Retoman una prueba clave en los casos Los Sauces y Hotesur contra Cristina Kirchner

0
388
Lázaro se declaró inocente, presionado, mal detenido y repartió culpas para la justicia, el gobierno y el periodismo

Es un peritaje sobre todos los contratos de las empresas de la vice con Lázaro Báez. Cuando finalice podría arrancar el juicio.

Por: Lucía Salinas

Después de más de tres meses, los peritos de la Corte iniciaron el trabajo sobre una prueba clave: una pericia que solicitó Cristina Kirchner y su ex socio comercial, Lázaro Báez. Los especialistas deberán analizar todos los contratos celebrados entre Hotesur SA -la firma dueña del hotel Alto Calafate-, y Valle Mitre SRL -propiedad del empresario K utilizada para gerenciar los hoteles de la ex presidenta-. Esta tarea fue ordenada por el Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5) que debe juzgar a los Kirchner y a Báez, entre otros, por haber usados las empresas familiares (Hotesur y Los Sauces) para lavar cerca de $ 120 millones. Hasta que las pericias no concluyan, no iniciará el debate oral.

Las tareas periciales comenzaron hace unos veinte días, confirmaron fuentes judiciales a Clarín, donde se analiza la “intermediación y administración” que habrían permitido las operaciones de blanqueo. El entrecruzamiento de la documentación, incluye a Hotesur, Valle Mitre (gerenciadora de los hoteles), como otras firmas del Grupo Austral que Báez utilizó para alquilar habitaciones: fueron siete firmas que garantizaron en dicho concepto, $ 14 millones a los Kirchner.

El estudio pericial es interdisciplinario y “ampliatorio de los informes periciales” que ya se hicieron durante la instrucción. Se comenzó a analizar en una trabajo comparativo los contratos suscriptos entre la empresa de Báez y los hoteles de los Kirchner, “estableciendo si los cánones locativos pactados por el alquiler de estos últimos establecimientos pueden ser calificados como excesivos, según las variables de mercado”.

El trabajo ordenado por el TOF 5 demandará no menos de seis meses. Para agilizar el trabajo, el Tribunal procedió a la digitalización de toda la documentación requerida por los peritos.

Este juicio se realizará junto con el caso Los Sauces, donde también se pidió una pericia sobre los contratos entre Báez y la ex presidenta (Báez y Cristóbal López representaron el 86% de la facturación de la inmobiliaria). Para la justicia, entre 2009 y 2015 se habrían manejado más de 30 millones de pesos de forma irregular. Esta pericia no concluyó aún.

Hotel Los Sauces en El Calafate – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

El negocio hotelero fue un “apalancamiento del patrimonio de los Kirchner”, dijo en su confesión como arrepentido, Víctor Manzanares ex contador de la familia. Los cuatro hoteles que adquirió el ex matrimonio presidencial mientras estaban al frente de la Casa Rosada, fueron objeto de investigación en relación a los contratos celebrados con Lázaro Báez, quien a su vez -según la justicia- se erigía como el “principal contratista de obra pública de Santa Cruz”.

Ese circuito por el que se habrían llegado a lavar al menos 80 millones de pesos, sostiene el procesamiento en contra de la vicepresidenta, sus hijos Máximo y Florencia Kirchner, Báez y otros imputados, es el que se elevó a juicio oral. Todo se realizó a través del negocio hotelero. Se acusa a la ex presidenta y a sus hijos de ser parte de un “proceso de reciclaje que, con los fondos ilícitos de la obra pública y a través de la firma Valle Mitre de Báez, se desarrolló entre 2008 y 2013”.

Sólo en el caso Hotesur, se habla de un blanqueo de $ 80 millones: contratos simulados, habitaciones que nunca se utilizaron, una actividad comercial que no era tal, sino “una pantalla”, fueron expresiones de la fiscalía al formular la acusación que los envió a juicio oral.

Durante varios meses, las causas Hotesur y Los Sauces no tuvieron ningún movimiento. Sin la OA como querellante ya que Felix Crous decidió renunciar a ser acusador como organismo en el caso, tras el pedido del fiscal Diego Velasco se habilitó la feria judicial extraordinaria que regía por el Covid19 para que avance en estos expedientes.

Los contratos bajo sospecha

En el caso de Hotesur, las operaciones comerciales que se van a peritar fueron analizadas durante la instrucción, junto a diversos arreglos inmobiliarios. Por ejemplo, la Justicia señaló que para que la familia Kirchner adquiera los hoteles entre 2005 y 2009, hubo más de 15 compra-ventas de terrenos y propiedades entre Báez y los ex presidentes. Esta liquidez les permitió -con la participación de Máximo Kirchner-, comprar el hotel Las Dunas por 700.000 dólares y el Alto Calafate por 4.900.000 dólares.

Como paso siguiente, se creó la firma Valle Mitre, de Báez, con el fin de administrar los hoteles, “para recibir ese dinero y aplicarlo al negocio de la hotelería, y permitir así que la ganancia ilícita se distancie de su verdadero origen”.

Como esta firma no tenía capacidad económica para pagar el alquiler de Hotesur, le inyectaba dinero Austral Construcciones -principal contratista de la obra pública vial-. La empresa que administró los hoteles de los Kirchner registró ingresos por pagos de la constructora entre 2007 y 2015 por casi 71 millones de pesos.

Todo concluyó con el ingreso de fondos al patrimonio K. Entre 2009 y julio de 2013, Báez pagó a los Kirchner 27.592.110 pesos por alquileres a Hotesur SA. La cifra es importante, pero más la proporción que guarda en el total de los ingresos de la empresa familiar. El 54% de los ingresos de Alto Calafate provinieron del Grupo Austral. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí