El Gobierno prepara una batería de medidas para la clase media y Sergio Massa gana protagonismo

2
1295
Martín Guzmán les respondió a los bonistas: "No se puede ofrecer más"

Destacan los incentivos económicos para vacaciones, planes para la compra de autos y electrodomésticos y la intensificación de las cuotas del Ahora 12 y Ahora 18.

Por: Guido Carelli Lynch

El presidente Alberto Fernández prepara una batería de medidas para un segmento que suele serle esquivo al peronismo: la clase media.

En los despachos más importantes de la Casa Rosada destacan que buena parte de las medidas del programa de recuperación de las 60 iniciativas que ultima el Ejecutivo están destinadas a ese sector social y a facilitar los “consumos aspiracionales” de ese universo.

Destacan los incentivos económicos para irse de vacaciones, los planes focalizados para la compra de autos y electrodomésticos; la intensificación de las cuotas del Ahora 12 y Ahora 18 y la intervención del Banco Central en el cobro de los saldos de las deudas en tarjetas de crédito. “Son todas políticas de consumo para reactivar el mercado interno”, explican en el primer piso de Balcarce 50.

La batería de medidas del Gobierno avanza en momentos en los que se registran numerosas movilizaciones en los centros urbanos del país, motorizadas por sectores medios, que el oficialismo asocia a partidarios de Juntos por el Cambio. La desilusión de una franja de los sectores medios resultó fundamental para la derrota de Mauricio Macri en 2019.

No solo es cuestión de planes, sino también de nombres. Para comunicar un nuevo mensaje para un nuevo destinatario cobra protagonismo Sergio Massa.

El presidente de la Cámara de Diputados mantuvo desde su alejamiento del kirchnerismo en 2013 un discurso dirigido a ese segmento, que profundizó durante la administración de Macri. “La clase media es la que más está sufriendo decisiones equivocadas”, sostenía en 2017. En 2018, en la campaña de 2019 y en 2020 nunca abandonó ese mensaje, dirigido también al sector Pyme.

“Estamos frente a la oportunidad de que se transformen, de una vez por todas, en el motor de desarrollo asociado con el Estado, que nos permita ponernos de pie a partir del trabajo conjunto entre estado y sector privado, el capital nacional. Somos guardianes defensores de la clase media argentina”, sostenía en abril.

El líder del Frente Renovador no solo se sienta la mesa chica de las decisiones con el Presidente todos los martes; también ganó protagonismo en los anuncios del Ejecutivo.

La semana pasada participó de la puesta en marcha de un plan de construcción de túneles y obras ferroviarias en San Fernando, Escobar y Malvinas Argentinas.

Ese día, la presencia de Massa se explicó por múltiples razones. Los alcaldes de la primera sección le responden; ese es el principal bastión del ex intendente de Tigre. El ministro de Transporte, Mario Meoni, presente en el acto, y ejecutor de las obras también es de su riñón. “Las mejoras del transporte público también son eje del programa, que beneficia a sectores medios y a trabajadores populares”, acotan los laderos del diputado.

Tras el acuerdo con los bonistas privados, Massa levantó su perfil. Empuja proyectos de simplificación tributaria para pymes y beneficios para turismo y gastronomía. “Todo es para la clase media”, señalan algunos de sus laderos.

Los detractores de Massa en la oposición sostienen que necesita correrse de Diputados mientras está en duda la continuidad de las sesiones en el recinto. 

La tercera pata del Frente de Todos también se compenetró con los reclamos por la inseguridad, una preocupación transversal en toda la sociedad y otro de los ejes que dominaron cada una de sus campañas políticas. El Presidente pondrá en funcionamiento la semana que viene un nuevo plan en esa dirección, tal como adelantó Clarín. Antes, había salido al auxilio de las frases desafortunadas de la ministra Sabina Frederic.

Mientras avanza la negociación con el FMI, el Gobierno retoma el discurso de principios de la gestión, antes de la pandemia, cuando apuntaba a reactivar el consumo interno que tendría como beneficiarios a las pymes. “Ese discurso de que la clase media se enoja, yo no entiendo mucho por qué. La clase media cuando vea cómo se reactiva la economía porque los sectores más bajos empiezan a consumir, va a ser la gran beneficiada; por lo tanto ese argumento mucho no lo entiendo”, decía el Presidente en enero.

Ahora, los funcionarios de máxima confianza del Presidente insisten con la misma receta, a pesar del deterioro. “Nuestro gobierno logró reestructurar la deuda con una quita multimillonaria que alivia y despeja el horizonte; estamos gestionando en la peor crisis sanitaria montada sobre la crisis que dejó el macrismo. En ese contexto también se logró en alianza con el sector privado la vacuna para todos los argentinos. Queremos ser el gobierno de la recuperación económica y para eso se tiene que alentar el mercado interno para la reactivación laboral”, insisten con optimismo. (Clarín)

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí