Impuestos impagos de Trump: ¿hasta dónde pueden dañar su imagen entre los votantes?

0
619
Trump sube la apuesta y sanciona al líder supremo de Irán

Para un presidente que a veces parece de teflón, el escándalo de su realidad fiscal sí podría complicarlo. Mirá por qué.

Las revelaciones de que el presidente estadounidense Donald Trump pagó apenas 750 dólares en impuestos federales el año que se presentó a las elecciones _y que en muchos otros no pagó nada_ amenazan con socavar un pilar de su atractivo entre los trabajadores poco calificados y abrir una vía de ataque para su rival demócrata, Joe Biden, la víspera de su primer debate de la campaña presidencial.

Trump lleva décadas construyéndose una imagen de empresario de gran éxito, e incluso escogió “magnate” como su nombre clave para el Servicio Secreto. Pero The New York Times reveló el domingo que en 2016 pagó apenas 750 dólares en impuestos federales sobre los ingresos en 2016, el año que ganó las elecciones, y en 2017, su primer año en el cargo.

En 10 de los 15 años previos no pagó nada en impuestos, principalmente porque reportó haber perdido más dinero del que había ganado, según el Times, que tuvo acceso a datos de declaraciones fiscales de varios años, una información que el presidente trató de mantener privada en una larga batalla legal.

El reporte se publicó en un momento especialmente precario para Trump. La campaña republicana está teniendo problemas para hacer frente a las críticas a la gestión de la pandemia por parte del presidente. Además, la publicación ofrece a Biden una línea fácil para atacarlo en el debate del martes. Y dado que el voto por correo ya está abierto en algunos estados y queda apenas un mes para los comicios, Trump podría quedarse sin tiempo para darle la vuelta a su campaña.

Por supuesto, Trump ha afrontado -y sobrevivido- a revelaciones devastadoras que habrían hundido a cualquier otro político. La más llamativa fue la publicación de una cinta de “Access Hollywood” en octubre de 2016, en la que se oía a Trump presumir sobre besar y manosear a mujeres sin su consentimiento. El video se publicó apenas dos días antes de que Trump se enfrentara a la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton, en su segundo debate, y en el momento se consideró como una sentencia de muerte para su campaña.

En este punto de la campaña, cuando ya se está votando en muchos estados y quedan muchos votantes indecisos, no está claro que cualquier nuevo descubrimiento sobre Trump vaya a marcar una diferencia. El apoyo al mandatario se ha mantenido bastante estable en los últimos años, según los sondeos realizados durante su presidencia.

Pero

Sin embargo, los reportes fiscales golpean el corazón del atractivo de Trump, especialmente entre votantes de clase trabajadora en estados como Pensilvania, Wisconsin y Michigan, que lo impulsaron a la presidencia en 2016. Unos dos tercios de los votantes blancos sin titulo universitario apoyaron a Trump, según un análisis del Pew Research Center, frente a apenas 2 de cada 10 personas no blancas sin diploma.

De hecho, una encuesta de Gallup en febrero de 2016 mostró que los republicanos que querían que Trump obtuviera la candidatura del partido mencionaron su experiencia como empresario como el segundo motivo más importante para apoyarlo, solo por detrás de su condición de persona ajena a la carrera política.

Incluso hoy, cuando se pregunta a sus votantes por los motivos de su apoyo, suelen señalar a su éxito en los negocios como prueba de su perspicacia. Y suelen repetir el argumento del mandatario de que renunció a unas condiciones muy buenas para servir como presidente, poniendo ese sacrificio como prueba de que se presentó al cargo no por interés propio, sino porque le importa mejorar las vidas de personas como sus votantes.

Pero la imagen de un hombre que vuela en aviones privados de una propiedad de lujo a otra y que paga menos impuestos que millones de estadounidenses con estilos de vida mucho más modestos podría provocar un rechazo similar al que enfrentó en 2012 el candidato republicano Mitt Romney cuando se lo grabó en un acto privado de recaudación de fondos diciendo que el 47% de estadounidenses que no paga impuestos sobre sus ingresos “depende del gobierno” y nunca lo votaría.

“Mi trabajo no es preocuparme de esa gente. Nunca los voy a convencer de que deben asumir una responsabilidad personal y ocuparse de sus vidas”, dijo Romney.

En torno a la mitad de los estadounidenses no pagan impuestos a las ganancias, aunque el pago medio en 2017 fue de casi 12.200 dólares, según el Servicio Interno de Impuestos del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (IRS por sus siglas en inglés).

Los demócratas se apresuraron a aprovechar la noticia. El sitio de ventas online de la campaña de Biden ya ofrecía calcomanías con el mensaje: “Yo pagué más impuestos que Donald Trump” .

El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, tuiteó un emoji pidiendo a sus seguidores que alzaran la mano “si pagaron más en impuestos federales que el presidente Trump”.

“Por eso ocultaba sus declaraciones fiscales. Porque todo el tiempo no estaba pagando impuestos. Pero ustedes sí”, añadió el senador demócrata por Connecticut Chris Murphy.

Y el representante Richard Neal, demócrata por Massachusetts, presidente del Comité de Formas y Medios de la cámara baja, dijo que el reporte destacaba la importancia de la demanda de los representantes demócratas contra el gobierno de Trump exigiendo acceso a las declaraciones de impuestos de Trump.

Además de las noticias sobre los pagos anuales de Trump, el Times determinó que muchos de sus negocios más conocidos, incluidos sus circuitos de golf, habían reportado enormes pérdidas y que, mientras libraba una difícil batalla por la reelección sus finanzas se veían en una situación especialmente complicada debido a los “cientos de millones de dólares en deudas que van a vencer y que ha avalado personalmente”.

Trump también está siendo auditado debido a una devolución de impuestos de 72,9 millones de dólares, que podría costarle más de 100 millones de dólares si el IRS falla en su contra, señaló el diario.

Biden ha redoblado hace poco sus esfuerzos por mostrar a Trump como un charlatán que ha mentido a sus votantes de clase trabajadora. En cambio, Biden intenta presentar sus orígenes de clase media.

El líder demócrata ha descrito las elecciones como “Scranton contra Park Avenue”, enfrentando la localidad donde creció en Pensilvania con Manhattan, donde Trump construyó su imperio corporativo y su carrera en televisión. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí