Francia fija en 15 años la edad de consentimiento sexual y declara violación todo acto por debajo de esos años

0
269
Francia fija en 15 años la edad de consentimiento sexual y declara violación todo acto por debajo de esos años

Según publica Clarín Con penas de 20 años de prisión, el país endurece las condenas para estos delitos en medio de escandalosas denuncias de incesto y abusos sexuales que estremecen a los franceses.

Por: María Laura Avignolo

Es una hija del affaire Duhamel y su incesto, la militancia del movimiento MeToo y el fin del silencio. Una nueva ley francesa fue adoptada por la Asamblea Nacional y considera “como violación el sexo entre menores de 15 años y adultos” en Francia, tras una serie de escándalos y abusos sexuales que conmueven al país, en plena pandemia.

La edad de consentimiento fue fijada finalmente a los 15 años, luego que la ley del 3 de agosto del 2018 o ley Schiappa no estableciera claramente la edad de consentimiento, tras largos debates con legisladores, pediatras, psiquiatras y sexólogos. El acto sexual con un menor de 15 años será penalizado en Francia con 20 años de prisión si el Consejo Constitucional, máximo tribunal nacional, no lo impugna.

El proyecto de ley tenía 300 enmiendas que fueron discutidas pero finalmente la presión funcionó: la ley pasó en un día, votada por unanimidad, en una jornada histórica y de consenso parlamentario en la Asamblea Nacional francesa.

La legislación partió al Senado para ser debatida y se espera que sea aprobada en abril próximo. En primera lectura, el Senado había fijado los 13 años como edad de consentimiento para las infracciones sexuales más graves.

Legislación bajo presión

El gobierno de Emmanuel Macron se encontraba bajo intensa presión de impulsarla, luego que se supo que el abusador Olivier Duhamel, profesor de Ciencias Políticas y prestigioso intelectual francés, era uno de sus asesores ad honorem y compartió en el restaurante La Rotonde las celebraciones de su victoria electoral.

Hasta ahora, en Francia, un intercambio sexual con un menor no constituía de hecho una violación (o una agresión sexual, si no había penetración), a diferencia de otras legislaciones europeas. En Gran Bretaña, la presunción de no consentimiento existe para los menores de 13 años y en Bélgica para los 14 años.

Una ley de 2018 volvió más rígida la legislación francesa y extendió la condena por violación de 20 a 30 años. Pero los legisladores no lograron coincidir en una edad de consentimiento, que para ellos debía oscilar entre los 13 a los 15 años.

La legislación francesa establecía que la mayoría sexual de 15 años no determinaba una edad legal de no consentimiento sino una edad por debajo de la cual todo acto sexual sobre un menor de menos de 15 años es ilícito. La cuestión del consentimiento estaba fuera de esa ley. Se trataba de un delito pero no un crimen y las penas eran menos severas: llegaban a 7 años.

El fin de la liberación sexual

Pero el libro La Casa Grande de Camille, la hija del canciller francés Bernard Kouchner, que relató los abusos sexuales y el incesto de su padrastro, escandalizaron a Francia en pleno Covid y rompieron el tabú. El “atacante” es el famoso constitucionalista Olivier Duhamel, y los hechos sucedieron en su casa de verano en el Mediterráneo con “Víctor”, hermano mellizo de Camille. La autora también cuenta una serie de abusos de dueños de agencias de modelos, actores, y escritores sobre adolescentes y menores, incluidos hijos e hijastras.

La liberación sexual que los ”pos 68” o “soixante huit tard” voló por el aire. El “tout Paris” dejó la ceguera social que había protegido a Olivier Duhamel y sus delitos por más de 30 años, aunque oficialmente su abuso este prescripto según la ley francesa. Al menos había 100 personas ilustres en Francia que conocían los abusos de Duhamel.

Le Consentement, el libro de Vanesa Springora, que denunciaba los abusos del escritor Gabriel Matzneff revelaron al gran público los secretos de los abusos sexuales. Un francés sobre diez ha sido victima de incesto, según el sondeo de Ipsos.

El caso forzó a los legisladores franceses a incluir el incesto como un crimen específico, en respuesta a los abusos de Duhamel y otros casos. Al menos 138.000 chicos son abusados sexualmente en Francia, en un tema que recién ha comenzando a debatirse en el país. En la nueva legislación, la prohibición del incesto se aplica a toda relación sexual entre un chico menor de 18 años y sus padrastros o madrastras.

El discurso político sobre los abusos sexuales ha cambiado en Francia y se ha alejado de la emancipación sexual de los años 70. Una solicitada por Jean Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Bernard Kouchner y Olivier Duhamel en Liberación y Le Monde habían promovido los 13 años como edad de consentimiento, en una solicitada en 1977. Argumentos que hoy son impensables moral y jurídicamente.

Esta evolución en la sociedad francesa de proteger a los menores surge tras la publicación de los libros de Camille Kouchner y Vanesa Springora, que cuentan aterradores abusos permitidos socialmente en la década del 80 o 90. No pudieron seguir negándolos o sin investigar.

¿Abuso o violación?

El desafío para los legisladores fue caracterizar la infracción y convertirla en un serio delito, sin banalizarla. Legislar sobre el método. Esta violencia discreta, que impide al niño o joven resistir u oponerse al agresor. La amenaza es continua para obligarlos a guardar el secreto. Incluso algunos de ellos argumentan el consentimiento del niño o un consentimiento de su padre.

Estos son los dilemas a los que se confrontan los jueces de menores que juzgan delitos sexuales. Desde establecer un abuso caracterizado, un simple juego, una iniciación sexual entre menores de la misma edad o el crimen sexual.

“¡Los chicos están fueran de los limites!”, dijo el ministro de justicia francés Eric Dupont Moreti, cuando defendió el proyecto de ley ante la Asamblea Nacional francesa antes del voto del lunes!

En noviembre del 2017, Emmanuel Macron se había pronunciado a favor de un límite de 15 años pero la ministra de justicia de entonces, Nicole Belloubet, prefería el límite de 13 años así como el procurador de la república, François Molins. Una diferencia de opinión que es el testimonio de un complejo dossier, marcado por la ideología pos mayo del 68, las diferentes situaciones y si hay que penalizar las relaciones consentidas entre un menor de 14 años y un mayor de 18.

Magistrados, neuropsiquiatras, especialistas de la infancia y médicos llegaron a la conclusión que había que establecer la edad a los 15 años “porque hasta esa edad se necesita una protección reforzada a causa de los trazos profundos provocados por el traumatismo sexual sobre la estructura y el funcionamiento del cerebro”, según el informe que elevaron al primer ministro Edouard Philippe.

Bajo esta nueva legislación, una relación sexual con un menor de menos de 15 años será penalizada con 20 años en prisión, salvo que la diferencia de edad entre los involucrados sea menor.

Cláusula Romeo y Julieta

La nueva legislación incluye la cláusula “Romeo y Julieta”: permite relaciones sexuales entre chicos menores a 15 años y un adulto 5 años mayor.

El ministro de justicia Dupond Morettti graficó el caso: “Yo no quiero un chico de 18 años en el tribunal porque tuvo una relación consentida con una chica de 14 años y medio”, dijo.

La ministra de Igualdad Marléne Schiapa se alegró con la legislación y la edad de 15 como consentimiento, que fue un producto de largas consultas con especialistas y la presión de grupos contra la violencia infantil.

Esto evitará casos como en de noviembre del 2018, cuando un tribunal decidió que una víctima de 11 años no había sido sometida a violencia, amenaza o sorpresa por un hombre. En otro caso un hombre de 28 años enfrentó cargos de asalto sexual y no de violación, después de que los jueces estimaron que la victima no fue físicamente forzada a tener sexo. El mismo tribunal debió cambia el cargo por violación posteriormente.

El gran desafío para la ley será el Consejo Constitucional, el máximo tribunal, que deberá decidir sobre esta edad de consentimiento y tendrá su última palabra. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí