Hospital Kirchner. Prometieron finalizarlo para afrontar la pandemia, pero sigue cerrado

0
181
El Hospital Samic Presidente Néstor Kirchner, en Gregorio de Laferrere

Según publica La Nación La construcción del centro de salud, en Gregorio de Laferrere, comenzó hace 10 años; en marzo de 2020, el Gobierno dijo que lo terminaría para afrontar la crisis por el Covid-19.

Por: María Nöllmann

7 de octubre de 2015. La entonces presidenta Cristina Kirchner hizo una cadena nacional desde la entrada del Hospital Doctor René Favaloro, en Rafael Castillo, para anunciar la inauguración de ese centro de salud y su gemelo, el Hospital Samic Presidente Néstor Kirchner, en Gregorio de Laferrere. “Uno lo estamos presentando hoy, el René Favaloro. Y antes del 10 de diciembre estaremos presentando el otro, en Gregorio Laferrere”, proclamó. Pese a la inauguración de los edificios, ninguno de los dos hospitales se puso en marcha.

18 de marzo de 2020. La finalización de este centro de salud se convirtió de nuevo en una promesa de gestión; esta vez, del presidente Alberto Fernández. A través de un comunicado oficial, emitido por el Poder Ejecutivo Nacional, el Presidente anunció que finalizaría los dos hospitales gemelos de La Matanza para ayudar a paliar el impacto sanitario del coronavirus en el conurbano bonaerense. El Doctor René Favaloro fue terminado, pero el Presidente Néstor Kirchner, no.

Desde la vereda de la ruta 3, el exterior de este coloso de 20.000 metros cuadrados parece impecable. El letrero plateado que lleva el nombre del hospital brilla con el sol del mediodía; la fachada parece recientemente pintada, y el pasto, mantenido al ras, contrasta con la maleza de los terrenos lindantes. La apariencia exterior del hospital, sin embargo, no se corresponde con el estado de su interior. A casi seis años de la promesa de Cristina Kirchner y a más de uno de la de Alberto Fernández, el edificio se encuentra completamente vacío. Continúa en construcción y sin fecha prevista para su puesta en marcha.

Sobre el ingreso principal y el hall de entrada, de no menos de 6 metros de altura, el gobierno bonaerense dispuso unas 20 sillas de plástico. Allí funciona un vacunatorio contra el Covid-19, inaugurado la semana pasada. Esa es la única actividad sanitaria que tiene lugar en el edificio, cuya obra, según fuentes del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, tiene un avance físico del “83,8%”. En marzo, cuando recomenzaron la obra, el Gobierno estimaba que era del 70%. Los voceros de esta cartera, a cargo de Gabriel Katopodis, aseguraron a LA NACION, en contradicción con el comunicado de la Casa Rosada, que desde un principio se sabía que la obra no iba a poder ser terminada en el corto plazo.

La inactividad del Hospital Kirchner comenzó a ser cuestionada con mayor indignación por los vecinos de Laferrere en la última semana, debido a las noticias sobre la falta de disponibilidad de camas de las unidades de terapia intensiva (UTI) de esa zona del Municipio de La Matanza. “Hace unos días inauguraron un hospital de campaña en el Simplemente Evita. Cuando nos enteramos, muchos empezamos a preguntarnos por qué no abrieron este hospital, que está en obra hace 10 años”, dice una mujer, que camina junto a sus dos hijos por la vereda de la ruta 3, frente al centro médico en construcción.

“Mi nene se quemó el sábado y no sabía adónde llevarlo. El Hospital Paroissien estaba explotado de gente. Fuimos a ver la guardia de la Clínica del Buen Pastor y lo mismo -cuenta Jonathan Giménez, que trabaja en una empresa mayorista de alimentos sobre la misma ruta, mientras carga unas cajas en un carro de acero-. Tuve que llamar a un pediatra particular para que lo vea en su consultorio”.

Durante un recorrido por los centros de testeo de la ciudad, hace dos semanas, LA NACION entrevistó a Beatriz Tejada, de 57 años, y Marta Torres, de 51 años, ambas vecinas de Isidro Casanova, La Matanza, quienes esperaban para hisoparse en la vereda del Hospital Santojanni, en Liniers. “Mi hija estuvo tres días para lograr que la hisopen ahí. Un día, estuvo desde las 6 hasta las 17 y se fue. Al día siguiente volvió y le dijeron que no tenían más insumos”, detalló en ese entonces Tejada.

Actualmente, La Matanza es el municipio del país con mayor cantidad de casos positivos de coronavirus en los últimos 14 días. En este lapso, el partido registró 11.123 nuevos casos, lo que representa cerca del 10% del total histórico de infectados del territorio.

Para los vecinos de Gregorio de Laferrere, este hospital ayudaría a descongestionar el resto de los centros de salud de la zona. Este barrio, que es el más poblado de La Matanza y uno de los más habitados del conurbano, tiene, según el censo de 2010, 248.362 habitantes.

Una obra que comenzó hace 10 años

Desde marzo del año pasado, cuando tras la llegada de la pandemia a la Argentina la necesidad de aumentar las camas de UTI se convirtió en una preocupación para el Gobierno, en reiteradas ocasiones ministros y el mismo Presidente le echaron la culpa de la situación sanitaria a exfuncionarios macristas, especialmente a la exgobernadora María Eugenia Vidal, por no haber proseguido las obras de los dos hospitales gemelos del tercer cordón del conurbano, que habían comenzado en 2010.

El 17 de marzo, un día antes de que el Gobierno emitiera el comunicado en el que prometió finalizar las construcciones de ambos centros de salud, Alberto Fernández publicó un video en su cuenta de Twitter donde se lo ve sobrevolando en helicóptero las dos obras junto a Katopodis. “Las obras quedaron paralizadas hace 4 años, cuando quienes gobernaban pensaban que no hacían falta más hospitales”, escribió, en referencia a la gestión de Vidal.

Luego de las críticas que recibió por parte de funcionarios del Frente de Todos, Vidal explicó que prefería destinar los recursos a mejorar los hospitales que ya estaban funcionando, a pesar de que la medida no fuera rentable políticamente.

Durante los cuatro años de gestión macrista, la obra de ambos hospitales se mantuvo en pausa. Según fuentes gubernamentales y vecinos de la zona, el Hospital Presidente Néstor Kirchner fue víctima de vandalismo durante esos años. Esta última es una de las razones, según explicaron fuentes de la cartera que gestiona Katopodis, por la que se atrasó la obra del hospital. Debido a ello y a que faltaba terminar un 30% del proyecto, aseguran, prefirieron avanzar con la finalización del Hospital René Favaloro, que estaba más desarrollado, e instalar los 9 hospitales modulares en distritos considerados estratégicos de la provincia bonaerense para atender las necesidades de la pandemia. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí