El Congreso de Chile aprobó el retiro del 10% de los fondos de pensiones y Sebastián Piñera no la vetará

0
322
Cacerolazos en Chile en apoyo al retiro anticipado de fondos provisionales para enfrentar la pandemia

La iniciativa fue aprobada en tercer trámite por la Cámara de Diputados, finalizando su curso parlamentario y quedando lista para su eventual promulgación como ley por el presidente, quien dijo que la promulgará.

El Congreso de Chile aprobó este jueves de manera definitiva el proyecto de ley de reforma constitucional que permite a los ciudadanos retirar el 10% de sus fondos de pensiones para hacer frente a las complicaciones económicas que está causado la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2.

La iniciativa fue aprobada en tercer trámite por la Cámara de Diputados, finalizando su curso parlamentario y quedando lista para su eventual promulgación como ley por el presidente chileno, el conservador Sebastián Piñera, quien era contrario a esta reforma.

Piñera anunció que promulgará este viernes la ley que permite el retiro anticipado del 10% de los fondos de pensiones aprobada en el Congreso, desistiendo así de recurrir a un veto o a su revisión por el Tribunal Constitucional.

“La decisión del presidente de promulgar esta reforma constitucional obedece a su intención y voluntad -dada la difícil situación económica y social que viven muchas familias y compatriotas- de facilitar y agilizar el retiro de estos fondos de ahorros previsionales por parte de las personas habilitadas”, dijo un comunicado de la Presidencia chilena divulgado el jueves al final de la tarde y horas después de una aprobación en el Congreso histórica y contundente.

El proyecto, impulsado por la oposición, está generando una fuerte crisis en el oficialismo chileno, pues fue aprobado gracias al voto a favor de varios legisladores gubernamentales, mientras que desde las bancadas progresistas se califica como “histórico” porque entienden que puede suponer el inicio de un cambio profundo en el sistema de pensiones del país, basado en el ahorro individual obligatorio gestionado por empresas privadas.

En medio de un clima de creciente tensión política, el proyecto fue aprobado finalmente en Diputados, la última instancia legislativa, con 116 votos (23 más que los necesarios) a favor, 28 en contra y 5 abstenciones; y ahora puede ser promulgado por el presidente Piñera, aunque parlamentarios oficialistas ya le pidieron que haga su trabajo de “colegislador” y vete el proyecto.

Los pedidos desde los sectores más duros del oficialismo fueron explícitos. La presidenta de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI), Jacqueline van Rysselberghe, incluso ya dijo que llevaría el proyecto al Tribunal Constitucional.

Durante la mañana, el presidente chileno promulgó la Ley de Crianza Protegida, que estima una ampliación de licencia médica para los padres y permisos posnatales con subsidios para mantenerse en el hogar durante la pandemia.

Pero todos los ojos en Chile estaban puestos sobre la ley de retiro de fondos, considerada una derrota política para el Gobierno.

“No siento que uno experimenta una derrota cuando lucha con convicción por lo que cree es lo mejor para Chile y los chilenos”, declaró el jefe de Estado, luego que ambas cámaras del Congreso aprobaran la reforma que él rechaza, aún con votos del oficialismo.

Piñera aún puede llevar la ley a una instancia de Tribunal Constitucional e incluso podría vetarla durante los próximos 30 días, pero había sugerido que no lo haría.

“Vivimos en democracia. No siempre lo que uno cree es lo mejor para el país. Dejaremos que finalice el proceso legislativo”, aseguró.

“Tenemos una posición muy clara, con tres iniciativas en forma simultánea. Primero queremos proteger más a nuestra clase media; segundo, mejorar las pensiones, hacer una reforma estructural y de fondo al sistema; y tercero poner en marcha nuestro país, sociedad y economía, todo eso junto a la lucha contra el coronavirus”, continuó. “Nuestro gobierno está profundamente comprometido con la reforma de las pensiones”, concluyó.

El otro frente político sensible para el Gobierno es el plebiscito que podría abrir el camino a una nueva Constitución.

Piñera ratificó que se realizará el próximo 25 de octubre y explicó que trabaja en la posibilidad de desarrollarlo en dos días, en lugar de uno como se haría tradicionalmente.

“Esto nos permitirá tener más tiempo y menos aglomeraciones o probabilidad de contagios, para no comprometer la salud de nuestros compatriotas”, argumentó.

“Mientras no exista una vacuna, vamos a tener que aprender a vivir con el coronavirus”, agregó el mandatario, el mismo día que el país registró un total de 338.759 contagios y 8.838 fallecidos. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí