Por la brecha cambiaria, pronostican para 2021 un déficit de US$ 7.000 millones en turismo

0
315
La compra de dólares para atesoramiento también tendrá el impuesto del 30%

Según publica Clarín Volverán los extranjeros, pero se volcarán más al dólar blue que al oficial, mientras los argentinos consumirán reservas pagando con tarjeta.

Por: Annabella Quiroga

En la Argentina donde no alcanzan los dólares, la pandemia impidió que los argentinos viajen fuera del país y también que lleguen turistas extranjeros. Pero este freno al gasto en moneda extranjera por parte de los residentes se revertirá cuando los flujos turísticos se restauren. Los analistas pronostican que la nueva normalidad dejará un déficit de US$ 7.000 millones que agravará el problema de la escasez de divisas.

“La vuelta del turismo internacional aumentará el déficit de dólares. Aun cuando haya más extranjeros visitando nuestro país que argentinos en el exterior, la brecha cambiaria generará algunos problemas por esta vía”, indicaron desde la consultora Ecolatina.

El déficit se expandirá por dos vías. Por un lado, por efecto de la brecha el “dólar tarjeta” -hoy en $ 137- está más barato que el “dólar billete”, que va de los $ 145 en el MEP a los $ 167 en el blue. Esto hace que los argentinos que logren viajar al exterior prioricen el gasto con tarjeta antes que los pagos en efectivo.

Por otro lado, a los extranjeros que lleguen al país les convendrá más vender los dólares en el blue que pagar por las vías legales. En el informal recibirían $ 163 por dólar y en las casas de cambio, $ 75. Ecolatina apunta que “la vuelta del turismo agravará la salida de divisas y no fomentará el ingreso formal: los turistas dejarán divisas en el país, pero esencialmente lo harán en el mercado informal, sin fortalecer las reservas en el camino”.

Este problema ya se hizo presente entre 2011 y 2015, cuando estaba vigente el cepo anterior. En ese período y con una brecha mucho más acotada que la actual -promedió el 45% mientras hoy supera el 100%- el déficit cambiario por turismo acumuló US$ 27.200 millones, es decir, un promedio anual de US$ 6.800 millones.

“Aunque proyectamos una importante recuperación del sector en 2021, tanto el turismo receptivo como emisivo se ubicaría por lo menos 15% por debajo del 2019”, pronostica Ecolatina. En consecuencia el balance de pagos de la cuenta turismo arrojaría un déficit cercano a US$ 3.500 millones en 2021. Pero por efecto de la elevada brecha cambiaria, “el rojo de esta misma cuenta en el mercado cambiario más que duplicaría al del balance de pagos, ubicándose cerca de US$ -7.000 millones, motivado por un ingreso de dólares formales viajeros en mínimos (cerca de los US$ 1.000 millones)”.

Si bien con este panorama el regreso de los visitantes extranjeros complicará el escenario cambiario, al mismo tiempo el país sufre por la interrupción del turismo. El mundo también recibió el golpe. Según la consultora Another Company para este año se estimaban ingresos globales de US$ 712.000 millones y ahora se calculan en US$ 447.000 millones. “Este impacto depende de cuándo se efectivice la apertura del turismo internacional, es decir que de abrir en septiembre, las pérdidas serán del 70%, mientras que si lo hace en diciembre, del 80%”, sostienen.

En la Argentina, la industria de viajes y turismo podría finalizar este año con pérdidas económicas estimadas en US$ 25.600 millones, según las previsiones del Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en ingles). Además, anticipan una caída de unos 882.000 puestos de trabajo vinculados a esta actividad que aporta aproximadamente el 10% del PBI local.

La falta de turistas extranjeros impacta también sobre el dólar informal. “El dólar blue es un mercado ilegal, que también carece de dólares, porque no hay turismo. Como hay menos dólares, tiende a subir, es un juego de oferta y demanda”, dijo este fin de semana el presidente Alberto Fernández, en una entrevista con el portal El cohete a la luna.

Los turistas extranjeros dejaron en 2019 US$ 6.500 millones en el país. Este año, gastaron hasta el 20 de marzo apenas US$ 1.500 millones. Frente a esto y sin miras de que las fronteras se abran en el corto plazo, el Gobierno diseña algunas estrategias para salir del paso.

Tal como contó Clarín días atrás, el ministro de Turismo Matías Lammens diseña un plan para armar tour de compras para los países vecinos. Con los datos del Emprotur -el ente mixto de Promoción Turística- calculan que la llegada de 2500 uruguayos por semana podría dejar entre US$ 8 y 10 millones por mes en los comercios, hoteles y restaurantes de la Ciudad. Si el plan funciona, la idea es extenderlo a brasileños y chilenos. Es que con el peso ultradevaluado, Argentina está regalada para cualquier viajero. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí