Ruta del dinero K: el fiscal sostuvo que Lázaro Báez operaba con fondos ocultos de origen ilícito

1
478
Las camionetas en las que se trasladaba en matrimonio presidencial en el 2009, Lázaro Báez, Néstor y Cristina Kirchner almorzaban en Cruz Aike – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Abel Córdoba sostuvo que el dinero provenía de la obra pública. Cuestionó a los hijos de Báez por mover dinero durante la instrucción de la causa.

Por: Lucía Salinas

Después de que las querellas hayan pedido condenas en el juicio por la Ruta del Dinero K, este jueves el fiscal Abel Córdoba inició sus acusaciones y allí dijo que “la organización de Báez movía dinero oculto” y que el delito precedente eran las maniobras “tributarias como la obra pública”, donde se juzga a Cristina Kirchner.

En juego hay U$S 60 millones que se volcaron a operaciones de blanqueo y un embargo sobre toda la familia Báez por U$S 3.000 millones. La maniobra delictiva tuvo como pieza central a Austral Construcciones que recibía fondos del Estado a través de los contratos viales. Las querellas, la Unidad de Información Financiera (UIF), la AFIP y la Oficina Anticorrupción (OA) ya pidieron condenas para el empresario: nueve años, ocho y ochos años y medio, respectivamente.

Este jueves inició con su alegato el fiscal ante el Tribunal Abel Córdoba. En el primer tramo de su planteo se refirió en primer término al comportamiento de Lázaro Báez y sus dos hijos varones (Martín y Leandro) durante el desarrollo del juicio. “No sólo se analiza que han movido millones de dólares anteriormente, sino que lo han hecho durante el debate poniendo en riesgo su libertad como Leandro Báez y en el caso de Martín incluso perdiéndola”.

Se refirió así a los casi U$S 5 millones que movilizó en empresas y cuentas radicadas en Las Bahamas. “Hemos escuchado en este juicio que él podía decidir qué hacer con los millones de dólares escondidos en Las Bahamas”, entonces “no estamos sólo ante hechos pasados, ya que transcurrieron 10 años de una reconstrucción, sino que han consumado delitos en las propias narices del Tribunal mientras ha durado este juicio, hemos asistido en vivo y en directo a las maniobras investigadas”, indicó Córdoba.

El delito atribuido en esta causa fue considerado un “procesamiento conglobante” -ya que se resolvió en tres etapas-, y fue por “integrar una banda dedicada a lavar dinero entre 2010 y 2013 agravado por la habitualidad”. Se tuvo también, en cuenta el “atesoramiento de fondos en Suiza”, además de la exteriorización de dinero y su reingreso al país.

Frente a este panorama, el fiscal dijo que Lázaro Báez tuvo a cargo una “organización que operaba con fondos ocultos, eso está corroborado, resta saber si el origen de esos fondos eran ilícitos” y continuó al señalar que para la Fiscalía “analizando ambos ilícitos precedentes, tributario (la usina de facturas truchas investigadas en Bahía Blanca), como obra pública, no nos quedan dudas el origen ilícito de esos fondos”.

La Ruta del Dinero K quedó vinculada con la causa de la presunta defraudación al Estado por la asignación irregular de obra pública a Lázaro Báez durante el gobierno kirchnerista (51 contratos por $ 46.000 millones). En este expediente a cargo del TOF 2 se está juzgando a Cristina Kirchner y a Báez por asociación ilícita. Se consideró como delito precedente de las operaciones de lavado de dinero: sin ese manejo de fondos, el empresario K no podría haber ingresado a la organización de blanqueo dinero.

Al estudiar esta estructura, el representante del Ministerio Público Fiscal sostuvo que “los hechos están al descubierto”, se trata de las maniobras que se concretaron entre 2010 y 2013 con la utilización de más de 20 personas físicas y unas quince personas jurídicas, “una organización societaria y bancaria utilizada para tales fines, el lavado de dinero”.

Entonces se refirió al rol del dueño del Grupo Austral, a quien definición como “la cabeza, la cúspide de la organización donde hay un núcleo de agentes, voluntades para que el lavado se materialice y ese núcleo de voluntades, que fueron necesarias, tuvieron la provisión de fondos por parte de Lázaro Báez”.

Respecto a las persona procesadas junto a Báez, entre ellos Daniel Pérez Gadín, Jorge Chueco, Leonardo Fariña, ente otros, el fiscal Córdoba dijo que estamos ante “personas lúcidas, con manejos sofisticados en estas operaciones, y que eran parte de la ingeniería de lavado”.

La decisión del blanqueo sin embargo, “le cupo con responsabilidad a Lázaro pero tuvo la necesidad de la selección de estos agentes, esta ingeniería delictiva que encabezó Lázaro Báez, se compuso de sociedades, cuentas de paso, empresas, buscaron consumar el lavado y mantener oculta la identidad el verdadero beneficiario y romper la trazabilidad del origen de estos fondos”.

La Ruta del dinero K es uno de los expedientes de mayor envergadura en lo que a lavado de dinero respecta. La investigación cuenta con 191 cuerpos (38.200 hojas) y 270 incidentes, cada uno de estos llega a tener 50 cuerpos.

En el expediente se dio por corroborada la existencia de una estructura de “sociedades y cuentas bancarias en el exterior que permitieron el blanqueo de por lo menos unos sesenta millones de dólares”. La acusación que durante el juicio se leyó, formulada por el fiscal Guillermo Marijuan, sostiene que los acusados “lograron esa finalidad a través de la adquisición de bienes por un valor de más de dos mil setecientos treinta y cuatro millones de pesos, equivalentes a unos ciento ochenta y seis millones de dólares”. (Clarín)

1 Comentario

  1. Que manera de gastar papel y consumir horas de trabajo sin sentido en estos juicios, un costo que también pagamos los ciudadanos, mientras lázaro desde la comodidad de su hogar lo mira por TV y todavía tiene el tupé de pedir por la liberación de su hijo. País generoso Argentina

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí