Dura advertencia de empresarios por los precios máximos: hablan de desabastecimiento

0
268

Según publica Clarín El Gobierno busca extender el sistema hasta el próximo 31 de enero. Generó rechazo en los industriales de la alimentación que argumentan una fuerte subida de sus costos. “Pone en riesgo el normal abastecimiento”, señalaron.

Por: Martín Bidegaray

La decisión del Gobierno de extender el congelamiento de precios generó rechazo en Copal, la principal cámara alimenticia del país. La secretaría de Comercio Interior resolvió que los importes de los principales productos de consumo masivo deberán mantenerse estables hasta el próximo 31 de enero.

Hay, según Copal, un “total desacuerdo y preocupación frente a la decisión de la Secretaria de Comercio Interior (….) que mantiene el congelamiento de precios desde marzo pasado, luego que se expusiera la crítica situación que enfrenta la industria de alimentos y bebidas”. La cámara pide que “se reconsidere la aplicación de una medida inmediata para revertir la situación y evitar el agravamiento de esta crisis sin precedentes”.

“El sostenimiento en el tiempo de la política de Precios Máximos pone en riesgo en lo inmediato el normal abastecimiento de los alimentos y bebidas en nuestro país, generando el cierre de empresas con la consecuente pérdida de fuentes de trabajo de la industria (actualmente más de 400 mil puestos de trabajo directo”, manifestó Copal en una misiva.

Fuentes oficiales relativizaron las quejas. “Las conversaciones con los proveedores están abiertas todo el tiempo. Cada vez que pueden probar aumentos de costos, se estudian los casos y hay respuestas”, explican. En lo que va del año, pese al “congelamiento”, Comercio Interior ya concedió dos aumentos a empresas o productos que pudieron demostrar un alza en sus costos.

El Gobierno sabe que habrá más aumentos puntuales, pero los administrará. Y no los hará públicos. Los faltantes de algunos productos -como aceites y arroz, la semana pasada- responden a situaciones particulares, y en el ministerio de Desarrollo Productivo ven normalidad en el abastecimiento.

“Resulta insostenible la política de congelamiento de precios y ello queda reflejado en los distintos aumentos de costos que el sector ha sufrido y que representan un incremento promedio del 26%. Si bien estas cifras son constatadas por las autoridades, no fueron consideradas para brindar los respectivos aumentos autorizados, que resultaron escasos y esporádicos y que distan sensiblemente en magnitud y temporalidad para cubrir los costos”, planteó la representación industrial.

Clarín consultó a varias empresas, y la mayoría concordó con las expresiones de Copal. Solo en reserva admitieron que “Igual habrá aumentos, el tema es si serán los que estamos esperando, porque los costos crecen por arriba de lo que estima el Gobierno.

Las compañías cuentan de esfuerzos adicionales que hicieron para mantener la producción. Equipos protectores, cambio de horarios de los operarios, modificaciones en las líneas de producción, traslados, protocolos estrictos. Dicen que todo salió de sus bolsillos y encareció sus mercaderías. También exhiben los incrementos en los combustibles, con su impacto sobre los costos logísticos.

En el Gobierno dicen que la cantidad y variedad de productos que se venden en los supermercados está en crecimiento. “Hay nuevas marcas en un montón de categorías. En cervezas artesanales, por ejemplo, se exhibe una variedad nunca vista”, observan. También creen que algunas empresas suelen retacear productos cuando sube el dólar “blue”, pero que después se vuelve a cierta normalidad cuando el billete estadounidense se ameseta algunos días.

Las restricciones a los restaurantes y cervecerías dejaron en una situación inédita a esos comerciantes y sus proveedores. Se vieron forzados a buscar salida a través de supermercados o puntos de venta más tradicionales.

“En las situaciones que se vieron en góndolas con faltantes como aceite, por ejemplo, también hubo una coincidencia con una huelga de trabajadores del sector”. enfatizan en el Gobierno.

Los aumentos de precios también están limitados por otras situaciones. Las consultoras de mercado vienen marcando caídas en el consumo masivo. Mientras que las ventas de los súper explotaron hasta mediados de año, desde agosto hasta ahora se ve desaceleración. Con los bolsillos apretados, los clientes pueden migrar hacia marcas de los súper o menos conocidas, ya que sus importes son más económicos.

En su comunicado, Copal también marcaron reparos a otra iniciativa legislativa, llamado “proyecto de alimentación saludable”. “Se trata de un proyecto que demoniza la actividad y los productos que la industria de alimentos y bebidas elabora, destacando que no se ha dado el debido debate intersectorial, y expresando la profunda preocupación, porque este no preserva las bases para la armonización normativa en el Mercosur”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí