El kirchnerismo enfría el debate por la suspensión de las PASO

0
304
Alberto Fernández junto a los gobernadores del país- Foto: Telam

Según publica Clarín El proyecto que buscan apurar los gobernadores no está aún en la agenda parlamentaria. Ahora el Gobierno acepta estirar los tiempos por la falta de consensos internos y con la oposición.

Por: Ignacio Ortelli

“No importa la fecha, importa el acuerdo político”. El apuro que mostró el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, para que se trate de forma exprés el proyecto que prevé la suspensión de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias fue desactivado este martes por el kirchnerismo en el Congreso.

No hay margen, admiten, para que comience esta semana, cuando el foco de los diputados está puesto en el debate por la Interrupción Voluntaria del Embarazo, una de las iniciativas que Alberto Fernández proyecta como emblemáticas de su gestión. Con todo, por el momento, la idea es que llegue a un plenario de comisión recién a partir del próximo lunes.

La encargada de fijar públicamente las prioridades del Frente de Todos en Diputados fue la vicejefa del bloque, Cecilia Moreau, quien se mueve en sintonía directa con su jefe, Máximo Kirchner.

 “​Yo no vi ningún proyecto, en nuestro bloque no hay ningún proyecto para suspender las PASO”, dijo. Así, intentó desinflar las expectativas de que se realice un “trámite exprés” apenas ingrese el texto, como reclaman Capitanich y el resto de los gobernadores, que advierten que una vez que se apruebe la suspensión a nivel nacional deberán avanzar con una ley espejo en las legislaturas provinciales.

“No lo hemos charlado en el bloque, no tenemos en agenda la suspensión de las PASO para estos próximos días. He escuchado algunas declaraciones pero no me parece que pueda tener un debate exprés, por ahora no hay nada concreto”, completó Moreau en El Destape Radio.

La aclaración de Moreau deja al descubierto que, en torno a este tema, en el oficialismo hay matices, que no terminan de ser diferencias insalvables pero que pueden condicionar el debate.

La urgencia de los mandatarios provinciales encuentra el interés de la Casa Rosada, que recurre a la pandemia como argumento principal, a pesar de que avaló marchas y coordinó la aglomeración de miles de personas en torno al velatorio de Diego Maradona, porque además de poder ordenar la oferta electoral y atomizar a la oposición, necesita posponer el inicio de la campaña electoral hasta el último tramo de 2021. La expectativa es clara: que la tan esperada recuperación económica garantice una buena performance.

Por el otro lado está el kirchnerismo duro, donde insisten, a diferencia de lo que ocurre con otros proyectos, en la necesidad de que los cambios a la Ley Electoral se realicen con amplio acuerdo con la oposición. 

En el kirchnerismo defienden la relevancia de la herramienta, que fue impulsada por el gobierno de Cristina Kirchner, pero se muestran contemplativos con el argumento del Ejecutivo y de los gobernadores. Trascendió, incluso, que la vicepresidenta recibió el viernes a Axel Kicillof, quien luego de ese encuentro manifestó su apoyo público a la iniciativa.

Por otro lado, La Cámpora tampoco planea desairar la movida, a pesar de que las PASO le generaban a la agrupación fundada por Máximo Kirchner la expectativa de ganarle más terreno al peronismo en las listas de la provincias y en los municipios del Conurbano bonaerense.

De todos modos, quedó claro que esta vez los acuerdos políticos deberán ser articulados por la Casa Rosada y los gobernadores.

Como contó Clarín este lunes, el Gobierno necesita alcanzar un acuerdo con Juntos por el Cambio, no por el trámite en el Congreso, donde confía en tener el número para aprobar la ley, sino de cara a la suspensión de las elecciones locales, en la provincia de Buenos Aires y en la Ciudad.

Ambos distritos concentran el 45 por ciento del padrón nacional. Si el argumento para la suspensión de las PASO es sanitario, no serviría que allí se vote a nivel local en dos ocasiones.

Por eso, mientras una veintena de diputados de distintos sectores políticos pule el texto para presentarlo esta semana, y autoridades parlamentarias adelantan que podría empezar a tratarse el lunes en un plenario de comisiones, en el oficialismo buscan persuadir al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que este martes salió a mostrar su resistencia a los cambios mediante un comunicado de Juntos por Cambio porteño.

Por otra parte, los diputados lavagnistas Alejandro “Topo” Rodríguez, Graciela Camaño y Jorge Sarghini, entre otros, presentaron un proyecto para cambiar el sistema de votación a la boleta única de papel.

“Los firmantes de ese proyecto estaríamos dispuestos a evaluar el acompañamiento a una eventual suspensión de las PASO en 2021, con la condición de que se incorpore la boleta única de papel”, indicaron a Clarín.

Las fechas para la aprobación de la ley es un aspecto importante a tener en cuenta pero no determinante. Y también genera disparidad de opiniones en el propio oficialismo. Mientras hay quienes sostienen, como Capitanich, que debe hacerse antes de fin de año, por aquella regla no escrita de la política de que no se hacen cambios de reglas de juego en un año electoral, otros piden priorizar los acuerdos y conceden que, con el apoyo de Larreta, podría cambiarse la ley hasta en sesiones extraordinarias ya bien entrado el verano. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí