La venta de celulares este año será la peor desde 2016

0
359

Por: Francisco Jueguen

Según publica La Nación Encerrados en sus casas para trabajar o estudiar en medio de la cuarentena por el coronavirus, todo hubiera indicado que los argentinos deberían haber multiplicado las compras de pantallas en 2020. Sin embargo, la crisis económica produjo el efecto contrario.

La producción de celulares este año será la más baja desde 2010. Hasta noviembre se habían fabricado en el país 5.594.249 teléfonos, según la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (Afarte), en base a información de la Dirección de Industria y Comercio. Y las ventas de smartphones serán las peores desde, por lo menos, 2016. Este año se vendieron 5.396.117 teléfonos, un 23% menos que los 7.019.450 de 2019.

El del celular no es un dato aislado dentro de los bienes durables, golpeados este año por problemas como quiebres de stock, baja demanda por caída de ingresos de los consumidores, restricciones a las importaciones en medio de la tensión cambiaria, complicaciones para pagar deudas de fabricantes a proveedores, subas de precios por encima de la inflación general y falta de financiamiento.

La situación de los teléfonos inteligentes se replica en otros bienes como los televisores o los equipos de aire acondicionado, muchos de ellos producidos en Tierra del Fuego bajo el régimen de promoción industrial de la isla.

En televisores hubo una leve mejora de la producción anual (de 1.719.927 unidades en 2019 a 1.860.671 acumulados a noviembre). Sin embargo, se vendieron, según GFK, unos 300.000 TV menos que el año pasado. La comercialización también es la peor, por lo menos, desde 2016, indicaron.

Este año además se produjeron unos 80.000 equipos de aire menos que el año pasado (785.297 en 2019 contra 705.169 a noviembre de este año). Las ventas, en tanto, se cayeron de 906.699 al cierre del gobierno de Mauricio Macri hasta 638.988 en el acumulado hasta el mes pasado.

En Afarte estimaron que los números finales para la producción rondarán los 6 millones de celulares, 1.9 millones de TV y unos 750.000 equipos de aire acondicionado.

“Los precios estuvieron normales este año, quizás un poco por encima del IPC en algunos meses”, dijo a LA NACION Federico Helemayer, presidente de Afarte, cuando se le consultó por las causas que retrajeron la demanda de bienes durables durante este año.

En el capítulo de Equipamiento y mantenimiento del hogar en los últimos doce meses los precios aumentaron 41,7%, contra el 35,8% que midió el nivel general del IPC del Indec.

“No creo que fuera la razón. La crisis económica generalizada producto de la pandemia le pegó fuerte al consumidor, pese a que hubo un repunte en el tercer trimestre del año. Por el otro lado, hubo restricción de la oferta; tanto que por tres meses no pudimos fabricar. Esto significa una cuarta parte del año sin productos, con quiebre de stock”, afirmó el ejecutivo.

En términos de financiamiento hubo planes Ahora 12 para todo, salvo para los celulares, que el Gobierno resolvió sacarlos de esos planes en octubre. “Esto generó un golpecito de caída, pero se corrigió con el financiamiento que aportó la cadena comercial, que no es el mismo que el del Ahora 12, pero que se acerca”, afirmó Helemayer. La decisión de eliminar a los celulares del Ahora 12 tuvo que ver con el alto porcentaje de insumos importados que tienen los smartphones en el ensamblado nacional.

En el Ministerio de Desarrollo Productivo indicaron en cambio que la necesidad de ampliar el programa a otros rubros de la producción nacional encarecía el plan para los bancos. Los celulares eran los productos más vendidos a través del programa de financiamiento oficial.

Fue un año de cambios y de noticias para la producción de celulares en la Argentina. Por caso, a fines de octubre pasado, el grupo Mirgor adquirió el 100% del paquete accionario de Brightstar Argentina y de Brightstar Fueguina, las empresas del grupo multinacional que fabrica en Tierra del Fuego los celulares Samsung y LG.

En tanto, la industria nacional de la isla recibió además una protección adicional que el macrismo había desactivado en la búsqueda de hacer más baratos los electrónicos fabricados en el continente. En el presupuesto 2021 que elaboró Martín Guzmán incluyó un aumento de los impuestos internos, por el que los productos importados pagarán 17% y los nacionales, 6,5 por ciento.

Para 2021, en una de las principales casas de ventas de electrodomésticos de la Argentina estiman un aumento de ventas de entre 5% y 10%, mientras que la producción subiría, por lo menos, un 20%, por la necesidad de la industria de recuperar stocks.

Marcelo Girotti, CEO de BGH (firma que no fabrica celulares, pero sí televisores y equipos de aire acondicionado), afirmó que el mercado prevé un repunte de la producción en 2021. “Con respecto a aire acondicionado, TV y cocinas se está previendo una producción mayor a este año. Vale recordar que estuvo parada la isla dos meses en Ushuaia y tres meses en Río Grande”, dijo. Los equipos de aire podrían alcanzar el millón de unidades anuales y las TV, acercarse a 2 millones. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí