Un acuerdo de la oposición con Cristina Kirchner en el Senado abrió una interna en Juntos por el Cambio

0
385
Para Martín Lousteau, los temas que el oficialismo impone para tratar en el Senado están “alejados de la realidad”

Según publica Clarín Una reunión entre la vicepresidenta y el radical Luis Naidenoff destrabó la pelea por las sesiones remotas, pero abrió una grieta en la bancada opositora.

Por: Jazmín Bullorini

En un hueco del miércoles a la tarde-noche, mientras el jefe de Gabinete Santiago Cafiero brindaba su tercer informe de gestión en el Senado, en el despacho del segundo piso, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió al jefe del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff. Ese encuentro destrabó la pelea por el funcionamiento remoto, pero abrió una grieta puertas adentro de la bancada opositora.

En la reunión -que no duró más de media hora- Cristina y Naidenoff hablaron de la necesidad de fijar “reglas claras”.

La vicepresidenta, dicen, le planteó la analogía de que el oficialismo está jugando al fútbol, con el pie y pelota redonda, y Juntos por el Cambio al rugby, con pelota oval y usando las manos. “Fue una buena reunión”, aseguraron desde el Frente de Todos.

Desde el oficialismo aseguran que el radical Martín Lousteau había solicitado, a través de distintos allegados, un encuentro con Cristina pero que ella decidió que la vía que correspondía era la institucional, por eso citó al jefe de bloque, Naidenoff.

Desde el entorno de Lousteau apuntan que nunca le pidió una “reunión formal” y que “menos lo haría en representación del Interbloque”. Aunque consideran que como vicepresidente del cuerpo debería existir un “diálogo mínimo” entre las autoridades.

Lo cierto es que el encuentro CFK- Naidenoff derivó en un debate interno dentro de la oposición. La postura mayoritaria fue aceptar el acuerdo. De hecho, Esteban Bullrich (PRO) y Julio Martínez (UCR) hicieron uso de las dos bancas presenciales y la bancada votó a favor del decreto de Cristina que fijó esa ampliación.

“Para cambiar el reglamento se requiere mayoría calificada. Y ni siquiera en Estado de sitio se puede poner freno al ingreso de un legislador al recinto”, ratificó el reclamo inicial de la bancada Luis Naidenoff. Sin embargo, anunció que votarían a favor de la modificación del decreto: “Este decreto lo acompañamos porque recoge planteos iniciales de nuestro interbloque para mejorar el sistema telemático con mayor presencialidad”.

A su vez,​ aseguraron a Clarín que el reclamo judicial sigue su curso. “El decreto que consideramos ilegal lo seguimos considerando así, por eso el reclamo continúa en la Justicia”.

Pero hasta​ el momento, la estrategia de JxC era desconectarse a la hora de votar esas prórrogas para no avalarlas.

Ese cambio de postura cosechó críticas de otro sector opositor liderado por el radical Martín Lousteau, quien en esta ocasión no estuvo presente en el recinto. Tanto él como Oscar Castillo Juan Carlos Marino, Guadalupe Tagliaferri, Gladys González y Lucila Crexell no se conectaron a la sesión hasta que no se votó ese decreto. Marino, aclaró que no estuvo presente porque tenía un turno médico.

“Fue la forma de no avalar el voto junto a Cristina Kirchner en una sesión donde se van a designar un montón de jueces y fiscales”, explicaron sus allegados y aseguraron que el acuerdo del bloque, hasta la noche anterior, era no votar y “mantener la coherencia” de las sesiones anteriores.

A su vez, creían que el clima -después de la quita de fondos a la Ciudad- no era el momento para el acuerdo.

“Está perfecto que haya disidencias internas, en todos los bloques las hay. Pero una vez que se impone una postura mayoritaria el resto acompaña. Por eso es un bloque”, critican algunos legisladores a la actitud de sus pares. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí