Precios: el Gobierno intentó darle señales a los grandes empresarios e inaugurará mesas sectoriales

0
190
Precios: el Gobierno intentó darle señales a los grandes empresarios e inaugurará mesas sectoriales

Por: Maia Jastreblansky

Según publica La Nación El Gobierno se enfrentó hoy al test más difícil en su misión de entablar “acuerdos políticos” con los actores económicos para contener la inflación. Tras un clima de dudas mutuas, el equipo económico se reunió con los empresarios más relevantes del país y buscó transmitir sus metas económicas sin generar nuevos ruidos. Tras la foto inicial y un menú de buenas intenciones, la Casa Rosada convocará a mesas sectoriales para analizar las cadenas de valor.

Los empresarios, que en la previa del encuentro habían sido señalados como “formadores de precios” por portavoces oficiales, se expresaron conformes con el tono cónclave. “Hoy se hizo una presentación sumamente positiva. Palabras como previsibilidad, estabilidad, presupuesto y consideración de la producción y el empleo, son las que los empresarios quieren escuchar para tener seguridad jurídica. Quedaron las bases establecidas y ahora esperamos poder implementar las mesas sectoriales”, dijo Mario Ravettino, de ABC (exportadores de carne).

Iván Szczech, de la Cámara Argentina de la Construcción, acotó: “Los empresarios podremos hacer propuestas y abrir las estructuras de costos para ver dónde están los problemas dentro de las cadenas de valor”.

Los ejecutivos y dueños de las compañías llegaron a la cita en el Museo del Bicentenario de la Casa de Gobierno sin tener claridad sobre el objetivo concreto de la convocatoria oficial. Finalmente, en una reunión que se extendió por casi dos horas, los empresarios escucharon las metas macroeconómicas de boca de el ministro de Economía, Martín Guzmán -testigos aseguraron que los presentes lo aplaudieron- y los objetivos que fijó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y tuvieron tiempo para hacer sus aportes.

“Fue un clima de diálogo muy bueno, muy constructivo y con firmeza. Buscamos continuar un camino de desinflación, la idea es que este año converger en un 29% y bajar las estructuras de costos generando compromisos cruzados entre todos los sectores con el gran objetivo de la suba del salario real”, dijo Kulfas.

Y agregó: “Esta mesa tiene como objetivo la coordinación de precios y salarios con pautas macroeconómicas. El objetivo compartido por todos los sectores es que el salario real crezca. No tiene sentido estar viendo quien pide más, 30%, 40%, 50%, si después la inflación es 60%”.

“Necesitamos vigorizar el mercado interno y queremos establecer un acuerdo político y social entre todos los sectores”, dijo el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, al inicio de la reunión. “Si todo el esfuerzo de las empresas y los trabajadores se va por la canaleta de la inflación, no nos va a servir de nada”, agregó.

Ayer, en una reunión bajo el mismo formato en Casa Rosada, los sindicalistas apuntaron a los empresarios y los responsabilizaron por la escalada de los precios. Veladamente, en el Gobierno también miran al empresariado por la inflación. Funes De Rioja rechazó esos señalamientos antes de que comenzara el encuentro. “El año pasado los alimentos industrializados tuvieron precios prácticamente congelados, con un incremento del 4% frente a una inflación del 36%”, dijo. Y agregó: “Nadie es ajeno a la espiral, pero tenemos que salir. Hay que clarificar los temas estructurales de la Argentina y creemos que tiene que haber una hoja de ruta con respecto a la reducción de impuestos”.

La gestión de Alberto Fernández ya verbalizó cuál es su objetivo para 2021: que los salarios se ubiquen dos o tres puntos por encima de una inflación del 29%, que es la meta que figura en el Presupuesto. La vara está alta, porque los consultores económicos que recopila el Banco Central en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) hablan de una expectativa inflacionaria por encima de los 47 puntos.

A la reunión con el gabinete económico en Casa Rosada fueron invitados Adrián Kaufmann Brea, de Arcor; Amancio Oneto, de Molinos Río de la Plata; Martín Berardi, Presidente de Ternium Argentina; Gustavo Pelizzari, de Laboratorio Elea; Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal; Jean Carlo Aubry, de Nestlé; Karla Schlieper, de Mondelez; Juan Garibaldi, de Danone; Teodoro Karagozian, de TN Platex; Mario Ravettino, de ABC; Joaquín de Grazia, de Granja Tres Arroyos; Claudio Drescher, de Jazmín Chebar; Alberto Álvarez Saavedra, de Gador; Daniel Herrero, de Toyota; Laura Barnator, de Unilever; Gabriela Bardín, de Procter & Gamble; Martín Ticinese, de Cervecería Quilmes; Luis Galli, de Newsan; Everton Negresiolo, de Acindar; Javier Madanes Quintanilla, de Aluar; Sergio Faifman, de Loma Negra; Diego Ordoñez, de DOW Química / PBB Polisur; Sergio Affronti, de YPF; Pablo Ruival, de Arauco; Christophe Dumont, de Monsanto / Bayer; Diego Pino, de Transclor; Damián Seltzer, de Bridgestone e Iván Szczech, de Camarco. Varios presidentes de compañías que habían sido invitados no asistieron, o enviaron a sus CEO u otros ejecutivos.

Ayer, la gestión de Alberto Fernández recibió a la plana mayor del sindicalismo con el objetivo de generar un marco de acuerdos “políticos” para alinear precios y salarios. El Gobierno aclaró que no pretende suscribir un “contrato firmado” con empresarios y trabajadores, aunque sí un “pacto de caballeros” para hacer un seguimiento de las variables a lo largo del año.

“Iniciamos las charlas con los distintos actores sociales para generar las conductas, las políticas y los monitoreos necesarios para que converger en un presupuesto básico, que es que los salarios crezcan por encima de la inflación. Ese es el proyecto político del Gobierno”, dijo ayer el ministro de Trabajo, Claudio Moroni. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí