Salud: Alberto Fernández volvió a cargar contra las prepagas y el cristinismo insiste con reformas al sistema

0
288
En el primer aniversario de gobierno, Alberto Fernández y Cristina Kirchner volvieron a mostrarse juntos

Según publica Clarín “Captan ahorro público, nadie controla nada y lo único que piden son aumentos”, arremetió el Presidente. En paralelo, se conoció un proyecto del cristinismo para un sistema “integrado”.

Por: Guido Carelli Lynch

Menos de veinticuatro horas después de recibir en Casa Rosada al titular de la Unión Argentina de Salud privada (UAS), Claudio Belocopitt, el presidente Alberto Fernández cuestionó al sector que nuclea a empresas de medicina privada, prestadores y obras sociales. Los privados, por su parte, piden soluciones y advierten que el sistema marcha al colapso.

“Estoy tratando de ver de qué manera la medicina prepaga tiene algún tipo de control del Estado, porque captan ahorro público y nadie controla nada, y lo único que piden son aumentos. Lo único que ves es un sistema de intermediación pura. Se lleva tu cuota, acumula el sistema de dinero, la hace rendir financieramente”, afirmó este miércoles el jefe de Estado en declaraciones con Radio Con Vos.

El martes Fernández había tranquilizado a Belocopitt por la marcha atrás del Gobierno, que el 30 de diciembre había autorizado una suba del 7 por ciento para febrero y la suspendió 24 horas después en el Boletín Oficial.

El dueño de Swiss Medical había hecho público el temor de la UAS por un posible avance del Estado sobre el sector de medicina privada con el que se atiende más de la mitad de la población (sin contar los efectores privados que contratan obras sociales nacionales o provinciales). Las sospechas de la UAS estaban alimentadas por las declaraciones de la vicepresidenta Cristina Kirchner el 18 de diciembre en el acto del Frente de Todos en el Estadio Único de La Plata.

“Tenemos que ir a un sistema nacional integrado de salud entre lo público, lo privado y las obras sociales que optimice recursos. La pandemia nos dio la oportunidad de reformular el sistema de salud en tiempo récord, pero es necesario hacer un esfuerzo diferente”, había dicho la ex presidenta en el acto en el que también cuestionó a los ministros del Gabinete.

Cerca de la vicepresidenta no desmienten su voluntad de reformular el sistema, pero descartan estatizaciones. Hablan de ampliar los cupos para que los usuarios del sistema de salud público y de las obras sociales del Estado puedan atenderse en el sistema privado.

En el encuentro de casi dos horas en la Rosada, Fernández le dijo a Belocopitt que el sistema no sería estatizado. “El Presidente me transmitió tranquilidad en el sentido de que bajo ningún aspecto se está trabajando en una reformulación del sistema que llevé a una estatización ni mucho menos”, sostuvo el empresario ante los periodistas acreditados.

Horas después, el jefe de Estado redobló sus críticas contra las empresas de salud. “Cuando observás a la medicina prepaga, ves que hay un intermediario en el sistema de Salud que cobra cuotas, acumula recursos, las maneja financieramente, las invierte financieramente, y a partir de allí les paga a los prestadores, que siempre están disconformes con lo que reciben”, sostuvo. El mandatario también responsabilizó al ministro de Salud por la resolución que habilitó el aumento.

Entre los directivos de las empresas había incredulidad. Dudan de que el Presidente pueda mantener su palabra. Destacan que hay una rendición permanente de costos y gastos. Señalan que la situación es más que crítica y hasta le ponen un plazo: el 1 de febrero.

Según algunos de los actores, el sistema de salud privado no podrá hacer frente a los salarios de los trabajadores a pesar de que todavía está pendiente la paritaria con el gremio de Sanidad que conduce, el secretario general de la CGT Héctor Daer. Destacan que cada vez son más las empresas que no pudieron pagar los aportes patronales y que el descalce desde 2019 ya acumula el 54 por ciento. Exigen, a falta de un aumento de las cuotas, soluciones creativas: como la devolución del IVA. Reclaman, además, el sostenimiento del ATP y sugieren que el kirchnerismo quiere controlar la caja de $800 mil millones del sistema. Señalan que la multiplicación de pacientes que por la pandemia postergaron la atención por otras patologías presiona al sistema.

La circulación de un texto del grupo Soberanía sanitaria, que integra el viceministro de Salud bonaerense Nicolás Kreplak, intensificó el temor de los privados. “(Se recomienda) poner en marcha un proceso que conduzca a la creación del Sistema Nacional Integrado de Salud Argentino (SNISA), un sistema mixto con centralidad en el subsector público, de carácter federal (…) con mecanismos de regulación ágiles y transparentes para el subsector privado y con un Ministerio de Salud a nivel nacional que ejerza rectoría”, sostiene el texto publicado por Data Clave. En la misma sintonía se expresaba el documento fundacional de la comisión de Salud del Instituto Patria, de 2016.

Allegados a la ex mandataria le restaron importancia a ambos documentos y sostuvieron que todavía no hay un proyecto definido para hacer más eficiente el sistema. “Ni las prepagas ni las obras sociales van a dejar de existir”, aseguran. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí