Tarifas de luz: subirán en todo el país al menos 3% por el aumento de un impuesto

0
337

Según publica La Nación En el AMBA, se espera que el incremento sea del 7%, en línea con lo anunciado la semana pasada por Kicillof para el interior de la provincia; Edenor y Edesur pidieron subas de hasta el 45%

Por: Sofía Diamante

Las tarifas de luz para los clientes residenciales subirán por lo menos 3% en todo el país a partir del consumo del próximo mes, según indicó el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), ya que comienza a regir la actualización del impuesto destinado al Fondo Nacional de Energía Eléctrica (FNEE), que pasará de $80 a $160 el MW/h.

En el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) habrá una suba mayor por el incremento destinado al componente de distribución que figura en las facturas, que corresponde a los ingresos de Edenor y Edesur. Este valor, en el interior del país, ya aumentó.

De hecho, mientras que en la provincia y en Ciudad de Buenos Aires, las tarifas de electricidad están congeladas desde febrero de 2019, el resto de las provincias aplicó subas de entre 6,5 y 35%.

Esta diferencia se debe a que Edenor y Edesur están reguladas por la Nación, a diferencia del resto de las empresas distribuidoras, que son controladas por las provincias.

Para los usuarios del AMBA, se espera que el incremento sea del 7%, en línea con el aumento que anunció la semana pasada el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para los clientes de Edelap, EDEA, EDEN, EDES y 200 cooperativas.

Para los grandes usuarios que consumen más de 300 kW, como la mayoría de los comercios e industrias, el alza será de entre 55 y 75%, dijo el ENRE. Este incremento ya se había adelantado a fines de febrero, ya que el Gobierno decidió quitar un subsidio a estos usuarios con el fin de ahorrar $35.000 millones aproximadamente.

“Los grandes usuarios pagarán un costo más representativo de generar la energía en el mercado”, dijeron hoy en el ente, en la apertura de la audiencia pública.

Las tarifas de electricidad están compuestas por cuatro componentes: el costo de generación de energía (que refleja un valor similar en todo el país y que tiene un subsidio de más de 50%), el transporte (controlado por el ente nacional), la distribución (regulado por cada provincia, excepto Edenor y Edesur, que tienen jurisdicción nacional) y los impuestos (que tienen un peso de 25% en el precio final de la factura).

El costo de generar electricidad lo paga Cammesa, la compañía con control estatal encargada de los despachos de energía. Alrededor del 45% de este costo lo transfiere a tarifa para que lo cubran los usuarios, mientras que el resto lo financia el Estado con aportes del Tesoro.

El precio de generar energía está dolarizado. Por lo tanto, mientras que el valor no se actualice en tarifas, el Estado cubre cada vez una porción mayor del costo, que se ve reflejado en el incremento de subsidios que el Gobierno le transfiere a Cammesa.

Las solicitudes de Edenor y Edesur

En la audiencia pública de hoy, Edenor y Edesur expusieron la necesidad de aumentar sus ingresos, ya sea vía tarifa o con subsidios del Estado, para mantener la calidad del servicio que, según indicaron, mejoró en los últimos cuatro años, a diferencia de lo que dijo en la apertura de la audiencia la titular del ENRE, Soledad Manin.

Edenor, por ejemplo, planteó la necesidad de fondos por más de $20.000 millones. “Solicitamos que a través de la tarifa o de subsidios directos se nos provea de los fondos necesarios para continuar este proceso de mejora y ampliación del servicio”, dijo Ricardo Torres, presidente y CEO de la distribuidora.

“Si el Estado definiera que la totalidad del déficit previsto por Edenor se incluya en las facturas de los clientes, las tarifas deberían aumentarse un 28% para clientes residenciales y 31% para el promedio de todos los clientes de Edenor. Recordemos que en estos dos años los salarios subieron 90% y la inflación superó el 120%”, agregó.

Además indicó que, entre 2013 y 2020, la empresa invirtió en la red eléctrica más de US$1700 millones y que en los últimos años se redujo la duración de los cortes un 63% y la cantidad bajó un 51,5%. También destacó que Edenor no distribuye dividendos a sus accionistas desde hace 20 años.

“Edenor no tiene forma de mantener las operaciones sin fondos suficientes y por eso ha tenido que volver a endeudarse con el mercado eléctrico mayorista desde hace un año”, dijo Torres.

Edesur, por su parte, indicó que la calidad del suministro mostró “una importante mejora”. Según datos auditados por el ENRE, se redujo 59% la duración de los cortes, mientras que la frecuencia de los cortes cayó 40%.

Juan Carlos Blanco, presidente de la distribuidora controlada por la italiana Enel, señaló la necesidad de un recupero tarifario, “ya que mientras las tarifas eléctricas se mantuvieron congeladas, los salarios aumentaron un 82% entre marzo de 2019 y diciembre de 2020, la inflación del consumidor fue del 95% y la inflación mayorista trepó a 121%”.

Además presentó para este periodo de transición dos alternativas de solución que pueden combinar tarifas más subsidios. “La primera propuesta consta de un aporte de los usuarios con un nuevo cuadro tarifario a partir del 21 de abril, más un ajuste en agosto. El impacto en la tarifa residencial sería del 34% y en el promedio del resto de las categorías, del 45%. La segunda opción establece subsidios por un valor de $34.260 millones sin cambio de cuadro tarifario”, comentó

También destacó que Edesur en AMBA tiene la tarifa más baja de la Argentina (5,4 $/KWh), contra Buenos Aires (7,8), Santa Fe (7,5), Río Negro (6,4) y Tucumán (5,8). “A nivel regional, la tarifa de Edesur es 70% más baja que el promedio de la tarifa de Sudamérica. Así, la población de la Argentina con el PBI per cápita más alto, paga las tarifas más bajas”, concluyó. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí