Cristina Kirchner fue sobreseída en un desprendimiento del caso cuadernos, pero acumula nueve procesamientos

0
282
EN EL BANQUILLO, ACUSADA DE CORRUPCION

Por: Candela Ini

Según publica La Nación La vicepresidenta Cristina Kirchner recibió ayer una buena noticia de los tribunales federales, al ser sobreseída en un caso donde se investigaban irregularidades en la entrega de subsidios a las empresas de colectivos, pero siguen pesando sobre ella nueve procesamientos.

De esos nueve, siete están en la instancia del juicio oral, pero solo un juicio comenzó. Las causas que más la complican, como los casos Hotesur y Los Sauces, y el caso de los cuadernos de las coimas siguen su curso. En lo que va del año, avanzan con un lento trajinar, pero ninguna de esas causas se cerró.

El caso Vialidad es el único cuyo juicio oral que comenzó. Es una causa determinante en el panorama judicial de Cristina Kirchner porque se ubica, para la Justicia, como el ilícito precedente al delito de lavado de dinero investigado en otros expedientes. Ese juicio, en el que la vicepresidenta declaró el año pasado, apenas días antes de que el Frente de Todos asumiera el poder, está en la etapa de declaraciones testimoniales.

En la causa de los cuadernos de las coimas, la vicepresidenta está procesada como jefa de una organización que recaudaba fondos de empresarios y que terminaban en su departamento de Recoleta y en su casa de Santa Cruz. Ese caso fue elevado a juicio el año pasado y está a cargo del Tribunal Oral Federal 7, aunque todavía no hay una fecha de inicio pautada.

También está procesada por el delito de cohecho pasivo en el caso conocido como “cartelización de la obra pública”, desprendido del caso de los cuadernos. Ese procesamiento fue confirmado por la Sala III de la Cámara de Casación hace dos meses, en una decisión que fue interpretada como la más adversa contra Cristina de parte de la Justicia desde que el Frente de Todos asumió el poder.

En este expediente se investigó el esquema de pagos ilegales que funcionó bajo la órbita del exministerio de Planificación y Obras Públicas, mediante el cual los empresarios habrían pagado sobornos a los exfuncionarios para recibir contratos de obra pública. Fue clave en esa causa el aporte del financista arrepentido Ernesto Clarens, quien entregó unas planillas a la Justicia con los nombres de las empresas que habían recibido las obras y los montos de los sobreprecios de cada uno de los contratos.

Mientras tanto, Cristina y los demás acusados en el caso cuadernos están a la espera de un fallo de la Cámara de Casación, que deberá pronunciarse sobre si es constitucional o no la aplicación de la ley del arrepentido en el tramo principal del caso.

Aunque a paso lento, siguen en pie los casos Hotesur y Los Sauces, donde Cristina y sus hijos Máximo y Florencia son investigados por el delito de lavado de dinero proveniente de la corrupción.

El juicio oral por el caso “dólar futuro”, donde la vicepresidenta es investigada junto al gobernador bonaerense Axel Kicillof, no tiene fecha de inicio, y la acusación se debilitó a causa de un peritaje que determinó que no hubo delito en la operatoria de venta de dólar futuro a finales de 2015.

Las buenas noticias que recibió Cristina Kirchner

Un escenario que sí se modificó por completo desde su llegada a la vicepresidencia es el de las órdenes de prisión preventiva que había firmado Bonadio contra Cristina Kirchner. Todas fueron dejadas sin efecto. De todas formas, esas prisiones nunca se hicieron efectivas gracias a sus fueros como senadora.

En febrero de este año, la Sala I de la Cámara de Casación, que ahora debe pronunciarse sobre la validez de los dichos de los arrepentidos en el caso cuadernos, confirmó el procesamiento de Cristina en ese caso y revocó la orden de detención que había firmado Bonadio.

Y en diciembre del año pasado, el TOF 8, a cargo del juicio por la denuncia de Alberto Nisman -por el Memorándum de entendimiento con Irán- revocó la prisión preventiva que había dictado Bonadio en esa causa.

En los juzgados de primera instancia Cristina Kirchner también recibió buenas noticias. Cuando el juez Marcelo Martínez De Giorgi quedó a cargo del juzgado del fallecido Claudio Bonadio, el curso de las investigaciones que involucraban a la vicepresidenta y que todavía seguían en esa instancia cambió.

Este año, Martínez De Giorgi firmó el sobreseimiento de la vicepresidenta en una causa donde se investigaba la tenencia de documentos históricos (que Bonadio secuestró durante el allanamiento a su vivienda en El Calafate). Y ayer Martínez De Giorgi la sobreseyó en el caso por las supuestas irregularidades en la entrega de subsidios a las empresas de colectivos.

A mediados de este año, además, el juez Sebastián Ramos archivó otra causa derivada del caso cuadernos, que había sido iniciada por una denuncia de la anterior gestión de la Unidad de Información Financiera (UIF), por el delito de lavado de dinero.

El fiscal Eduardo Taiano, que llevó a cabo la investigación, consideró en ese caso que la causa debía ser archivada porque había “imposibilidad de proceder” y porque la denuncia era “débil”. La UIF había pedido que como medida de prueba se ordenara la indagatoria de los 68 empresarios y exfuncionarios mencionados en la denuncia, pero estos no fueron siquiera imputados.

Cristina recibió, además, la falta de mérito en el expediente conocido como Gas Natural Licuado (GNL). La misma decisión adoptó la Justicia en la causa conocida como corredores viales, también derivada del caso cuadernos. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí