Traslados: la Corte Suprema define esta semana el caso de los tres jueces desplazados por el Gobierno

0
895

Por: Hernán Cappiello

Según publica La Nación La Corte Suprema de Justicia dictará esta semana un fallo para definir la situación de los camaristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, a quienes el Gobierno quiere regresar a los cargos que ocupaban años atrás porque dice que fueron ilegalmente trasladados durante la gestión de Mauricio Macri sin acuerdo del Senado.

En la reunión de Zoom de este martes al mediodía, los jueces de la Corte decidirán si están en condiciones de sacar la sentencia ya mismo o si necesitan trabajar unos días más -posiblemente hasta el jueves- para llegar a un veredicto.

El asunto (que parece un debate técnico-constitucional) enfrentó con intensidad política al Gobierno con la Corte y hasta hubo carteles con los nombres de los camaristas en el banderazo de la semana pasada en el Obelisco. El presidente Alberto Fernández fustigó al presidente del tribunal, Carlos Rosenkrantz, por haber alentado tratar el recurso de per saltum de los camaristas para analizar caso. Y el expediente alineó a los partidarios de Cambiemos del lado del trío de jueces (“en defensa de la República”) y a los partidarios del Gobierno, al otro lado, reclamando que los magistrados deberían haber conseguido un nuevo acuerdo del Senado para permanecer en sus nuevos cargos.

La oposición ve en el traslado de los camaristas que investigaron a Cristina Kirchner (Bruglia y Bertuzzi) o que deben juzgarla (Castelli) una venganza o un intento de sacar a un juez que sospechan adverso. Y el oficialismo ve en el asunto la necesidad de deshacer lo que Cambiemos hizo con los traslados, aunque se pase por alto que el kirchnerismo protagonizó otros traslados de jueces en similares condiciones en el pasado.

En el medio, la Corte ya se pronunció sobre el caso de los traslados en dos acordadas de 2018 y sobre estos dos antecedentes es que están trabajando los ministros del máximo tribunal para dar respuesta a los camaristas. Buscan una decisión, que sea conjunta y al mismo tiempo no los ubique ni a un lado ni al otro de la grieta.

La solución intermedia

Avanza en la Corte la idea de una solución intermedia, que podría dejar a los camaristas en sus lugares, pero condicionando su permanencia hasta que los cargos sean concursados. En esta variante hay dudas sobre si la Corte trabajará en un fallo a medida de este caso o elegirá una solución más amplia que termine por “reglamentar” de algún modo los traslados de jueces sobre los que ya tomó posición.

La Corte le imprimió al asunto un ritmo vertiginoso hace dos semanas, pues luego de aceptar el recurso de per saltum, suspendió los plazos y dispuso trabajar días corridos sin importar el calendario y los horarios judiciales. Pero luego le puso paños fríos al caso, para bajar la tensión política que generó. En el medio, sucedió el “banderazo” en el Obelisco. Pero la Corte no dictó ninguna sentencia en lo inmediato. No había consensos.

Hoy por hoy hay dos posiciones y acercándose. Por un lado, Rosenkrantz, que en su voto al aceptar el per saltum ya dejó en claro que de la decisión de la Corte depende lo que ocurra con las decenas de jueces trasladados en los últimos años. Y además hizo visible que se estaba ante un asunto de gravedad institucional inusitada. Rosenkrantz firmó en disidencia la acordada 4, que avaló los traslados sin acuerdo del Senado con un amplio criterio. En cambio, no firmó la acordada 7, que sí rubricaron sus colegas Horacio Rosatti, Ricardo Lorezentti y Juan Carlos Maqueda. Allí estos tres jueces de la Corte, ante la consulta por Bruglia, establecieron que no es necesario un nuevo acuerdo del Senado en casos de traslados de jueces “para desempeñar funciones de la misma jerarquía dentro de la jurisdicción federal, con igual o similar competencia material”.

Entre estos dos extremos se barajan alternativas. Se analizar opciones que incluso contemplan pensar en los traslados como transitorios. Los ministros de la Corte prefieren no salir con votos separados por lo que siguen conversando. Algunas posiciones por momentos están más cerca de los jueces trasladados, a corto plazo, aunque en el fondo les implique un revés. Cualquier cosa que escriba la Corte puede ser interpretada en clave política. Por eso, no solo el fondo sino también el cómo se dice lo que se quiere decir es algo en lo que trabaja en estas horas el tribunal. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí