Tarjetas de crédito. En el tercer trimestre creció el uso, pero aún se mantiene lejos de los niveles de 2019

0
613

Por: María Julieta Rumi

Según publica La Nación Después de la fuerte caída del segundo trimestre de este año por la cuarentena derivada del Covid-19,en el tercer cuarto del año (julio, agosto y septiembre) el uso de tarjetas de crédito se recuperó un 11,98%, pero en la comparación interanual cayó un 18,44%, lo que demuestra, según distintos analistas, las limitaciones de una recuperación económica por el lado del consumo.

El dato se desprende del segundo Índice Prisma, un estudio de mercado que utiliza como base la información con la que cuenta esa empresa a partir de los productos que administra -como las terminales LaPos, la red Banelco y las transacciones a través de Todo Pago-, junto con estadísticas del Indec y del Banco Central.

De acuerdo con el estudio, en el tercer trimestre el uso de tarjetas de crédito representó el 54,94% del total del volumen, mientras que hace un año era el 64,04%. “Al comparar el uso de las tarjetas de crédito en julio, agosto y septiembre de 2020 versus marzo, abril y mayo, hubo un incremento en las transacciones del 11,98% pero aún se mantiene lejos de los niveles del año anterior”, comentó Julián Ballarino, head de Relaciones Institucionales de Prisma Medios de Pago.

Por su parte, el director de programas Fintech de la Universidad Católica Argentina, Ignacio Carballo, dijo que este informe confirma “una gran tendencia que es la lenta agonía del financiamiento del crédito al consumo en la Argentina”.

“Uno podría pensar que esta caída es mala noticia para los bancos o los emisores de tarjetas, pero siendo objetivos es una mala noticia para la economía, porque la razón de ser del consumo a crédito es aumentar las transacciones. Si hay más crédito, hay más pagos, entonces se consume más que lo que permite el ingreso mes a mes. ¿Quién pierde con esto? El comerciante: el que vende televisores y solo tiene la herramienta del crédito subsidiado como es el programa Ahora”, afirmó.

En la misma línea, el director de Epyca Consultores, Martín Kalos, dijo que estos datos confirman la hipótesis de que “no hay mucho espacio para recuperar consumo fácilmente como espera el Gobierno”.

“Si uno piensa en el consumo una vía es la recuperación de ingresos, pero no está en la perspectiva de corto plazo que el ingreso real supere a la inflación o que haya un aumento significativo inmediato del empleo y, dado que está previsto eliminar el IFE el año próximo, ¿cuál va a ser el mayor ingreso de las familias que genere una mejora significativa del consumo?”, se preguntó.

Por otro lado, sumó que las familias están endeudadas no solo con el sector financiero o el financista del barrio sino con los proveedores de servicios públicos, y también tienen deudas impositivas.

“Muchas familias ya usan los topes de financiación que tienen porque los bancos han bajado los cupos. Por el lado de las tarjetas, no hay lugar para aumentar el consumo y las otras formas están topeadas o se van a tensionar cuando las familias tengan que pagar lo que adeudan. Así que más allá del rebote obvio al salir de pandemia, no se observa una recuperación de patas largas, sustentable y significativa”, agregó.

Por otro lado, en el tercer trimestre las tarjetas de débito operaron un 42,30% del volumen, lo que es igual a un crecimiento del 18,69% contra el anterior trimestre y del 9,85% frente a igual período de 2019. Y, por último, las tarjetas prepagas cayeron un 38,88% contra abril, mayo y junio, pero crecieron un 310,76% respecto de julio, agosto y septiembre del año pasado por el efecto de la tarjeta Alimentar.

Por último, en el tercer trimestre los planes Ahora siguieron creciendo contra las compras en un pago y los planes de cuotas. Según Ballarino, “en particular, creció la participación de los planes Ahora 3 y Ahora 6”, lo que se debería a la reapertura de los locales de indumentaria y calzado. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí