Alberto Fernández calificó las denuncias por el vacunatorio vip como “una payasada” y apuntó a la Justicia

0
131

Según publica Clarín En México, el presidente dio una conferencia de prensa junto a su par mexicano, Andrés Manuel López Obrador. Criticó a los medios y a la oposición.

Alberto Fernández en México - Foto: Telam

Nunca se imaginó Alberto Fernández que su visita oficial a México iba a tener como telón de fondo el escándalo por el vacunatorio vip contra el coronavirus montado en el Ministerio de Salud. Por eso, en la conferencia de prensa brindada junto a su par mexicano, Andrés Manuel López Obrador, no pudo esquivar hablar del hecho y, si bien admitió que se trató de algo “reprobable”, calificó las denuncias como una “payasada” y apuntó contra la Justicia.

“Quisiera que la Argentina funcione de otro modo. Claramente, cuando tomé nota de lo que había pasado, reaccioné y perdi a un ministro. He leído que han hecho una denuncia. El hecho es lo suficientemente grave para que un ministro de la talla de Ginés haya debido dejar su cargo, pero terminemos con la payasada. Le pido a los fiscales y a los jueces que hagan lo que deben”, afirmó.

Y agregó: “No hay ningún tipo penal en la Argentina que diga ‘será castigado el que vacuna a otro que se adelantó en la fila’. No existe ese delito y no se pueden construir delitos graciosamente. Ya lo hemos vivido”.

Allí, el Presidente aprovechó para apuntar contra la Justicia, al afirmar que, “si quieren trabajar, tienen muchos delitos para investigar”.

“Pueden investigar el negocio de los peajes de Macri; pueden investigar el terrible y lamentable endeudamiento que no fue otra cosa que un negocio para los amigos del poder; pueden investigar el vaciamiento del Congreso, el negocio de los parque eólicos, la responsabilidad de un ministro que envió un submarino para que mueran los 44 tripulantes. Miren todo lo que tienen para investigar y no investigan”, apuntó en referencia a hechos ocurridos durante el gobierno de Mauricio Macri y por los que varios ex funcionarios son investigados.

La revelación de un vacunatorio vip o paralelo montado por el Ministerio de Salud generó una gran crisis para el Gobierno, que reaccionó corriendo a Ginés González García. Sin embargo, el escándalo no para de crecer y existen en la Justicia unas 15 denuncias por varios delitos.

Tal como lo había hecho un rato antes Santiago Cafiero, Fernández también defendió la vacunación a funcionarios y aprovechó para cuestionar a la prensa y a la oposición, a la que acusó de montar “una campaña despiadada para hacerle sentir a los argentinos que la vacuna rusa era veneno”.

“Los medios en Argentina ponen a Alberto Fernández entre los que recibió la vacuna indebidamente, pero me la tuve que dar porque los medios argentinos decían que no se podía confiar en la vacuna rusa y tuve que convocar a la confianza ciudadana. Por el mismo motivo se dio la vacuna Cristina, se la dio Axel y muchos gobernadores e intendentes, varios de los cuales ni siquiera son oficialistas”, explicó.

Fernández dijo que en Argentina se vacunó “en circunstancias irregulares a un grupo de alrededor de 70 personas”, pero dijo que “el concepto de irregular es un concepto a revisar, porque (entre los que recibieron la dosis) había personas que estratégicamente debían ser vacunados”.

“El hecho sin dudas es reprobable. Nadie puede avalar que en las circunstancias que vivimos alguien tenga la posibilidad de adelantarse, pero les pido que sean estrictos con la lectura de esas listas, porque en esas listas aparecen personas que deben vacunarse por las características de la acciones que desarrollan. Vacunar al presidente de la comisión de relaciones exteriores de diputados y senadores es importante si uno piensa que deben salir del pais. Y también vacunar al ministro de economía (Martín Guzmán) que junto a su equipo deben iniciar una gira a los países del G7”, insistió el presidente.

En la lista que difundió el Gobierno el lunes, además de Fernández, figuran varios funcionarios de diferentes edades, pero también dirigentes políticos, familiares de funcionarios y dirigentes y hasta periodistas.

Por ejemplo, hay varios integrantes del equipo de trabajo del ministro Martín Guzmán, menores de 40 años; el fotógrafo presidencial, Esteban Collazo, de 33 años; la esposa de Carlos Zannini y el periodista de C5N, Gabriel Michi, entre otros.

Visiblemente molesto, el mandatario remarcó que detesta los privilegios y no los ejerce, y volvió a apuntar contra la Justicia al pedirle a los fiscales “que vuelvan a leer el código penal”.

“Difícilmente me corran con estas lógicas. Detesto los privilegios. No los ejerzo y no me valgo de eso. No soporto que eso ocurra y lamento que algunos lo hayan hecho y ya hablé con mi conducta. Lo que le pido a algunos fiscales es que hagan el esfuerzo de volver a leer el código penal. No se quién los aprobó o en qué Universidad pero ya hicieron demasiadas sinvergüenzadas. Nosotros podemos dar respuesta de todo y en este punto ya la dimos. Porque cuando el ARA San Juan se hundió nadie le pidió la renuncia a nadie”, lanzó.

Y siguió con sus críticas a la prensa y las comparaciones con el Gobierno de Macri: “Cuando la directora de la Oficina Anticorrupción (Laura Alonso) decía que no iba a perseguir a su presidente, nadie le pidió la renuncia a nadie; y cuando ocurrió el desfalco de la deuda externa, nadie le pidió la renuncia a nadie; y cuando en el gobierno anterior aumentaron los peajes el dia anterior a que el presidente vendiera sus acciones. Una vez tengamos honestidad intelectual. Yo con mi conducta di cuenta de lo que debemos hacer”, agregó.

Al insistir además con las críticas a la prensa, el presidente justificó el incumplimiento de “algunos protocolos” señalando que algunos funcionarios se vacunaron en medio de los cuestionamientos a los acuerdos con Rusia por la vacuna Sputnik V.

“Algunos protocolos se saltearon porque en sus diarios decían que envenenábamos gente”, disparó Fernández apuntando su dedo índice contra el periodista que había hecho las preguntas en nombre de los medios argentinos que estaban en el lugar.

Nueva defensa de la cuarentena

El presidente defendió una vez la medidas de aislamiento que dispuso el Gobierno para intentar evitar el avance del coronavirus. Lo hizo después de que también le preguntaran a López Obrador por las diferencias entre las políticas adoptadas por su Gobierno en comparación con las más estrictas dispuestas por Fernández.

“No puedo hacer comparaciones pero déjeme decirle algunas cosas. Argentina debió hacer una cuarentena muy estricta porque, entre otras cosas, el sistema de salud estaba devastado”, sostuvo el presidente.

Y sumó críticas a la oposición: “Debimos ser muy estrictos porque había que levantar un sistema de salud destruido. Entre otras cosas porque en la provincia de Buenos Aires había una gobernadora (María Eugenia Vidal) que se jactaba de que no iba a hacer más hospitales”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí