plazas del sector turístico. La ocupación, explica, “es muy baja, del 35%, y mantenerse así es muy difícil”.

En grandes cadenas hoteleras como Melià el nivel de cancelaciones llega al 60%-70% de las reservas globales, confirman desde el grupo. Con todo, su nivel medio de reservas se sitúa en el 60% de ocupación en hoteles vacacionales, con un 90% de clientes españoles, confirmando que el sector depende este año del cliente doméstico y que el turista extranjero llega con cuenta gotas.

Así lo indican también los datos que el presidente de Aena, Maurici Lucena, ofreció hace unos días en un foro telemático organizado por el grupo Hotusa: el tráfico aéreo se ha recuperado ya a un 40%, pero el número de pasajeros en los aeropuertos españoles apenas está a un 20% del mismo mes del 2019. Los aviones vuelan, aunque medio vacíos. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí