Francia pierde el control del coronavirus y ya pronostican 100 mil casos diarios en los próximos días

0
369
Francia pierde el control del coronavirus y ya pronostican 100 mil casos diarios en los próximos días

Según publica Clarín El gobierno analiza el confinamiento total a partir del fin de semana. Empresarios ruegan que la medidas sean menos severas ante el temor de nuevas quiebras.

Por: María Laura Avignolo

El coronavirus avanza en Francia y los epidemiólogos reconocen que han perdido el control. El gobierno se reunirá este martes y el miércoles para discutir el confinamiento desde el fin de semana y consultará con la oposición, ante la explosión del virus. Se esperan 100.000 casos diarios porque el crecimiento del virus es exponencial.

El domingo contaron oficialmente 52.000 casos, otro triste récord. En Francia 35.018 personas perdieron la vida por el Covid. La agencia pública de salud admitió 13.066 hospitalizaciones en los últimos siete días y 1094 en terapia intensiva.

Fuera de control

Los infectólogos más prestigiosos han advertido al gobierno y a la opinión pública que “el virus está fuera de control y se necesita confinar”. Los hospitales están desbordados. Quieren evitar un tsunami en el hospital, donde ya la situación es dramática.

“Estamos en una situación de guerra. La circulación del virus está fuera de control. Hay que reconfinar. Hay que dejar de lado la economía. La economía se recupera. La terapia intensiva fracasada no se recupera más”, advirtió el profesor Gilles Pialoux, jefe de epidemiólogos de la Salpetriére, el hospital más importante de Francia.

Para él, “hoy tenemos la nariz sobre el muro de la realidad. Es más crítica, más precoz, más fuerte y más impactante para la vida del hospital. El virus está por todos lados y creemos que perdimos el control a fin de agosto”, admitió. ”Nos esperan semanas muy difíciles” alertó.

El gobierno convocó a las autoridades de la Asamblea Nacional, del Senado, a gremialistas y empresarios, que aseguran que si el confinamiento es como el de marzo, se van a la quiebra. El primer ministro Jean Castex está reunido con los políticos.

El ministro del interior Gerald Darmanin ya alertó sobre “esperar decisiones difíciles”.

“Nosotros habíamos previsto una segunda ola, pero estamos siendo sorprendidos por la brutalidad de lo que está pasando después de 10 días”, dijo Jean Francois Delfraissy, presidente del Consejo Científico, que asesora al presidente Emmanuel Macron. Fue el quien admitió que el número real “puede ser 100.00 casos por día”.

Confinamientos a la irlandesa

Con los empresarios alertando que otro confinamiento severo como el de marzo llevará a las empresas a la bancarrota, el gobierno francés estudia un “confinamiento a la irlandesa”, que incluye la totalidad de la población.

Desde el 21 de octubre pasado y por seis semanas, los irlandeses deberán permanecer en sus casas. Sólo pueden salir a hacer ejercicios en un radio de 5 kilómetros de su residencia. Las reuniones en los domicilios están prohibidas, ya sea en el interior o en el exterior. Los comercios no esenciales, las salas de deportes y las asociaciones deben cerrar.

Las ceremonias religiosas serán virtuales, con la excepción de los matrimonios al que pueden concurrir 25 personas. Las escuelas y jardines de infantes permanecen abiertas, los restaurantes y bares pueden permanecer abiertos pero seguir vendiendo como “take away”. Estas medidas restrictivas se extienden hasta el 1 de diciembre. El objetivo de Irlanda es conseguir poder celebrar Navidad correctamente.

Entre los médicos e infectólogos franceses, la solución más apoyada es la irlandesa porque han descubierto que con el toque de queda no basta.

“Las cifras muestran que el toque de queda no es suficiente: al virus hay que combatirlo las 24 horas y no solamente de las 9 de la noche a las 6 de la mañana.El regreso al confinamiento es un castigo autoinflingido pero necesario: muchos en Francia no han comprendido que hay que respetar los gestos de protección ,aún en nuestra vida privada y familiar. Entonces hay que forzarlos” explicó Philippe Juvin, jefe de urgencias del hospital Pompidou y alcalde de La Garenne.

Fue él quien explicó que, tras el anterior confinamiento, la continuidad de las clases no tuvo consecuencias dramáticas.”Hay que preservar la educación de los más chicos y la actividad económica de los padres” alertó.” Nuestra idea es salvar Navidad” afirmó. Como en Asia, los chicos deberán usar máscaras desde los 6 años.

El temor a la quiebra

Empresarios, industriales ruegan un confinamiento menos fuerte que el de marzo para evitar una catástrofe económica. Los premios Nobel de Economía 2019, Abhjiit Banerjee y Esther Duflo, recomendaron el 26 de septiembre pasado en el diario Le Monde un confinamiento en todo el territorio del 1 al 20 de diciembre para que las familias puedan reencontrarse Navidad y las fiestas de fin de año.

El presidente del Medef, Geoffroy Roux de Béziers quiere evitar un confinamiento total. Para él, no solo provocará “una recesión de más del 10 por ciento en el 2020 sino un colapso de la economía francesa”.

“Hay que encontrar un equilibrio entre economía y seguridad” propuso.

La Confederación de Pequeños y Medianas empresas francesas alertó que un reconfinamiento significará la muerte de muchísimos comercios.

”Las empresas hoy son más frágiles que en el mes de marzo y muchas de ellas, especialmente las más pequeñas, no podrán asumir el endeudamiento suplementario”, alertaron.

El gobierno llamó a aplicar “el teletrabajo” masivamente. “Si el puesto lo permite, hay que teletrabajar”, sugirió Elizabeth Borne, la ministra de trabajo y empleo. En octubre, el 50 por ciento de los asalariados franceses estaban en teletrabajo. Ella considera que es fundamental para reducir la propagación del virus y sus reglas deben estar incluidas en el protocolo del asalariado para defender sus derechos.

Con el desempleo creciente, el estado toma a cargo la formación de asalariados en reconversión de empleo o que quiera cambiar su puesto de trabajo. Hoy la prioridad económica del gobierno es el empleo.

La brutalidad del virus los fuerza a elegir entre la salud y la vida de los franceses y la economía. No dudan en elegir la salud, cuando sus salas de terapia intensiva han comenzado a desbordarse por la presión del Covid. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí